sábado, octubre 23, 2021

Del cine de terror, a los laboratorios de horror…

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]

Sabido es que quien responsabiliza a los demás de lo que le sucede -como esos que andan por ahí culpando a quienes los antecedieron- hace evidente el que no ha madurado.  Porque de ser así, es decir, de que los responsables de sus desgracias sean otros; por fuerza se tendrá que esperar a que los responsables pongan el remedio; lo que ciertamente no sucede…

Y se trae a cuento porque ahora, otra vez, vuelven a la carga en contra de los quirópteros -los murciélagos- responsabilizándolos por la selectiva pandemia que a unos contagia y a otros no; pero que trae al mundo de cabeza.  Haciéndolos responsables de unos 400 mil contagios cada año…

Y no falta quienes opinan que lo mejor es acabar con todos ellos.  Pareciéndose mucho a la senadora zacatecana de Morena, de nombre María Soledad Lúevano, quien propuso prohibir el comercio informal.  Lo que nos puede dar una clara idea del tipo de preparación     que tiene nuestra clase política, como para llegar a legislar.  O a las Embajadas; da igual…

Pero ignorando por supuesto que hay más de 1,100 especies de murciélagos.  Y que acabar con ellos, que viven en todo el mundo con excepción de la Antártida, sería romper una importantísima cadena ecológica que finalmente también acabaría con la vida de los llamados humanos -¿dije humanos?- en el Planeta…

Ya que, después de las abejas; los seres más importantes, son los murciélagos; que asimismo llevan a cabo una polinización que es vital para la existencia de la vida; ya que, sin plantas, como arriba se cita, nada puede subsistir…

Pero independientemente de eso, los murciélagos son animales sorprendentemente maravillosos.  Pueden vivir en temperaturas de congelamiento sin comer durante meses y volver a la vida como sí nada…

Por lo general su vuelo es de unos 90 Kms. por hora -60 millas- pero hay una especie que alcanza los 160 Kms.  Por lo que sin duda es el mamífero más rápido del mundo…

Su sistema de ecolocalización es insuperable; a tal grado que vuelan millones -millones, no se exagera- juntos, sin siquiera tocarse.  Su excremento, el llamado guano, antes del petróleo, fue la fuente de mayores ingresos de Texas; pero sigue siendo un excelente abono…

Y es precisamente en Austin, la capital de Texas, se encuentra una caverna donde viven millones de murciélagos que cada noche salen a cazar insectos; llevando así a cabo un control de plagas que, de no hacerlo, todo sería un caos…

En la Red hay muchos videos que los toman saliendo de la cueva y son verdaderamente impresionante ver cómo ni se rozan…

Su tamaño varía de ser enormes, como los hermosos zorros voladores, esencialmente frugívoros, con una envergadura que llega a medir más de 2 metros; hasta los más pequeños los murciélagos llamados “abejorros”, no más grandes que la uña del dedo meñique y un peso máximo de 2 gramos…

Pero a pesar de su diminuto tamaño, dentro de esas maravillas se encuentra un corazón, unos pulmones, unos riñones, un hígado y todos los demás órganos que lleva cualquier otro mamífero.  Las hembras amamantan a sus crías -el solo imaginarlo es para asombrarse-. Y lo más envidiable.  Representan el sueño de todo hombre: ¡vuelan!…

Y antes de que se me pase, las hembras pueden guardar el semen de los machos, para embarazarse cuando las condiciones les sean favorables.  Y todavía hay quienes dicen que los hechos a imagen de ya saben quién, somos perfectos…

La mayoría solo tienen una cría al año, por eso son tan susceptibles y de hecho muchos están en peligro de extinción, principalmente por la devastación de los territorios donde habitan.  Y además por el insensato señalamiento de que han sido blanco por haberlos hecho responsables de la propagación del Bicho-19.  El caso es que saltaron Del cine de terror, a los laboratorios de horror

Les recuerdo a mis tres amables lectores, que lo que opina el mal pensado de Don Sata se puede ver hasta abajo, donde dice: ver la versión web.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas