jueves, diciembre 2, 2021

Con la novedad de que Trump quería invadir a México

Donald Trump, el gran amigo del presidente López Obrador, consideró enviar tropas estadunidenses a territorio mexicano después del asesinato, en noviembre de 2019, de nueve mujeres y niños de la familia LeBarón, en Bavispe, Sonora. Recordemos que los ultimados por un grupo de cobardes del crimen organizado tenían doble nacionalidad: eran mexicanos y estadunidenses.

  • Ayer, The New York Times reveló esta escandalosa noticia. La masacre de los LeBarón no sólo sirvió para que el entonces presidente de Estados Unidos justificara, de nuevo, la necesidad de cerrar la frontera, sino que llevó a Trump a preguntar “en repetidas ocasiones a su equipo de seguridad nacional y asesores militares sobre la posibilidad de enviar tropas a México”. Así lo reveló un exfuncionario de la Casa Blanca al Times. Tal cual, como usted lo escucha.

Mientras tanto, en su medio favorito de comunicación, Trump tuiteaba: “Éste es el momento para que México, con ayuda de Estados Unidos, le declare LA GUERRA a los cárteles de la droga y los elimine de la faz de la Tierra. ¡Sólo esperamos una llamada de su gran presidente nuevo!”. Se refería, desde luego, a López Obrador. Sin embargo, de acuerdo con el diario neoyorquino, “Trump insinuaba otro curso de acción: el uso unilateral de la fuerza militar para atacar a los cárteles sin contar necesariamente con permiso del gobierno de México”.

Como muchas de las ocurrencias infantiles de Trump, fueron los adultos encargados del gobierno estadunidense los que se negaron a seguir por ese camino argumentando que, “ante la mayor parte del mundo, luciría como una invasión estadunidense”. Pues claro que hubiera sido una invasión. ¡¿Quién lo hubiera dudado?!

La última vez que Estados Unidos invadió territorio mexicano fue en 1916, en la llamada Expedición Punitiva. Al mando del general John Pershing, que se convertiría en el gran héroe de la Primera Guerra Mundial, cinco mil soldados estadunidenses vinieron a México a capturar al general revolucionario Francisco Villa, quien había atacado la ciudad de Columbus, Nuevo México. Uno de los oficiales que acompañó a Pershing a México fue nada menos que el icónico general de la Segunda Guerra Mundial, George Patton.

La Expedición Punitiva fracasó. El Ejército estadunidense, a punto de entrar a la Primera Guerra Mundial, tuvo que retirarse antes de capturar a Villa. Don Pancho, al enterarse del retiro de las tropas extranjeras, dijo: “Ese Pershing vino aquí como un águila y se fue como una gallina mojada”. Sin embargo, la incursión le sirvió a EU para probar nuevas tecnologías —innovadores automóviles y artillería pesada— que luego utilizarían en el teatro europeo.

  • Han pasado más de cien años de esa historia. Y aunque Estados Unidos siempre ha sido un factor real de poder en México, sus Fuerzas Armadas no han vuelto a pisar el territorio nacional. Bueno, pues ahora nos enteramos de que el señor Trump quería revertir esta situación. Eso, como diría López Obrador, sí calienta.

Y aunque parezca una bufonada más del Presidente que gobernó EU por cuatro años, hay que tomarse muy en serio esta noticia. Por una razón muy importante. No se puede descartar que Trump regrese en 2025 a la Casa Blanca. Hoy por hoy, es el candidato favorito de los republicanos. De acuerdo a los apostadores, que están arriesgando su dinero para predecir el futuro, tiene un 42% de probabilidades de ser el nominado de su partido como candidato presidencial en 2024. Muy lejos lo sigue Ron DeSantis, gobernador de Florida, con el 22 por ciento.

De hecho, en la apuesta de quién será el próximo presidente de Estados Unidos después de la elección de 2024, Trump está empatado con el actual mandatario, Joe Biden. Ambos tienen un 28% de probabilidad de ganar esos comicios.

Más allá de Trump y su posible regreso a la política, lo que es un hecho es la prevalencia del trumpismo como ideología hegemónica del Partido Republicano. El propio DeSantis es un trumpista más, al igual que los demás republicanos que andan pensando lanzarse para el 2024: Nikki HaleyMike Pompeo o Ted Cruz. Y ya sabemos que, para el trumpismo, México es una piñata muy rentable a la cual hay que pegarle para avivar los sentimientos nacionalistas en ese país.

Así que preparémonos. El trumpismo está temporalmente agazapado esperando volver por sus fueros. Eso sí que es un peligro para México, al punto que hoy nos enteramos de que el presidente de Estados Unidos consideró la idea de invadirnos. Hágame usted el favor.

  •                 Twitter: @leozuckermann

Lo último

Columnas