martes, noviembre 30, 2021

El presidente pisó vidrio con la UNAM

Relacionados

Para nadie es un secreto que el espíritu de toda universidad pública se caracteriza por ser un reflejo del contexto social en el cual se encuentra, es un ámbito naturalmente democrático y plural, así como la esencia de su calidad igualitaria, porque en las aulas ni hay pobres ni ricos, y las ideas se discuten sin jerarquías sociales. Allí, en ese sublime ambiente persiste el postulado de Voltaire: “la única aristocracia que reconozco es la del pensamiento”. Por ese fundamento, ha levantado innumerables críticas el dicho presidencial acerca de que “en las universidades públicas hasta la UNAM se volvió individualista, defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia, de formación de cuadros, de profesionales para servirle al pueblo”. Además, como reflejo social la Universidad pública se adapta a las condiciones objetivas de su tiempo, lo contrario expresaría anquilosamiento sin ninguna correspondencia con la realidad. Sin duda, en este, como en otros casos, el presidente López Obrador no está ajustando sus dichos a los reclamos sociales emanados de nuestra realidad.   

Lo último

Columnas