martes, mayo 24, 2022

Gran nube de cenizas complica ayuda a Tonga; así se vio desde el espacio la explosión del volcán submarino (Video)

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

La amenaza de tsunami en el Pacífico por una enorme erupción volcánica submarina comenzó a remitir el domingo, aunque la gran nube de cenizas que cubría la diminuta nación insular de Tonga impedía los vuelos neozelandeses para evaluar los daños.

Imágenes por satélite mostraban la espectacular erupción del sábado por la noche, que provocó una columna de ceniza, vapor y gas que se alzaba como una seta sobre las aguas azules del Pacífico. El ruido de la erupción se escuchó hasta en Alaska.

En Tonga, provocó olas de tsunami que se estrellaron contra la costa e hicieron a la gente huir a terrenos más altos.

La erupción cortó la conexión a Internet con Tonga, mientras amigos y familiares en todo el mundo trataban de ponerse en contacto con sus allegados para saber si había heridos. Incluso los sitios del Gobierno y otras fuentes oficiales de información seguían sin actualizar el sábado por la tarde.

La Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo que aún no se habían producido reportes oficiales de muertos o heridos en Tonga, aunque advirtió que las autoridades aún no habían contactado con algunas zonas costeras e islas más pequeñas.

“La comunicación con Tonga sigue siendo muy limitada. Y sé que está provocando una enorme ansiedad para la comunidad tongana aquí”, dijo Ardern.

Se han producido daños considerables a barcos y comercios en la costa de Tonga, señaló. La capital, Nuku’alofa, quedó cubierta por una gruesa capa de polvo volcánico, explicó Ardern, lo que contamina los suministros de agua y convierte el agua potable en una necesidad vital.

Las autoridades pidieron a la población que llevara mascarilla y bebiera agua embotellada debido a la ceniza y el gas expulsados por el volcán, según agencias humanitarias.

Nueva Zelanda no había podido enviar un vuelo de vigilancia el domingo porque la nube de cenizas alcanzaba los 19 mil metros (63 mil pies) de altura, dijo Ardern, aunque esperaban volver a intentarlo el lunes, además de enviar aviones de suministro y barcos de la marina.

Un factor que complica la ayuda internacional es que Tonga ha evitado hasta ahora un brote de Covid-19. El personal militar neozelandés está completamente vacunado y dispuesto a seguir cualquier protocolo establecido por Tonga, indicó Ardern.

Es muy inusual que una erupción volcánica afecte a toda una cuenca oceánica, indicó Dave Snider, coordinador de alertas de tsunami en el Centro Nacional de Alertas de Tsunami en Palmer, Alaska, y dijo que el espectáculo transmitía “miedo y humildad”.

Las olas de tsunami compartían daños a embarcaciones en lugares tan lejanos como Nueva Zelanda y Santa Cruz, California, pero no parecían haber causado daños generalizados. Snider señaló que esperaba que el riesgo de tsunami en Estados Unidos y otros lugares siguiera remitiendo.

Lo último

Columnas