viernes, enero 21, 2022

¡Negociazo poca m!…

A pesar de que en la guerra el engaño es premiado; por el momento todo indica que la temida confrontación bélica entre EE.UU. y la OTAN contra Rusia, no se dará. Aunque todo puede pasar…

Después del estira y afloje que comprendió el que no se dejaría de surtir gas a Ucrania; que no todo iría por el Nord Stream II; el hecho que trajo en suspenso a gran parte del mundo, terminó cuando China y Rusia firmaron un nuevo tratado con el que sus naciones se unen para enfrentar la arremetida de Occidente -así tal cual-…

Y cuando el Presidente Putin le dijo al Presidente Biden, que “actuaría para garantizar su seguridad, de la misma forma en que actuaría EE.UU. para garantizar la suya”…    

Así que, al parecer podemos enfrentar el año sin grandes conflictos bélicos -los “pequeños” seguirán a la orden del día- y podremos enfocarnos nada más contra la familia de los coronavirus; lo que ya es decir bastante…

Porque si ciertamente no se cargaron a muchos, el daño económico que han hecho no tiene precedente.  Y al parecer siguen con la misma línea con el ómicron, que en Europa trae a sus gobiernos enloquecidos…

Pero eso no es todo lo que se puede esperar, pues ahora los científicos israelitas otrora casa NAZIS hoy “caza-virus”, han encontrado otro al que llamaron fluorona…

Y lo detectaron en una joven mujer que estuvo en un hospital donde parió.  Advirtiendo que se trata de una combinación infecciosa de gripe y coronavirus que le detectaron apenas llegó de la ciudad de Petaj Tikva, conocida por el famoso centro hospitalario que tiene; y que no se había vacunado…

Cabe citar, que Israel se precia de ser la Nación que mejor ha manejado este asunto de la pandemia, pues ha vacunado al 100 % de su habitantes -dicen- y ya van por la 4ª dosis…

Pero mal se hace que diferentes gobiernos traten de emular su forma de enfrentar a los malosos bichos chipotudos, porque hay naciones, como México, que no solo no han vacunado a la totalidad de sus ciudadanos; sino que ni siquiera van a tener los recursos suficientes para pagarles a los laboratorios particulares tantísimas vacunas…

Que finalmente no han servido de mucho; ya que, si sirvieran, como dicen, inmunizaría a las personas.  Y que se sepa, es el primer caso en el mundo en el que hay que “vacunar” a las personas repetidamente…

Pero al caso, los que dicen saber, se han alcanzado la puntada, el disparate, de decir que los asintomáticos son los que contaminan; obligando a los sanos a confinarse que ya no pueden ir a ninguna parte; cuando lo lógico es confinar a los enfermos, no a los sanos. 

Por lo tanto, las naciones que se han visto afectadas no debieran de imitar a Israel en su combate a muerte a la pandemia; sino a quienes no han sido afectados.  El problema está en qué si imitan a los que no se han enfermado, se quedarían con la mercancía y toda la parafernalia que la rodea.  No se puede olvidar que negocios son negocios…

Y les voy a contar cuando fue que el mundo dejó oficialmente la herbolaria, con la que desde siempre se había curado la humanidad, y se volcó a los medicamentos de patente.  Llegando a prohibir y penalizar que la gente tuviera determinadas plantas sabidamente medicinales, en sus jardines; cuando hace 60 años en el parque de Xalapa había sembradas amapolas…

Pero nos tenemos que remontar a algunos años antes, cuando a principios del Siglo pasado comenzó la Era del Petróleo.  Y como EE.UU. lo ha consumido en grandes cantidades, un hombre bien vivillo, se hizo de todo el petróleo que se utilizaba en todo el territorio de la Unión Americana, es decir, obtuvo el monopolio del oro negro…

Desde la extracción, la producción -el refinamiento- el transporte y la distribución de todo lo relacionado con el petróleo y el gas, lo manejó el señor John D. Rockefeller (1839 – 1937) a través de la Standar Oil; hasta que en 1911 un Tribunal federal terminó con el monopolio…

Por lo que al controvertido personaje del que se puede escuchar que fue casi un santo, y otro tanto que opina que fue de lo peor, no tuvo mucho que hacer.  Y, con todo tipo de artilugios, utilizando el petróleo como base, se dedicó a hacer medicinas…

Previamente inició una campaña mediática que sembró terror entre la sociedad por las plantas y las “brujerías”, satanizando la Homeopatía y la Herbolaria, de las que los periodistas se burlaban…

Y así acabó en poco tiempo con las escuelas de medicina y los médicos tradicionales; que fueron sustituidos por facultades de medicina bien modernas, en las que todos los estudiantes aprendían lo mismo y la medicina consistía en usar medicamentos…

Lo demás es Historia.  Sin soslayar lo que el Premio Nobel de Medicina 1993, Richard Roberts, dijo que las medicinas se hacían para vender, no para curar.  Las que curaban no eran negocio…

Considero que habrá que revalorar lo que es la salud y que depende de lo que comemos; porque según los últimos datos oficiales, 7 de cada 10 pesos que ganan los mexicanos, son gastados en salud.  ¡Negociazo poca m!

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas