jueves, mayo 26, 2022

Othón Hernández Candanedo trata a Bingen Rementería como si fuera una Ana Miriam Ferráez

Los méritos de Othón Hernández Candanedo para ser coordinador de los diputados del PAN en el Congreso de Veracruz son muchos. No sólo realizó una buena administración municipal en Misantla, sino que además llevó a cabo una campaña ardua que le dio el derecho a ser diputado en la presente legislatura. No se puede decir lo mismo de Bingen Rementería, quien está en el Congreso de Veracruz porque así lo negoció su padre con Joaquín Guzmán Avilés y con los propios morenos. Pero, ¿cuáles son los méritos de Bingen Rementería? No los tiene y Othón Hernández Candanedo lo sabe. Tan lo sabe que Othón se puede dar el lujo de no permitirle la palabra a su compañero de bancada, incluso arrebatarle el micrófono ante el riesgo de que el junior fuera a “regar el tepache”. Othón Hernández Candanedo sabe que Bingen es el equivalente de Ana Miriam Ferráez en Morena. A la diputada, miembro del Cártel de Avanradio prefirieron ponerle un bozal para que no hablara, no fuera a declarar otra de sus babosadas, como esa de la implementación de un toque de queda para que las mujeres veracruzanas no salieran por las noches y así evitar ser violentadas. Tan poca cosa vale como diputado Bingen Rementería, que en lugar de indignarse o mostrar coraje por el gesto que su compañero de bancada, hasta le agradeció que no le permitiera regarla.

Cuitláhuac García, la muñeca del terror. Corrupto que encuentre, lo fulmina con la mirada. Qué empiece con sus funcionarios

¿Qué gobernador de la República sería capaz de compararse con una muñeca? Sólo Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz, quien en su afán de ilustrar su ficticio combate a la corrupción, señaló que como en la serie coreana, El juego del calamar, él es como la muñeca del terror: “Estoy como la muñequita de la serie, observando a todos lados, el que se mueve… sópatelas”. ¿Pero es así? No. El gobernador se engaña y trata de engañar a los demás. En realidad, Cuitláhuac García es como una muñeca del terror, pero ciega. Pues en sus narices sus propios funcionarios roban al erario público y él como si nada. Su propio primo, Eleazar Guerrero, desde la subsecretaría de Finanzas, está robando a manos llenas, gracias a los operadores financieros que colocó en cada dependencia estatal. Pero también hay corrupción en Salud, en Seguridad Pública, en SIOP, en Sedesol, en Sedarpa; así como en muchas direcciones y oficinas de recursos materiales. A esos no los ve la “muñeca del terror” veracruzana, es decir el gobernador de Veracruz que se autoproclama como un justiciero, una máquina de ajustar cuentas.

Pues no señores bragueteros, Paty Lobeira será alcaldesa del puerto de Veracruz. El INE desecha argumento principal para tirar la elección

Hace unos días, como un último esfuerzo, el gobierno de Veracruz soltó a la jauría de medios centaveros, bragueteros, para afirmar que ya era inminente el fallo en contra de Paty Lobeira, a quien le quitarían la categoría de alcaldesa electa del puerto de Veracruz. Lo decían de manera tan categórica, como si hubieran visto el dictamen del Consejo General del INE. Antes de ello, los sicarios que opera el gobierno del estado, fastidiaban los correos de las redacciones de algunos medios con la certeza de que la elección en Veracruz se caería. Pero no. La tarde de este martes el INE determinó que Miguel Ángel Yunes Márquez y Patricia Lobeira de Yunes respetaron el tope de gastos de campaña, desechando y declarando infundada la queja interpuesta por MORENA y otros partidos. Ante esto, todo indica que no habrá manera de tumbar la elección como lo pretendía el obseso de Ricardo Exsome. Semanas antes Morena habría sufrido otra derrota, pues no pudieron remover al presidente del OPLE en el puerto de Veracruz con la acusación de que había actuado a favor de la candidata del PAN-PRI-PRD. Mal quedan esos medios bragueteros (bajan braguetas para sobrevivir), mal quedan al permitir que los intereses mezquinos de un gobierno los maneje a su antojo.

Armando Ortiz                                   Twitter: @aortiz52                             @lbajopalabra

Lo último

Columnas