sábado, enero 22, 2022

Portugal deja de usar carbón para producir electricidad

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

Activistas ambientales elogian el fin de la generación de electricidad a base de carbón en Portugal, aunque el lunes dijeron que la posible conversión de la última planta energética a carbón del país en una que explote madera sería un error.

La planta Pego, ubicada a 150 kilómetros (90 millas) al noreste de Lisboa, la capital portuguesa, dejó de funcionar durante el fin de semana cuando Portugal se convirtió en el cuarto país de la Unión Europea en detener la combustión de carbón para producir electricidad. Bélgica dejó el carbón en 2016 y, el año pasado, Austria y Suecia siguieron sus pasos.

Portugal importa carbón, petróleo o gas y, en décadas recientes, ha hecho fuertes inversiones en energía verde.

“Las malas perspectivas económicas del carbón y el deseo colectivo de acciones para frenar el cambio climático están llevado a la gradual desaparición del carbón por toda Europa”, dijo Kathrin Gutmann, directora de campaña de Europe Beyond Coal (Europa más allá del carbón), cuyo objetivo es que para el 2030 Europa deje de consumir carbón de forma escalonada.

La energía del carbón es la fuente más grande por sí sola de emisiones de gas que producen el efecto invernadero.

Sin embargo, las propuestas para seguir con la planta Pego, que está en licitación, incluyen biomasa.

El ministro de Medio Ambiente de Portugal, João Pedro Matos Fernandes, indicó que otras propuestas, que deben presentarse para el 17 de enero, incluyen energía solar y producción de vehículos eléctricos.

Sobre la posibilidad de quemar biomasa en las instalaciones, la organización ecologista aseguró que no es una solución sostenible, porque es “ineficiente y contradictoria con los objetivos de retención de carbono”.

Tampoco considera que haya suficiente biomasa forestal residual en la zona y recuerda que la Comisión Europea ha establecido que a comienzos de 2027 “los Estados miembro no pueden apoyar la producción de electricidad a partir de biomasa forestal en instalaciones exclusivamente eléctricas”.

La organización de Portugal defiende proyectos con “fuentes de energía de energía verdaderamente renovables”. 

Lo último

Columnas