domingo, mayo 22, 2022

Que el Presidente diga algo

Juan José Llanes Gil del Ángel

La 4T ha operado bajo la premisa de que su jefe máximo, desde su púlpito, cada mañana, entre otras cosas, puede y debe absorber las atribuciones de otros Poderes y organismos autónomos.

Ejerciéndose el poder a plenitud, desde el Palacio Nacional se condena o se absuelve.

¿No sería ya el momento de que -en ese modus operandi de la 4T- algo diga el ciudadano Presidente de México en relación con el conflicto que (en franca escalada) se traen Monreal y el Gobierno de Veracruz?

¿Acaso guardaría silencio si alguno de los protagonistas del conflicto fuera de un partido distinto al suyo?

¿Será que mañana diga algo?

No es un tema menor el que el líder del Senado de la República diga que en Veracruz la Justicia se usa con fines políticos y que está al servicio del Poder Ejecutivo local.

Se aclara: no es porque -de manera alguna- sea deseable que el presidente de México sea «árbitro» del pleito entre un senador de la República y un gobernador. Pero si se dicen lo que se dicen (uno a otro), lo que esperaría como ciudadano es que el Ejecutivo Federal me diga que hará lo necesario para garantizarme (como veracruzano) que no viviré en la era de las cavernas, y que tendré una Justicia que no sea la porquería que describe Monreal.

A estas alturas, creo que los veracruzanos necesitamos que se nos diga que tenemos instituciones y que seguimos viviendo en una República.

Lo último

Columnas