jueves, diciembre 2, 2021

Ordenan fusilar a un hombre que distribuía la serie «El Juego del Calamar» en Corea del norte

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

Todos sabemos la gran popularidad y éxito que a generado la serie «El Juego del Calamar» por todo el mundo y esto se ve reflejado en la espera de millones de usuarios por su segunda temporada de la cual aun no se tiene fecha aproximada. Sin embargo, uno de los lugares a los que la serie no ha tenido acceso es en Corea del Norte, por lo que las autoridades del país en mención condenaron a muerte a un hombre que distribuyó contenido de la serie de Netflix de manera ilegal a estudiantes.

En el transcurso de este día, un informe por parte de Radio Free Asia confirmó la sentencia de muerte de un hombre norcoreano que llevó copias de la serie El juego del calamar de contrabando desde China hasta Corea del Norte, a través de un dispositivo USB.

La agencia de noticias independiente con sede en Estados Unidos, RFA, informó que el hombre recibirá la pena de muerte por fusilamiento. Las autoridades tomaron la decisión de la condena para el ciudadano, luego de atrapar a siete estudiantes de secundaria que veían la exitosa serie de Netflix.

“Todo empezó cuando un estudiante presentó un dispositivo USB que contenía capítulos de la serie El juego del calamar y la vio con sus mejores amigos en clase”, explicó una fuente cercana a la Policía en la provincia de Hamgyong del Norte. También agregó que estos estudiantes fueron atrapados por el Surveillance Bureau Group 109, una organización gubernamental especializada en reconocer a personas que ven videos ilegales.

Además de sentenciar al hombre que comercializó ilegalmente la serie de Netflix, el gobierno de Corea del norte castigó severamente a los 7 alumnos que decidieron ver la producción surcoreana, docentes del colegio y personal administrativo.

El estudiante que compró un USB recibió una sentencia de cadena perpetua, mientras que los otros seis fueron castigados con una pena de cinco años de trabajo forzado. Los profesores y empleados del colegio fueron despedidos y exiliados a realizar trabajos en minas, relató la fuente cercana.

Lo último

Columnas