sábado, mayo 21, 2022

Detrás de la Iniciativa de Anilú

¡Esa es mi iniciativa! ¡Me la robaron! He escuchado una y otra vez a más de una persona decirlo. En los Congresos locales, en los federales, esas historias se repiten una y otra vez a través de los años. Por eso, llama mi atención la declaración que hace la diputada local Anilú Ingram Vallines sobre la Iniciativa que presentó el viernes pasado ante la diputación permanente: “Agradezco mucho la confianza que me otorga Diana Campos, y hoy en su nombre es que la presenté formalmente”.
¡Vaya transparencia y honestidad de la diputada!
Y ¿Quién es Diana Campos Ramírez?
Nació en el Puerto de Veracruz, tiene 24 años e inició en la política por accidente. Recuerda que tenía planeado hacer una maestría en Buenos Aires, Argentina, en Relaciones Internacionales, para posteriormente irse a trabajar a la ONU o a la Corte Interamericana, pero en mayo la invitan a participar con un ensayo del empoderamiento de la mujer en cuestiones políticas. Posterior a ello, fue también Secretaria del Consejo Juvenil del OPLE del distrito XI y XV, y la invitan de la Red Mundial de Políticos Veracruz a participar como delegada Nacional de Derechos Humanos, eso la lleva a interactuar con otras organizaciones.
Actualmente es diputada juvenil por el XVI Parlamento de la Juventud, ya que atendió la convocatoria que realizó en agosto pasado el Instituto Veracruzano de la Juventud. También es diputada juvenil del XIV Parlamento de Nuevo León y del Distrito XV de Veracruz II.
Ha estado en otros estados, y se dedica a implementar iniciativas y promoverlas, indistintamente del partido político, con el objetivo de generar una concientización en cuestiones de igualdad sustantiva y medio ambiente, desarrollo sostenible y cambio climático.
Diana se decidió por la Comisión de Igualdad de Género, se enfoca en la rama de Derecho Internacional Público, así como las normas y tratados internacionales y busca concientizar y fomentar una cultura de bienestar social.
Empieza a inmiscuirse en el tema por los intercambios académicos en Sudamérica cuando estudió en la Universidad Veracruzana; allí se interesa por el Derecho Comparado de Argentina, Colombia y Chile. En aquellos lares, más del 60 por ciento de las mujeres ocupa cargos  administrativos relevantes; eso le motivó a traer esas prácticas a México.
Resalta a su maestro de Derechos Humanos, relator de Naciones Unidas, Fabián Salvioli, que le ayudó mucho a interpretar la Ley y a subsanarla.
Le gustaría ser Secretaria de Relaciones Exteriores y algún día llegar como embajadora representante de México, ante la ONU.
¿De qué trata la Iniciativa que pretende a la Ley para el Desarrollo, Equidad y Empoderamiento de la Mujer Rural Veracruzana?
Debido a los estigmas sociales que radican en las zonas rurales, la mujer es vista como ama de casa y el estudio no es importante, por lo que la mejor manera de empoderar a la mujer es por las cuestiones académicas y educativas.
Diana considera que para empoderar a las mujeres rurales es necesario adicionar el capítulo noveno a la Ley para el Desarrollo de Equidad y Empoderamiento de la Mujer Rural Veracruzana, la cual tiene 8 capítulos, de los cuales no había nada que hablara del acceso a la educación. Ello implica al artículo 24, donde establece que el gobierno tiene que hacer programas y políticas públicas para fomentar una cultura de no violencia en las 19 mil 500 zonas rurales de Veracruz, de acuerdo con el Inegi en 2020. En esas zonas, las mujeres no conocen sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales; incluso algunas de ellas no emiten el sufragio.
Propone que a través del sistema educativo en las comunidades rurales se implemente la capacitación e información que difunda y promueva las cuestiones de derecho internacional público; asimismo, pretende que las escuelas tengan agua, que a las mujeres se proporcione la higiene menstrual, pues muchas veces no hay farmacias cerca; promover la cultura de no violencia, que se erradique el matrimonio o la esterilización forzada porque esos escenarios no solamente están en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, también lo están en el estado de Veracruz, y que si bien, muchas veces son cuestiones culturales, poco a poco se pueden ir cambiando y derogando. Considera que en Veracruz es necesario avanzar en igualdad sustantiva.
Propone que el gobierno evalúe periódicamente el programa y las políticas públicas implementadas, así como en los artículos transitorios pide que dentro de los 180 días, se publique en la Gaceta Oficial del Estado las cuestiones orientadas al capítulo noveno, artículo 24.
Diana considera que no solamente se trata de igualdad y equidad, sino de fomentar una cultura  de bienestar social, englobar un todo, porque si las mujeres padecen, no puede haber paz ni bienestar en el estado. Tiene que haber un equilibrio, dentro del cual deben de estar los grupos vulnerables en el estado y a nivel nacional.
¿Por qué darle su primera iniciativa a Anilú?
Cuando tenía 14 años, recuerda a Anilú como la Presidenta de la Mesa Directiva en el Congreso del Estado. Vio su ímpetu de apoyo a todas las mujeres veracruzanas, y sus puertas abiertas; esa fue la razón por la que confió su primera iniciativa. Afirma que ha recibido mucho apoyo y consejos de la diputada al ser primeriza en la realización de iniciativas. Confiesa que Ingram Vallines le ha aconsejado en temas legislativos por lo que ya tiene otras iniciativas en puerta.
–¿Qué le dice Diana a las y jóvenes veracruzanos?
En la Política y en la Administración Pública se dice que los jóvenes somos el futuro, en sí, “los jóvenes somos el presente”; invita a las y los jóvenes que si conocen alguna situación que esté pasando en su distrito o municipio, se acerquen y redacten iniciativas, “así como yo lo puedo hacer, cualquier otro joven puede; no necesitas gran ingenio para hacerlo, hay otros temas como medio ambiente, que lo primero que se necesita es crear conciencia sobre la situación actual en que vivimos».
Muchas veces los asesores de los diputados te dicen que «no pasa, que está mal tu iniciativa” y los chavos y chavas se deprimen y dejan de hacerlo. Es importante que conozcan las Comisiones y si les rechazan sus iniciativas, sepan cómo subsanarlo. Cualquier persona puede hacer una iniciativa, desde luego que no es fácil, pero con conocimiento, indicaciones y orientación, se puede.
«Si queremos tener un mejor futuro para nuestros hijos, tenemos que tomar cartas en el asunto».

@NumerosRojos_BC
[email protected]

Lo último

Columnas