domingo, mayo 22, 2022

«Es un desastre ecológico»: enorme fuga de crudo en Argentina

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

«Derrame total. Cañería de Oldelval. Esto es un desastre ecológico». Así narró las imágenes un cibernauta que se topó con una enorme fuga de crudo y, en medio de la sorpresa, grabó la escena para denunciar públicamente este atentado contra el medio ambiente, clasificado como el incidente más grave de los últimos diez años en la zona. 

«Ahí lo ven. Un río. Un río de petróleo», se oye en otro vídeo, donde se puede ver la abundancia de un componente líquido y negro, circulando sobre la tierra patagónica.

«El siniestro», como lo nombro el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, sucedió en un yacimiento llamado Medanito, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Catriel, en la provincia sureña de Río Negro. 

¿Cómo ocurrió?

El último viernes se determinó una falla en un caño de 16 pulgadas, dentro de un territorio extra activista perteneciente a la firma Petróleos Sudamericanos. El conflicto se produjo en uno de los caños de Oldelval, una compañía nacional líder en el transporte petrolero, que tiene a su cargo el 100 % del petróleo shale de Vaca Muerta, el cual es uno de los yacimientos más importantes del Argentina, y el 70 % del petróleo de la Cuenca Neuquina.

A grosso modo, este tipo de fallas ocurre por la corrosión del tubo, al no soportar la presión interna. Por ello, deben realizarse revisiones constantes. De acuerdo con la información de Econojournal, para 2021 la empresa tenía previsto supervisar 2.166 kilómetros en la red de ductos, y para junio de este año todavía restaba un 60 % de la tarea. 

Cuando se produjo el problema, el bombeo era ascendente, es decir, la sustancia oscura viajaba hacia arriba, contra la gravedad. Al notar la rotura, se ordenó cerrar la válvula de contención, a unos 30 kilómetros del lugar. Entonces, como tenía el paso cerrado, el simple efecto gravitatorio hizo que el petróleo bajara hacia la estación de bombeo, hasta que empezó a brotar y se esparció en el medio ambiente.

El pasado domingo el Ministerio de Ambiente nacional notificó que envió a su Brigada de Control Ambiental (BCA) para inspeccionar la zona. «Viajó con dos premisas: ayudar en la contención de la emergencia, y tomar todos los registros para evaluar la magnitud del daño y el trabajo de remediación que hay que hacer más adelante», menciona el viceministro, Sergio Federovisky a los medios.

Ahora, los enviados están intentando «determinar cuáles fueron los motivos del derrame». También deben asegurarse de que no hayan nuevas filtraciones, «recuperar la mayor cantidad de crudo derramado y evitar su desplazamiento». Esto se puede lograr con barreras de contención o mecanismos similares, detalla el funcionario. 

El Ministerio ya adelantó que le está exigiendo a Oldelval la presentación del seguro de caución correspondiente. Se trata de un resguardo económico para que, ante incidentes, los gastos para reparar el daño no recaigan sobre el Estado. «Es lo que determina la norma, frente a una empresa que realiza una actividad de riesgo ambiental», expresa Federovisky. 

Al percatarse sobre la noticia, Oldelval subrayó que no se produjeron heridos. También activó un protocolo de actuación y dispuso 20 camiones para contener la expansión del derrame.

En su sitio web, la empresa se presenta como «uno de los diez mejores lugares para trabajar en Argentina», con más de 300 «colaboradores», entre personal propio y contratado. Incluso remarcan su «gestión reconocida por su excelencia, confiabilidad y transparencia», a través «de un desempeño sustentable». 

En su sitio web no se pueden ver los comentarios de los cibernautas, pero en sus publicaciones de Instagram sí: «Gracias por destruir la naturaleza», comentó una usuaria.

  

Lo último

Columnas