sábado, octubre 23, 2021

Boca del Río, el quinto municipio más opaco del país

* Boca del Río, el quinto municipio más opaco del país

* Hipólito, ni los aliados de Morena lo quieren

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Boca del Río resulta ser uno de los grandes municipios del país más opacos en el manejo de su información, es decir, es de los ayuntamientos que más se resisten a ser transparentes en la rendición de cuentas de sus actividades,

Son tan opacos, que en el “Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de los Municipios”, están en el lugar 54 de 58 posiciones, con una calificación de 27.44 puntos posibles de 100.

O sea, es el quinto peor calificado.

Toda una vergüenza, pues.

Humberto Alonso Morelli, el presidente municipal de Boca del Río, quien dice ser tan democrático, tan transparente, no lo es.

Lo peor es que quien lo habrá de suceder en el cargo, Juan Manuel de Unanue Abascal, tiene la misma escuela y trae la misma tendencia.

Una muestra de que esa es la inclinación del próximo alcalde, es que fue uno de los diputados panistas que votó a favor del grupo de magistrados propuestos por Cuitláhuac García, entre otras cosas.

Durante su campaña por la presidencia municipal, la transparencia y la rendición de cuentas, fueron elementos relegados.

En 2018, durante su campaña para la diputación local que ocupó a partir de entonces, su mayor propuesta de transparencia fue decir que promovería que los tesoreros de los ayuntamientos y los directores de obra pública tuvieran una carrera afín al cargo a desempeñar.

Podría haber sido una propuesta hasta cierta forma sencilla, pero nunca la presentó.

Ni siquiera eso cumplió. Nunca hizo una propuesta en ese sentido.

Así que, es muy probable que Unanue Abascal mantenga la opacidad que hoy muestra el ayuntamiento de Boca del Río en el manejo de las cuentas públicas.

O sea, como municipio altamente deficiente en la transparencia de la información fiscal.

Que así es como lo tiene Humberto Alonso Morelli, el presidente municipal saliente de Boca del Río.

Vaya, tan no le importa a Humberto Morelli, la transparencia fiscal hacia la ciudadanía, que en el Índice de este año incluso cae en la calificación.

En 2020 ya estaba mal, con 31.60 puntos, pero ahora está peor, con 27.44.

Lejos, muy, muy lejos del 100 de excelencia.

¿Qué pensarían de un estudiante que llega a su casa con la boleta de calificaciones y en donde dice promedio tuviera apuntado 2.74?.

Bueno, pues ese es el nivel del ayuntamiento de Boca del Río en transparencia y rendición de cuentas.

¿Porqué Boca del Río tiene una calificación tan pésima?.

Una de las formas de ocultar información es poner hojas en formato de imagen, en donde la información es tan pequeña que no se puede ver y la resolución de la imagen es tan baja que no se puede abrir para poder ver mejor la información.

O la imagen está tan borrosa, que ni siquiera se puede adivinar,

Bueno, Boca del Río es uno de los ayuntamiento que utiliza esta artimaña.

El señalamiento está en la página 7 del Índice.

En lo referente a “Programación y Presupuesto”, Boca del Río es de los municipios que tiene una calificación por abajo de los 30 puntos, entre otras cosas, porque lo colocado no se puede visibilizar de forma adecuada.

En las estadísticas fiscales, se requiere que, en el ejercicio de la transparencia proactiva, los municipios presenten cuadros o gráficas con la estadística de ingresos, egresos y deuda de los últimos seis años, Boca del Río es uno de los selectos ayuntamientos en los que no se localizó información de más de un año y en formato de dato abierto (o sea que lo que pusieron no se podía visibilizar de manera adecuada).

Los otros ayuntamientos que le acompañaron en este cuadro de deshonor son: Cajeme (Cd. Obregón) Sonora; La Paz, Baja California Sur; Tlaxcala, Tlaxcala, y Zacatecas, Zacatecas.

En lo referente a “Costos operativos”, Boca del Río igualmente es deficiente en presentar los padrones de proveedores y contratistas completos y actualizados, las convocatorias activas para la licitación de bienes, servicios y obra pública, información de las compras por licitación pública e invitación restringida, compras a través de adjudicación directa; en obra pública, adjudicación a través de concurso (licitación pública e invitación restringida).

¿Qué más?.

En “Rendición de Cuentas”, precisamente, igual no hay un cumplimiento cabal (para no decir que se presentan incumplimientos). Hay falta de actualización de la información sobre todo en cumplimiento a la Ley de Disciplina Financiera, la información financiera igualmente es poco clara.

A Humberto Alonso Morelli, le quedan 3 meses y medio (la administración termina el último minuto del 31 de diciembre) para modificar esto y mejorar la rendición de cuentas de su gobierno.

Es el mismo tiempo que tiene Juan Manuel de Unanue para planificar como hacer bien esto y corregir las cosas para abandonar el sotano de los ayuntamientos opacos en su administración.

Aunque no lo crean, un buen manejo de la transparencia y rendición de cuentas será imprescindible para la batalla electoral del 2024, porque si tienen bien llevadas las cuentas, tendrán bien presentado su gobierno y podrán tener buena imagen pública, que se expandirá al partido y a los candidatos a puestos de elección popular que se jugarán ese año.

¿O quieren que el panorama electoral de este año se repita o hasta se amplifique?.

Aunque parezca que no, pero hay terrenales que si están atentos al actuar de los místicos que están en la palestra pública.

HIPÓLITO, NI LOS ALIADOS DE MORENA LO QUIEREN

El gobierno de Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, el alcalde de Xalapa, ha sido tan malo, que ya hasta los aliados de Morena están contando los días para que se vaya.

Si puede dejar Xalapa, mejor.

Eso dice, aunque sea en voz baja, el coordinador de la Comisión Ejecutiva Estatal del Partido del Trabajo (PT), Vicente Aguilar Aguilar.

Uno de los reclamos que hace Vicente Aguilar, es el mismo que repiten muchos ciudadanos: que la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Xalapa (CMAS) cobra lo que se le antoja por el abasto de agua entubada (que no es potable, porque no se puede beber y es tan mala que en la misma CMAS recomiendan que no se ingiera y que se someta a procedimientos de limpieza en las casas).

La CMAS, reitera Vicente Aguilar, es altamente deficiente, “porque el servicio se suspende, no hay abastecimiento del vital elemento, pero los cobros son puntuales y elevados”.

Vicente Aguilar externa otra sospecha que tienen muchos en Xalapa, que Hipólito Rodríguez está en pleno año de Hidalgo, “para allegarse lo más que pueda, ante la incapacidad mostrada para gobernar”.

El dirigente petista tiene una visión muy parecida a la que tienen la mayoría de los habitantes de Xalapa, que su gobierno fue una pésima administración, pero que “resultó muy bueno para cobrar”.

Ahora las esperanzas están puestas en el gobierno municipal entrante, con Ricardo Ahued, de que hará las cosas bien, porque antes como presidente municipal las hizo bien.

Lo último

Columnas