miércoles, enero 26, 2022

Tito y Chapo (y Pinete)

Mientras en el Gobierno del Estado muestran la cara en el asunto del Carón, los panistas veracruzanos se aprestan a elegir a quien será su dirigente por los próximos años y sobre todo durante las elecciones de 2024, que tan importantes pueden ser para el futuro inmediato de la entidad.

     Joaquín Guzmán Avilés el Chapito y Tito Delfín Cano buscan, uno la reelección y el otro abrir un nuevo camino para el panismo veracruzano.

     El Chapito viene de unas elecciones que fueron de claroscuros para Acción Nacional y muy ingratas para el dirigente.

     Sí, pues perdió una elección crucial para su presente político, la de la diputación federal en su distrito natal, Tantoyuca, que había sido su manantial de votos para imponer autoridades en aquella región norteña y para ganar las internas de su partido.

     Tantoyuca es el municipio que tiene mayor número de militantes activos blanquiazules en el estado. Pero algo sucedió con aquel voto leal y sumiso que hizo morder el polvo al ensoberbecido dirigente estatal.

     Ese «algo» fue la participación de una política experimentada y muy inteligente, la maestra María del Carmen Pinete Vargas, quien le puso entereza para meterse de lleno en el reducto chapista, y astucia para ganarle limpiamente la elección, abanderada por el Partido Verde, en coalición con Morena y el PT.

     La hoy nuevamente diputada logró hacer humo la aritmética electoral de Guzmán Avilés y demostró que una mujer podía ser más que el líder azul -él, que tan macho se siente.

     Con esa derrota real y moral, el Chapito se propone seguir al frente del comité estatal, en el disfrute del poder y el goce de las prerrogativas que le otorga el OPLE.

     Algunos militantes sospechan que Joaquín Guzmán tiene acuerdos inconfesables con el Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, y eso puede ser un punto definitivo en contra del norteño.

     Tito Delfín ofrece una nueva senda para Acción Nacional en Veracruz.

Panista de tradición y un militante irreprochable, ha ido conquistando las simpatías de sus correligionarios a lo largo de toda la geografía estatal.

     Y si el Chapito cuenta con el desvanecido voto de Tantoyuca, Delfín tiene seguro un fuerte voto en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, que podrá inclinar la votación a su favor.

     Permanencia o cambio es la disyuntiva para los militantes azules, y la balanza se inclina por la segunda opción…

Condolencia

     Ayer pasó a mejor vida la maestra Concepción Zúñiga Martínez, última superviviente de una prolífica dinastía de hermanos, encabezada por Guillermo -alcalde de Xalapa, diputado y Secretario de Educación estatal-.

     Nuestra condolencia a su hija Lilia Díaz Zúñiga y su esposo, el connotado neurocirujano Raúl Gómez Vázquez.

     RIP la querida maestra Conchita.

[email protected]

Lo último

Columnas