jueves, enero 20, 2022

Ramos Alor, no convenció

ES CLARO que Roberto Ramos Alor, Secretario de Salud, no tenía, desde el inicio de esta administración estatal, la experiencia suficiente como para hacerse cargo de una de las dependencias más importantes del gobierno del Estado.

Ahora, a tres años de avanzado este sexenio gubernamental, se hace más evidente esta carencia de preparación del funcionario en cuestión, además de su tendencia al valemadrismo, tratándose de tratamientos para los niños que padecen la terrible enfermedad del cáncer, a quienes no ha procurado, como es su deber, aún cuando ha tenido el presupuesto en sus manos para resolver este grave problema social.

No fue nada difícil para el Diputado local, Marlon Ramírez Marín, de la bancada del Partido Revolucionario Institucional, ponerlo, prácticamente, contra la pared, luego de que durante la comparecencia respectiva, donde se supone que se da mayor información sobre el reciente informe anual del Gobernador del Estado, el legislador, con los pelos de la burra en la mano, como se dice popularmente, enfrentó al funcionario estatal, para cuestionarlo directamente sobre la entrega de adjudicaciones directas para la adquisición de medicamentos y materiales quirúrgicos, donde destacó la participación de empresas como farmacias veterinarias que suelen vender productos para las enfermedades de animales.

Vaya, que este asunto fue de lo más sobresaliente en esta presentación del Secretario de Salud, a quien por este solo hecho, debería de presentar de inmediato su renuncia y ponerse, sin duda alguna, a disposición de las autoridades correspondientes a fin de que se investigue y aclare esta situación que resulta seriamente delicada.

Pero esto no para ahí, sino que Marlon Ramírez Marín, armado hasta los dientes con datos precisos, también le hizo ver el porqué del otorgamiento de contratos a empresas constructoras, y otras más, ajenas a la función relacionada con la salud. Respaldándose con documentos oficiales obtenidos de la página de transparencia y directamente del órgano de fiscalización superior, el diputado tricolor, pudo demostrar que en la Secretaría de Salud, existe un verdadero cochinero, donde lo menos que se procura, es precisamente la salud de los veracruzanos.

Roberto Ramos Alor, Secretario de Salud, no pudo convencer a nadie, menos al Diputado Marlon Ramírez Marín, quien no se queda con los brazos cruzados y se dispone, ahora, a denunciar estos hechos, ante el Estado, y la federación.

                                                            ————————–

ANILÚ, NO SE QUE DÓ ATRÁS.

ANTE LA PERMANENTE falta de medicamentos para los tratamientos del cáncer, la Diputada Anilú Ingram Vallines, quien preside la Secretaría de la Comisión permanente de salud, del Congreso local, también le hizo ver su suerte al Secretario de Salud, en el Estado, pues le pidió información sobre el presupuesto de ochocientos millones de pesos, que no se ejercieron y que bien pudieron servir para seis mil seiscientos tratamientos de quimioterapia o también, en todo caso, para la adquisición de por lo menos dos millones de dosis de vacunas para enfrenar los estragos de la pandemia del coronavirus.

Así que no fue un día fácil para el responsable de la salud de la mayoría de veracruzanos, sobre todo, de aquellos que no cuentan con los recursos para poder atenderse de una enfermedad, más en el caso de los niños donde resulta ser un verdadero crimen al no priorizar la atención de los menores, los cuales padecen la terrible enfermedad.

Y es que los datos duros fueron puestos sobre la mesa del funcionario, luego de recordarle que han muerto más de treinta niños por la falta de tratamientos en los centros de salud de la entidad. Mal andamos cuando no se logra atender, siquiera, con medicamentos a los habitantes de Veracruz. ¿En manos de quien estamos?, es la gran interrogante.

                                                               ————————

EL IPAX, NUEVAMENTE RECERTIFICADO.

NO TODOS LOS servidores públicos que forman parte de la cuarta transformación, son mal calificados. En este mismo espacio hemos comentado en varias ocasiones, la profesionalización y responsabilidad del organismo conocido como IPAX, es decir, Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial, para el Estado de Veracruz, bajo la dirección y supervisión del Comisionado Héctor Manuel Riveros Hernández, quien a lo largo de estos años ha recibido constantemente el reconocimiento empresarial, luego de su eficaz calificación que ha tenido su corporación que está al servicio de la seguridad privada y pública, a la vez.

Resulta que ahora, nuevamente ha sido recertificado por parte de la calificadora Quality Solución Register  por un año más, bajo la norma de calidad ISO 9001:2015, por haber alcanzado de nueva cuenta los altos estándares dentro de la auditoría de vigilancia 2021.

De esta manera, el IPAX, renueva también la confianza que le tienen como una policía privada, donde además de conducirse con responsabilidad y honestidad, arroja resultados evidentes y que son reconocidos ampliamente por organismos que van midiendo, día a día, la calidad de los servicios que presta.

El IPAX, se consolida como una corporación de primer nivel en el Estado de Veracruz, con repercusiones nacionales, sin duda.

                                                             ————————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: [email protected]                  Whatsapp: 2281-61-46-57

Lo último

Columnas