martes, mayo 17, 2022

La crisis de migrantes: miles desde Chiapas a Oaxaca ¿Y Veracruz?

  • A Coatzacoalcos llegarían unos 1 mil 500 viajeros, según titular de un albergue 
  • En Acayucan viven cientos de haitianos, algunos han encontrado trabajo… 
  • Historias: los maras salvatruchas, sus empleadores los zetas y el corredor multimodal interoceánico  

José Luis Ortega Vidal 

(1) 

Caminaba bajo el candente sol, solo, lento, como adormilado… 

Sólo al acercarse fue evidente el sangrado profuso en el rostro y la camisa colorada también llena de sangre… 

Ni siquiera pidió ayuda; estaba cansado de pedirla y no recibirla. 

Se le ofreció y con dejo de hartazgo accedió a subirse al coche familiar. 

Medias Aguas, puerto seco ferrocarrilero enclavado en Sayula de Alemán, Veracruz, lucía como un pueblo del oeste o un sitio abandonado: todas las puertas cerradas, hasta las de la tienda ubicada cerca de las vías del tren ahí nomás en la entrada… 

Hizo un rápido de resumen de su vida durante la hora de traslado a la Cruz Roja de Acayucan: nació en El Salvador, Centroamérica; estudió la carrera de comunicación; trabajó en una radiodifusora; conoció al cardenal Arnulfo Romero y abrevó de su discurso cristiano a favor de los pobres además de haber vivido muy cerca su ejecución por parte del Estado salvadoreño… 

¿Y qué haces aquí? ¿Por qué estás en estas condiciones? 

Era un hombre adulto; muy distinto a los jóvenes -hombres y mujeres- cuya migración los arroja, vía Tabasco o Oaxaca, desde Chiapas hasta Veracruz y luego al centro y norte de México para luchar por el “sueño” de llegar a Estados Unidos. 

  • Conozco gente, paisanos, que han migrado por aquí desde 1970, contó. Yo tengo familia y mi vida resuelta pero me dio por viajar, conocer, intentar una vida nueva. Eso fue; una locura y estoy arrepentido, dijo… 

Los “maras” llevan, a su vez, décadas explotando a migrantes desde El Salvador, luego a su paso por Guatemala, las fronteras con México y en los años recientes en suelo mexicano, particularmente el veracruzano y específicamente en “la bestia”. 

El surgimiento del cártel de los zetas convirtió a la mafia salvadoreña en cómplice y luego en empleada del crimen organizado mexicano. 

Aquel hombre ensangrentado no pudo pagar el “boleto” para viajar trepado en el tren y lo tiraron ahí nomás en Medias Aguas, punto clave hoy en el proyecto del corredor multimodal interoceánico. 

Matan a muchos y a muchas mujeres las secuestran para prostituirlas. 

Le tocó salvarse. 

Su historia ocurrió años atrás y al reportero buscaba información por el rumbo de las vías sobre el tema de los migrantes cuando se lo topó, lo trasladó al servicio médico en Acayucan y dio aviso al Consulado salvadoreño. 

(2) 

Contó cuatro retenes entre Acayucan y el puerto de Veracruz, vía Los Tuxtlas: Catemaco, San Andrés y Santiago Tuxtla. 

La mitad del camión de segunda clase era ocupado niños, niñas, mujeres y hombres originarios de Haití. 

Fue durante septiembre pasado y antes de viajar hubo oportunidad de realizar dos entrevistas: la primera con un agente de migración quien guardó su identidad y la segunda con un joven haitiano varado en el sur veracruzano. 

El joven caribeño comentó que los más de cincuenta paisanos suyos sólo hablaban francés, algunos también portugués y otros alguna lengua vinculada a su origen étnico. 

Su destino era Tijuana y luego Estados Unidos pero la mayor parte no contaba con documentos… 

La fuente informativa del INM explicó: se estaban otorgando visas temporales -por cuatro u ocho semanas- para poder viajar dentro de México a expensas de ser detenidos con el documento vencido y ser deportados de inmediato. 

Aquella historia transcurrió en agosto. 

Antes de iniciar el viaje el chofer advirtió a los migrantes: hay varios retenes, los revisarán y sin papeles los van a bajar; perderán su boleto y su dinero; sin papeles no los llevo… 

Quienes pudieron abordar la unidad debieron entenderse con policías municipales, estatales y de la fuerza civil… 

Aquello fue dantesco; entre los veracruzanos hay temor a los cuerpos policiacos, particularmente a la fuerza civil… 

En una de las cuatro paradas bajó un “representante” de los haitianos; subió, pidió “coperacha”, generó una suerte de debate en francés y luego bajó entre rostros de gran enojo… 

Días más tarde había haitianos al otro lado de la frontera y la respuesta norteamericana fue encarcelar, deportar y convencer a la mayor parte de migrantes de volver a Tijuana. 

Desde entonces en Acayucan dio inicio un proceso que debe ser tomado en cuenta por todos los niveles de gobierno: ante la crisis humanitaria representada por niños y niñas sin un sitio para dormir, comer, recibir atención médica y en brazos de padres considerados violadores de la ley en un país ajeno, el INM ubicó un albergue en las instalaciones del grupo beta, abocado al rescate de migrantes antes de su detención por agentes federales. 

Al mismo tiempo, se empezaron a dar más visas particularmente a cientos de haitianos provenientes de varios países latinoamericanos: Venezuela, Chile, Paraguay, Brasil. 

Por su parte, los grupos de ciudadanos de Haití optaron por no viajar más y se han instalado en Acayucan durante septiembre, octubre y lo que va de noviembre. 

Son varios cientos: rentan cuartos, casas, se les ve por todos los barrios y colonias de Acayucan y en Oluta, municipio vecino. 

Ayer hubo una jornada de salud en Oluta y la población haitiana recibió atención. 

Una joven acayuqueña testimonió la semana pasada:  

  • Es muy amable: me dijo, no conozco dónde llevarte, tú dime, guíame… 

Aquel conductor es un haitiano contratado como taxista en Acayucan; aprendió algunas palabras en español y es empático en un pueblo muy noble, generoso y acostumbrado a recibir migrantes. 

Uno más halló trabajo en una carpintería. Es ebanista y se refieren a él como autor de un trabajo de mucha calidad. 

Uno más trabaja de “súbale, súbale” en la parada de taxis de la ruta Acayucan-Sayula. 

Sobre un camión materialista viaja un hombre inconfundible: alto, fuerte, de piel muy oscura a quien le pagan sueldo por subir y bajar cemento, varillas o lo que sea… 

Sobre la avenida Hidalgo, arteria principal de Acayucan, se colocaron varios puestos de venta de plátano: los atienden mujeres haitianas acompañadas de sus bebés. 

Sí, llegaron para quedarse. 

Reciben dinero por western union, comentan los bajos precios de las cosas y gastan sus dólares convertidos a pesos en los mercados locales 

(3) 

En Coatzacoalcos se anunció como listo el albergue Santa Faustina Kowalska, cuyo representante -Germán Guillermo Ramírez Garduza- dio a conocer la espera de por lo menos 1 mil 500 migrantes de la caravana proveniente de Chiapas. 

Actualmente la caravana está en territorio de Oaxaca y podría llegar a territorio veracruzano en otros tres días, sostuvo. 

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez encabezó este miércoles en Coatzacoalcos la mesa de seguridad y desmintió ante reporteros la presencia de una caravana migrante en Veracruz. 

Se trató -apuntó- de 320 migrantes varados en Ixhuatlán del Sureste el martes pasado luego de haber sido bajados autos y caminar siete kilómetros. 

El Instituto Nacional de Migración y autoridades estatales los atendieron, afirmó. 

(4) 

La próxima semana se reunirán los presidentes de Estados Unidos, Canadá y México. 

Abordarán, entre otros, el tema migratorio. 

Quizá también platiquen en cortito sobre la Reforma Eléctrica… 

Pero el asunto de los migrantes está agendado oficialmente y remite a una crisis de orden mundial, continental, desde el sur, el caribe, centro y norteamérica con México como expulsor de mano de obra migrante y receptor de migrantes para quienes no tiene condiciones económicas favorables en ningún nivel. 

La presencia haitiana en Chiapas hizo crisis varios meses atrás con la presencia de miles migrantes varados, entre haitianos y otros de nacionalidades diversas. 

Esta crisis simplemente cambia de casa: ahora está en Oaxaca y también una parte de ella se ubica en Veracruz donde crece día con día, hora por hora… 

Lo último

Columnas