miércoles, mayo 25, 2022

¡De las barbas del vecino!…

Como que parece que las cosas se le están complicando al Presidente. El apoyo que recibió hace tres años, cuando asumió el ansiado Poder -que es lo que le ha permitido hacer lo que le viene en gana- está haciendo agua…

Por las calles se nota la inconformidad, hablan mal de él.  Sus ocurrencias, que antes le aplaudían, hoy son abiertamente criticadas.  Se ha convertido en un dictador demagogo insoportable que ha perdido el control de sí mismo…

Cualquier homeópata experimentado podría opinar que el Presidente podría tener hemorroides.  Toda vez que las personas que las padecen, montan en cólera fácilmente.  Y el que de un tiempo para acá haya ganado peso, es otro indicativo…

Y como los enfermos piensan como enfermos; lo que empezó muy bien, es notorio que ya se está descomponiendo y puede acabar mal.  Aunque no será ni el primero ni el último que llegue con una aplastante mayoría y tenga que salir por la puerta de atrás; en el mejor de los casos…

En Iberoamérica esas cosas se han repetido una y otra vez, sin que se entienda que el Poder los vuelve locos e insoportables.  Pero ellos no se dan cuenta.  Ya bien que lo dijo el Presidente López Obrador, el poder a los inteligentes los vuelve locos…

La locura consiste en que ya no escuchan a los demás; solo se escuchan a sí mismos.  Y como están enfermos; pues qué les cuento amables lectores, si los enfermos piensan como enfermos…

Propicio el espacio para recordar que el Ejecutivo no puede volver a quedar en manos de una sola persona, sino que debe de recaer en manos de un Consejo de Ancianos -sanos, eso sí; si no volvemos a caer en lo mismo-…

Pero, en fin, bien decía Joseph-Marie, conde de Maistré (1753 – 1821) “Cada nación tiene el gobierno que se merece”.

De seguir así, de no corregir el camino, se ve difícil que el Presidente logre llegar a la otra orilla; y más cuando se ha ganado la animadversión de Washington, y parece que la Casa Blanca ya se cansó de tantas locuras…

Y cuando eso sucede; y más en estos tiempos cuando la economía de la nación depende del estado de ánimo con el que amanecen en la Reserva Federal, no son pocos los que dicen que sus políticas están llevando al país a la ruina…

Y por eso, el pasado fin de semana, convocados por las redes, los ciudadanos salieron por miles a las calles de la capital, protestando por su política y acusándolo de autoritario.  A ver ahora con qué burrada sale…

Pues a las multitudinarias manifestaciones de protesta “Aunque Usted, no lo crea”, se unieron, sindicalistas, jueces, activistas de Derechos Humanos, ex guerrilleros, opositores, feministas, homosexuales, genéricos y similares y hasta veteranos de guerra…

¿Veteranos de qué?…

De guerra…

¿De cuál guerra?  

De la que terminó en 1992

¿En dónde?

En el Salvador.

¡Ah vaya! entonces me estás hablando de Nayib Bukele

Pues en quién pensabas.

Por aquello de las barbas del vecino.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida

Lo último

Columnas