lunes, enero 24, 2022

Gobierno de EE.UU. ocultó ataque aéreo que mató a 70 civiles durante guerra en Siria

Relacionados

El 18 de marzo de 2019, Estados Unidos lanzó una operación contra el Estado Islámico en la ciudad siria de Baghuz, en el que buscaba objetivo militares, sin embargo, la milicia estadounidense dejó caer una bomba en una zona donde sólo había mujeres y niños, dejando un saldo de 70 civiles muertos, aunque sólo reportó 50, asegura este sábado The New York Times.

De acuerdo con NYT, pese a que un avión no tripulado militar estadounidense sobrevoló la zona y sólo encontró civiles, minutos después un avión “atravesó el campo de visión de alta definición del dron y arrojó una bomba de 500 libras sobre la multitud, tragándola en una ráfaga estremecedora. Cuando el humo se disipó, algunas personas se alejaron a trompicones en busca de refugio. Luego, un jet que los seguía arrojó una bomba de 2 mil libras, luego otra, matando a la mayoría de los sobrevivientes”.

El diario indica que el personal de Centro de Operaciones Aéreas Combinadas del ejército estadounidense en la Base Aérea Al Udeid, en Qatar, miraba las imágenes del dron “con asombro e incredulidad”, según le informó un oficial que estaba allí al NYT.

“‘¿Quién dejó caer eso?’ un analista confundido escribió en un sistema de chat seguro que estaba siendo utilizado por quienes monitoreaban el dron, recordaron dos personas que revisaron el registro de chat. Otro respondió: ‘Acabamos de dejar a 50 mujeres y niños’”, dice el NYT, aunque los reportes posteriores indicaron que el número de muertes fue de al menos 70 civiles.

“El ataque de Baghuz, Siria, fue uno de los incidentes de víctimas civiles más grandes de la guerra contra el Estado Islámico, pero nunca ha sido reconocido públicamente por el ejército estadounidense“, dice el diario estadounidense que aclara que, aunque el número real de bajas era evidente desde lo primeros minutos después del ataque.

Los registros apuntan a que un oficial legal señaló que el ataque requería una investigación ya que podría considerarse como un crimen de guerra, sin embargo, señala el diario, los militares tomaron acciones que ocultaron el catastrófico ataque. “Se minimizó el número de muertos. Los informes se retrasaron, desinfectaron y clasificaron. Las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos arrasaron el lugar de la explosión. Y los principales líderes no fueron notificados”, apunta el NYT.

“El liderazgo parecía tan decidido a enterrar esto. Nadie quería tener nada que ver con eso ”, dijo Gene Tate, un evaluador que trabajó en el caso para la oficina del inspector general independiente del Departamento de Defensa, al NYT. “Te hace perder la fe en el sistema cuando la gente está tratando de hacer lo correcto, pero nadie en posiciones de liderazgo quiere escucharlo”, dijo.

La investigación del NYT encontró que el bombardeo había sido convocado por una unidad clasificada de operaciones especiales estadounidense, Task Force 9, que estaba a cargo de las operaciones terrestres en Siria, el grupo de trabajo a veces no informaba a sus propios socios militares de sus acciones. “En el caso del atentado de Baghuz, el comando de la Fuerza Aérea estadounidense en Qatar no tenía idea de que se avecinaba el ataque”, dijo un oficial al diario.

Tras el ataque, un oficial de inteligencia el centro de operaciones llamó a un abogado de la Fuerza Aérea a cargo de determinar la legalidad del ataque, el abogado ordenó que conservaran todos los videos y otras pruebas. Luego informó del hecho a sus superiores, pero nunca se llevó a cabo una investigación exhaustiva e independiente, según documentos obtenidos por The Times.

The New York Times envió sus hallazgos al Comando Central de Estados Unidos, que supervisó la guerra en Siria, que respondió con un comunicado en el que reconoció los ataques por primera vez, sin embargo, dijo que estaban justificados. “Las bombas mataron a 16 combatientes y cuatro civiles. En cuanto a las otras 60 personas muertas, el comunicado dijo que no estaba claro que fueran civiles, en parte porque las mujeres y los niños del Estado Islámico a veces tomaron las armas”, dijo el Comando Central al NYT.

Los detalles de los ataques fueron reunidos por The New York Times mediante acceso a “documentos confidenciales y descripciones de informes clasificados, así como entrevistas con personal directamente involucrado y funcionarios con autorizaciones de seguridad de alto secreto que discutieron el incidente con la condición de no ser identificados”.

Lo último

Columnas