jueves, mayo 26, 2022

El pleito universal: ¡al diablo con las instituciones!

Relacionados

Si bien al comienzo del zangoloteo político en el que estamos inmersos en México a causa de la retórica y acciones del gobierno encabezado por el presidente López Obrador las atribuíamos a estrategias para desviar la atención respecto a los graves problemas nacionales, tal vez ahora sería conveniente revisar esa apreciación y buscar las causas reales acerca del porque el presidente embiste a cuanto objeto u objetivo encuentra en su camino, porque no es corta la lista. Es explicable su arremetida contra sus oponentes políticos, a quienes califica de conservadores, “fifís”, “neoliberales”, igual a los partidos políticos, porque no se excluye en la reyerta política. Pero ya puso enfrente a la clase empresarial, a uno de cuyos segmentos ha mandado “a robar a otra parte”; a la clase media la tilda de “aspiracionista” y “egoísta”; a los científicos del Conacyt les atribuye irregulares manejos presupuestales y la Fiscalía les formuló cargos abriendo carpeta de investigación; la trae contra la OEA, a la cual pretende desaparecer; con el gobierno de España no va ni a la esquina, ya enfrentó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el asunto de las vacunas; la trae contra el Banco de México, el INE, el IFT, el CIDE y otros organismos e instituciones autónomas; ya entró en confrontación contra la UNAM, la señera institución educativa de este país, la columna vertebral de la enseñanza de primer nivel en México. Más lo que vaya acumulándose. ¿Cuál será el propósito fundamental de ese casi universal antagonismo? ¡El cambio, la transformación! Esa es la cuestión.

Lo último

Columnas