viernes, octubre 22, 2021

Reculando; reculando…

¡Ándale! por andar de hocicón; diría la plebe.  Pero partidario de la cultura Helena, considero que Sócrates (470 – 399) fue ciertamente más elegante al decir: “Jamás me he arrepentido de mi silencio; más bien de mis palabras”…

Pero es una tras otra y nomás no hay modo que el señor Presidente entienda lo que es la prudencia -característica propia de los enfermos. Son imprudentes-…

La buena imagen que internacionalmente tenía cuando arribó a la Presidencia después de años de lucha, se vino abajo cuando, mal aconsejado -no digo por quién; pero lo persuadió; y aprovechó para pasear por Roma con el pretexto de llevar una sorprendente misiva que bien podía haberse ido por Federal Express; y habría salido bastante más barato-…

Pero no, la llevó personalmente.  Y  llegó a Roma más o menos como Cleopatra (69 – 30) cuando era amante del gran conquistador de Las Galias, Julio César (100 – 44)-.  También coincidiendo con la Reina del Nilo, en que ambos viajes debieron haber sido pagados por el Erario

El caso es que el Presidente López Obrador envió sendas misivas al Papa Francisco y al Rey Felipe de España, para que ¡pidieran perdón! por las barbaridades cometidas en la Conquista; mismas que ni siquiera tuvieron respuesta…

Olímpicamente lo ignoraron.  Pero España filtró su carta y fue lo que desató el escándalo y el descrédito hacia su gobierno; agravado por el asunto de los niños con cáncer y sin medicinas, que, a pesar de la cobertura de la pandemia, le ha dado la vuelta al mundo…

Y ahora vuelve a la carga con otro escándalo, esta vez desatado por el regreso a clases presenciales y su “llueve, truene o relampagueé”.  Echándose en contra a gran cantidad de la población que no quiere que sus hijos regresen, toda vez que no están dadas las condiciones…

Rematada por la reverenda estulticia de la carta de co-responsabilidad, es decir, te obligo a ti y a tus hijos a que se vacunen; y si algo les pasa yo no me hago responsable.  Lo que es verdaderamente inaudito, ventajoso, inmoral y lo que le sigue…

Pero por si lo anterior no fuera ya demencial. La última.  Cuando se le preguntó qué sucedería si se contagiaban los niños, respondió que se están tomando todas las medidas preventivas; pero que en esta vida “hay que correr riesgos” -pero en los bueyes de mi compadre, diría el ranchero-…

Pero eso no es todo.  Apoyado en que el líder nacional del SNTE Alfonso Cepeda Salas, ha declarado que el regreso a las escuelas por parte de los maestros es obligatorio.  Pero el conductor de las mañaneras dijo que ya estaba de acuerdo con el Sindicato y que los maestros tenían libertad para regresar…

Aunque se tienen otros datos que dicen lo contrario, que no es cierto, pues no están dadas las condiciones de los inmuebles; y por la falta de las mismas, por ende, también de las condiciones sanitarias…

Lo cierto es que se le alborotó la gallera y la inconformidad magisterial subió de tono. Por ello el Gobierno federal optó por pichar la bola de humo; se esfumó y que cada Estado decidiría si regresaban a las escuelas y en qué condiciones lo harían…

Y como cereza del pastel, para completar los males sociales que aquejan al Ejecutivo -de los físicos ya nos damos cuenta por su inestabilidad- las gaseras parece que le ganaron la partida a su gas bienestar y a partir de hoy, el precio del LP subió…

Si aceptara una opinión, sería bueno que fuera a ver a un verdadero astrólogo para que le dijera qué va a ser de su futuro; porque quien conoce de eso y sabe leer las estrellas, como los sacerdotes persas a los que llamaban magos y que aparecen en la Biblia sin darles su verdadera connotación de sacerdotes de Aura Mazda, quienes “guiados por las estrellas” etc. etc. etc…

Porque se crea o no, los Planetas dictan la vida.  Como La Luna lo hace al manejar las mareas, las siembras, las cosechas, y en general a las mujeres; así todos los Planetas. Y lo hemos vivido, pero no lo dimensionamos adecuadamente…

El hecho de que en el Calendario Maya se fijó la fecha para un cambio de Era que daría inicio el 21 de diciembre del 2012 fue desde hace siglos…

Y si lo que estamos viviendo no es un cambio de Era, o sea, otra forma de vivir, entonces la predicción estaba equivocada y los cuerpos celestes no tienen ninguna interacción con La Tierra; y menos con nosotros.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas