martes, mayo 24, 2022

Lumbalgia

Dra. Abigail Bello Gallardo

Facebook: Abigail Bello Gallardo

Instagram: Prevención_enfermedades_urgente

Twitter: @AbigailBelloGallar

E-mail: [email protected]

La lumbalgia es la presencia de dolor en la región lumbar, es decir, en la espalda y cintura, que con frecuencia se recorre a los glúteos y muslos (Leer en: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/lumbalgia ).

Se trata de un problema muy frecuente que afecta aproximadamente a 80 de cada 100 personas y se incrementa en aquellas que padecen de obesidad.

Las principales causas de la lumbalgia son:

-Las malas posturas en el trabajo.

-Estar muchas horas de pie.

-Levantar pesos.

-Los movimientos bruscos o repetidos.

-La sobrecarga de la espalda.

-Traumatismos o golpes, y

-Enfermedades degenerativas (Revisar: https://cinfasalud.cinfa.com/p/dolor-lumbar/ ).

Síntomas

La lumbalgia puede manifestarse mediante cualquier combinación de los siguientes síntomas:

-Dolor fuerte o sordo, de forma repentina, en la parte inferior de la espalda después de realizar actividades o un movimiento repentino o luego de levantar algo pesado.

-Dificultad para moverse que puede ser lo suficientemente grave como para impedir que el paciente camine o se ponga de pie.

-Espasmos o temblores musculares que pueden ser graves.

-Área localizada que es dolorosa con la palpación.

Una de las causas más comunes de la lumbalgia aguda es la distensión o esguince de un ligamento o de un músculo de la espalda, al levantar algo pesado, girarse o realizar un movimiento brusco, que puede producir un estiramiento de los músculos o ligamentos o provocar desgarros microscópicos.

Cuando la lumbalgia no es tratada adecuadamente puede ocasionar recaídas frecuentes e impedir el regreso a las actividades cotidianas, provocando periodos prolongados de incapacidad.

Tratamiento

Las distensiones leves de la espalda con frecuencia se curan con descanso, aplicación de hielo o de calor y medicamentos antinflamatorios de venta libre.

Otros pacientes pueden requerir inyecciones epidurales de corticoesteroides que se administran directamente al sitio adolorido para reducir la inflamación.

La cirugía puede ser el tratamiento de elección, si los demás tratamientos no controlan el dolor.

Ante un episodio de lumbalgia

-Siga las instrucciones de su médico, y no utilice ningún tipo de faja o cinturón especial a menos de que él lo indique.

-Suspenda aquellas actividades que incrementen el dolor.

-Mantenga reposo relativo (no absoluto) durante 3 días.

-Realice sus actividades cotidianas de menor esfuerzo y no caiga en la inactividad.

-Aplique terapia de calor en la espalda y cintura, es decir, envuelva en una toalla gruesa, una bolsa con agua caliente y póngala en la zona del dolor por 20 minutos. Para ello colóquese boca abajo y ponga una almohada bajo el abdomen.

Si no tiene una bolsa de agua caliente, puede aplicar fomentos calientes con una toalla humedecida. Esta aplicación de calor se debe de repetir 3 veces al día.

-Deje de realizar actividades durante unos días y permita que los tejidos lesionados, y hasta las raíces nerviosas, empiecen a curarse, lo que a su vez puede servir para aliviar la lumbalgia, pero solo descase mientras no haya dolor, después practique ejercicios de rehabilitación para la lumbalgia. También puede realizar ejercicio aeróbico, sin peso, progresivo y controlado, con el objetivo de lograr tener una columna más fuerte y flexible, o nadar.

El especialista indicado para tratar la lumbalgia es el traumatólogo y ortopedista.

Prevención

La lumbalgia se puede prevenir siguiendo estas recomendaciones:

-Duerma sobre un colchón duro, con un cojín entre las rodillas, boca arriba o de lado, pero evite en lo posible dormir boca abajo.

-Levántese de la cama desde la posición de lado, empujándose con el brazo desde el borde del colchón, manteniendo el tronco derecho.

-Al sentarse, apoye su espalda sobre el respaldo de la silla.

-Al levantar algún objeto del piso, hágalo con las caderas, y con las rodillas flexionadas.

-Para mover algo pesado, abráselo pegándolo a su pecho, o bien, colóquese de espalda y empújelo con los pies, para no jalarlo con los brazos.

-Si debe cargar y mover, de ser posible, hágalo por partes.

-En su trabajo, siéntese cuidando su posición, de ser posible utilice sillas ergonómicas.

-Si permanece mucho tiempo parado, le sugerimos apoyar un pie en un banco y alternarlo constantemente.

-No voltee su tronco en forma brusca, mejor gire con el cuerpo completo.

-Al realizar actividad física, no olvide calentar estirando brazos y piernas, mínimo 5 minutos.

-Evite cargar cosas pesadas, el sobrepeso, obesidad, sedentarismo y posturas inadecuadas, ya que pueden provocar episodios de lumbalgia.

En otro asunto, les invito a ver el programa ‘Especialistas Médicos al Cuidado de su Salud’; el próximo viernes, a las 20 horas, nos acompañará el cirujano coloproctólogo, Netzahualcóyotl García Torreblanca, con el tema: ‘Fisuras y abscesos anorrectales’.

Lo transmitiremos por Facebook: Especialistas Médicos al Cuidado de su Salud y en Revistasinrecreo.com

Y también, les invito a escuchar mi programa de radio digital ‘Mundo médico’, los miércoles a las 13 horas, a través de www.radiomaximadigital.com y de www.selectaradio.online con prácticas recomendaciones médicas de nutrición, gastroenterología, psicología, activación física, sexualidad y mucho más.

Por último, les recuerdo que, aunque estemos vacunados, debemos seguir practicando las medidas sanitarias y médicas oficiales como:

No acudir a lugares concurridos, usar cubrebocas o mascarilla si se encuentra con personas con las que no vive en su domicilio, y lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón o utilizar gel desinfectante base alcohol para evitar contagiarnos y contagiar a otros de Covid 19.

Lo último

Columnas