sábado, noviembre 27, 2021

El niño-joven-reportero Gabriel Fonseca Hernández, “Cuco”, no sufrió más traiciones porque -al parecer- le arrebatamos su único patrimonio: la vida…

(1) 

Gabriel Fonseca Hernández “Cuco” tendría unos veinte años de edad -según la memoria de su madre- diecinueve en la versión de un reportero que entrevistó a su padre* o diecisiete (de acuerdo a datos de amigos) cuando desapareció a partir del 18 de septiembre del 2011. 

El sábado pasado se cumplió la primera década de la ausencia -potencialmente convertida en muerte- del joven reportero nativo y vecino de Acayucan, Veracruz. 

(2) 

Apenas entrado el siglo XXI Gabriel Fonseca acompañaba a su progenitora, Candelaria Hernández Ramos, durante sus jornadas de trabajo. 

Acudían a domicilios particulares para lavar ropa y obtener dinero amén de comida. 

Su padre era -aún es- bolero en céntrica calle acayuqueña y su único hermano iniciaba la adolescencia al momento que “Cuco” fue visto por última vez en el desarrollo de su trabajo: ubicar noticias policiacas en una agencia del ministerio público y/o en la inspección policiaca locales. 

Este reportero recogió el testimonio de personas a quienes prestó sus servicios la mamá de Fonseca Hernández, durante el período en el cual aquel niño habría concluido la primaria y accedió al nivel educativo secundario. 

Lo único permanente en la corta existencia de Gabriel fue la pobreza. 

A falta de una vida económica y socialmente digna, Fonseca Hernández vivió etapas fugaces previas a su partida hacia Dios sabe dónde … 

Apenas concluyó la primera etapa de enseñanza media y se habría logrado inscribir a la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV)… 

Repartió una revista y diarios pero su trabajo de voceador no alcanzó los doce meses… 

Fue reportero en los diarios de Acayucan y El Mañanero, donde laboró alrededor de dos años… 

A propósito del paso por ambos medios huelga destacar la ausencia de prestaciones como el IMSS, sueldo base profesional, capacitación, seguridad en un contexto histórico nacional responsable de convertir al periodismo en oficio sinónimo de muerte… 

De voceador cambio a recolector de datos a lado de reporteros veteranos de Acayucan y luego, apenas en unos meses pasó de anotar datos sobre detenidos, accidentes o denuncias intrascendentes a recibir órdenes de trabajo desde una mesa de redacción y mirar su nombre en periódicos impresos… 

El niño-adolescente-reportero Gabriel Fonseca Hernández fue traicionado por todos: el Estado, la sociedad, el gremio reporteril, la familia, las empresas que lo arrojaron a una jaula de leones…  

Sin condiciones para defenderse, sin darle a conocer la obligada autodefensa -estudios, forjarse durante un plazo adecuado junto a hombres y mujeres con experiencia y madurez- en un trabajo tan resbaladizo en todos los sentidos como el manejo informativo… 

No hubo más agresiones contra este niño-joven-reportero porque -al parecer- lo ejecutaron…le arrebatamos la vida 

Su historia es un drama, una tragedia; por lo tanto olvidarla sería abyecto.  

El padre de Gabriel Fonseca aún lustra calzado en la céntrica calle acayuqueña. 

Su madre sufre cada día con más problemas de salud. 

Su hermano habría heredado la enfermedad materna… 

¿Y la justicia? 

La respuesta al respecto es muy simple: para el Estado Gabriel Fonseca Hernández es un desaparecido más entre los miles del país. 

Oficialmente no está muerto. 

Nada hay, legalmente, para demostrarlo. 

Durante un tiempo cercano a su desaparición hubo apoyo económico para sus padres y hermano por parte del gobierno. 

Unos blocks, arena y gravilla enviados por Javier Duarte de Ochoa -el  ex ejecutivo de mayor rango en un estado muchas veces gobernado por ladrones- son mudos testigos de la marginación social padecida por la familia del ausente en la colonia Morelos de Acayucan. 

Al paso del tiempo el apoyo dejó de llegar. 

Hoy, no hay reclamo público alguno de reporteros para exigir respuestas efectivas por parte de autoridades en torno a Gabriel, “Cuco” para los amigos y seres queridos. 

Con los años las columnas dejaron de abordar el tema. 

Como si la desaparición de un ser humano fuese “un tema”. 

En el contexto de estas pesquisas se removieron recuerdos y alguien anunció la petición de una misa de domingo In Memorian. 

(3) 

Todo se remite a historias extraoficiales; testimonios coincidentes de colegas presentes aquella noche del 15 de septiembre del 2011 en el palacio municipal de Acayucan. 

  • Pasado de copas, Gabriel Fonseca Hernández lanzó improperios, habló desde la ebriedad sobre temas delicados y no consistentes con su comportamiento: tales como el crimen organizado, un cártel presente en la plaza de Acayucan así como presuntos conocimientos al respecto… 
  • Era alcaldesa Fabiola Vázquez Saut y el comandante de la policía Víctor Acrelio Alegría Antonio (+) interrumpió la imprudencia del muchacho… 
  • La del domingo 16 de septiembre del 2011 fue una jornada normal para “Cuco”. Sus padres registran su presencia en casa. 
  • El lunes 17 de septiembre por la mañana acudió en búsqueda de información a una agencia del ministerio público… 
  • Otra versión lo ubica en Antonio Plaza y Miguel Hidalgo del barrio Zapotal, donde se encontraba el inmueble de la Policía Municipal a cargo de Acrelio Alegría Antonio (+). 
  • Una más, lo coloca frente al negocio Super Ahorros, vecino del mercado “Vicente Obregón” y de la central camionera. 

¿Qué pasó después? 

Inician las versiones vagas, sin consistencia, basadas en rumores… 

Lo habrían visto en compañía de otro adolescente vendedor de comida en las inmediaciones del MP -el tegogolo-… 

Los habrían ubicado a ambos cuando presuntamente abordaron un camión en dirección a Coatzacoalcos; hubo quienes señalaron la ruta hacia el vecino pueblo de Texistepec… 

No se presentó a la redacción a partir de aquel 17 de septiembre. 

No volvió a casa hasta la fecha. 

Su padre, don Juan Fonseca Aguirre presentó la denuncia respectiva el miércoles 19 de septiembre del 2011, por la cual se integró el expediente ACA/621/2011. 

Durante los siguientes dos lustros no se dan a conocer avances en la investigación sobre la desaparición del niño-joven-reportero. 

(3) 

Referencias periodísticas en contra del olvido: 

  • 26 de febrero del 2012. Ricardo Ravelo publicó en la revista PROCESO y el periódico digital Sin Embargo:  

“Veracruz: Los narcos “toman” predios y los convierten en panteones privados” 

“Los primeros días de este mes se descubrieron varias fosas con los restos de al menos 14 personas asesinadas por Los Zetas en un predio de Acayucan, Veracruz. Capturado poco antes del hallazgo, el jefe de los sicarios en esa sureña región de la entidad, El Pollo H, confesó los crímenes sin empacho; pero resulta que el predio donde estaban las fosas clandestinas tiene un dueño, al menos nominalmente: un ganadero que se vio forzado a abandonar la finca para salvar su vida y la de su familia, y sobre el que ahora se ciernen las sospechas.”… 
…“También se cree –aunque las autoridades estatales no han podido confirmarlo– que ahí podrían estar los restos de Gabriel Manuel Fonseca Hernández, Cuco, de 17 años, reportero del diario local El Mañanero y desaparecido en este municipio desde el 17 de septiembre de 2011.” 
Veracruz: Los narcos “toman” predios y los convierten en panteones privados – SinEmbargo MX 
–        16 de enero del 2018. Se lee en el periódico digital Plumas Libres:  
Delincuentes revelan dónde está enterrado Gabriel Fonseca `Cuco` 
Delincuentes revelan dónde está enterrado Gabriel Fonseca «Cuco» – Plumas Libres 

 

–        Miércoles 17 de enero del 2018. Escribe el reportero Ignacio Carvajal en blog.expediente.mx del maestro Luis Velázquez: 
“Más fosas clandestinas en el Sur. Se trata de lugares donde podrían estar enterradas unas 20 personas, incluso, hasta el periodista Cuco Fonseca” 
Blog Expediente MX | mas-fosas-clandestinas-en-el-sur | Portal de Noticias de Veracruz | Periodico de Veracruz 

 

–        22 de agosto del 2017. Tribuna del Sur. Acayucan
Ejecutan al ex inspector de policía de Acayucan Vìctor Acrelio Alegria y al periodista Càndido Rìos (a) `Pabuche` 
TRIBUNA del Sur/ Acayucan: Ejecutan al ex inspector de policía de Acayucan Víctor Acrelio Alegría y al periodista Cándido Ríos (a) «Pabuche» (tribunaacayucan.blogspot.com) 

 

 

 

 

Cuco: 4 años de vivir junto a la muerteOtra fuente hace una revelación: en el tambo habría restos humanos que no lograron calcinarse, así como pedazos de ropa y un zapato deportivo (tenis), idénticos a los qu, justamente días antes, Gabriel Manuel Fonseca Hernández había comprado en abonos con una dama acayuqueña y que unas amigas reporteras le ayudarían a pagar.” (Fabián Antonio Santiago/Reportero)  

Cuco: 4 años de vivir junto a la muerte | Místicos y Terrenales (misticosyterrenales.blogspot.com) 

Lo último

Columnas