jueves, mayo 19, 2022

La Reunión AMLO-Biden, Trudeau.

Relacionados

La aprobación por el Congreso americano del programa de infraestructura propuesto por el presidente Biden representa un futuro promisorio para el desarrollo social y económico de aquel país y por supuesto para la región norte del continente, a México interesa por la intensa interconexión de ambas economías. Se trata de miles de billones de dólares que entrarán en circulación en un futuro próximo, representa inversiones en toda el área de Norteamérica y podría robustecer el dinamismo económico en los países firmantes del T-MEC. El anuncio de una inminente reunión entre los presidentes de México y Canadá con el presidente Biden alienta la posibilidad de una estrategia en común entre los tres países a propósito de aquel programa de infraestructura de los EEUU. Nuestro país lo requiere y ojalá se aproveche la oportunidad, porque sin inversión ninguna economía crece y ese es uno de los problemas más acentuados en México, donde la inversión se ha contraído severamente. Según Enrique Quintana, Director Editorial de El Financiero: la inversión en México “se encuentra todavía 6.7 por ciento por abajo del que tenía al cierre del sexenio anterior y 14.8 por ciento por debajo del máximo histórico, que se había alcanzado en julio de 2018”. Esto último guarda conexión con aquellos reiterados anuncios sobre un Plan de Infraestructura con inversión multimillonaria del sector privado, que nunca se concretó; también de una creciente fuga de capitales en México que nublan nuestro horizonte económico. De allí el optimismo por la referida reunión entre los presidentes del área; aunque, como todo lo relativo a esta clase de reuniones, cada presidente quiere llevar agua a su molino, y uno de esos vasos comunicantes perece ser la insistencia del embajador norteamericano, Ken Salazar, respecto a la reforma eléctrica, sobre la cual expresa: “Tenemos que ver cómo va a caminar (la reforma eléctrica) porque las empresas que han invertido en energía renovable, con el respaldo de los Estados Unidos, han invertido más de 1 billón de dólares. Por supuesto están preocupados, pero yo creo que hay posibilidades de que se pueda resolver” … Y remata que el “acercamiento bilateral avanza para atender temas como migración, seguridad y el tráfico de drogas”. Si no entendemos sobre el interés del presidente Biden con sus pares de la Región será porque no queremos, pero esos serán puntos centrales de la agenda tripartita. Más claro ni el agua.

Lo último

Columnas