jueves, mayo 26, 2022

SEDESOL Veracruz: Compromisos que nunca terminan y cobro de moches; les diremos cómo operan

En el 2015, Guillermo Fernández Sánchez, entonces encargado de la casa de gestión del gris diputado federal, Cuitláhuac García Jiménez, se caracterizó por ser codependiente de otros y era el operador de las pocas gestiones del flamante legislador federal, quien no hizo nada por el Distrito de Xalapa y hasta asegurar que los xalapeños se rascaran con sus propias uñas. Ahora, Guillermo Fernández es el secretario de Desarrollo Social en Veracruz, encargado de los programas sociales y sobre todo, responsable de los negocios que se realizan en esa dependencia estatal. Les vamos a contar esta triste historia, de cómo los “honestos” de Cuic” hacen negocios a espaldas del gobernador de Veracruz.

Recordemos la frase célebre de Guillermo Fernández Sánchez asegurando que una familia puede vivir con $1000 pesos al mes y cubre todas las necesidades. Además, alegó tener una reducción en sus recursos para programas sociales, cuando su gasto corriente es de $300 millones de pesos. Y pensar ser normal estos absurdos comentarios de este secretario, quien es jubilado de una paraestatal, con un cargo de nivel fifí, viáticos totales, un muy buen salario y con una jubilación muy generosa que ni López Obrador la tendría.

Por eso, Guillermo Fernández no tiene la capacidad para manejar recursos para beneficio de los pobres, si en toda su vida laboral, su salario salió de los excesivos cobros de los servicios de esa paraestatal. Vemos que tiene como asesores a Roberto Sánchez Vega, señalado de no hacer su trabajo en SEDESOL y solo están preocupados por el juego político, intereses personales y la asignación de obras, incrustando sus empresas, las mismas, no ejecutan toda la obra y exigen que se les pague al 100 por ciento, como ocurre en los contratos para la compra de estufas ecológicas 2020 y 2021.

Y esta exigencia es porque la empresa ya dio su moche. Recordemos que Guillermo Fernández Sánchez tuvo un director jurídico, de nombre Héctor Rivera Castillo, quien renunció por acoso sexual y no por resolver problemas personales, así como se le olvidó al secretario de SEDESOL el favor que le hizo Rivera Castillo cuando sacó a su hijo de un problema legal. Además, existen dos subsecretarías, donde sus titulares lucen opacos, menospreciados, minimizados por las imposiciones del secretario Guillermo Fernández, quien no escucha opiniones.

Nos comenta la fuente: “En la Subsecretaría de Desarrollo Humano donde están y surgen los programas sociales, está manipulada, porque los sembradores y especialistas profesionales son colocados por diputados, presidentes municipales y/o políticos, de esta manera los programas y beneficiarios se convierten en movedores políticos, con el criterio de convenir para ellos mismos. Hasta aviadores hay en esa subsecretaría, como pago de favores políticos”.

No debemos olvidar que en  la Dirección de Mejoramiento a Vivienda, en donde está el  negocio y la raíz de la de delincuencia organizada,  encabezados por la actual directora de esa dirección,  Luz Elena Rangel Montalvo, quien estuvo de jefa del Departamento de Proyectos y Costo, de la Secretaría de Turismo en Quintana Roo, en un gobierno priista de alta corrupción y ser la misma  que  acepta regalos caros, como son bolsas de diseñadores, prendas de oro, ropa de marcas exclusivas, viajes por el interior de la República y cenas en restaurantes de alta gama, sin olvidar su camioneta BMW con un presta nombres.

Algunos contratistas se han beneficiado por la asignación de obras y han apoyado a Luz Elena Rangel Montalvo, quien antes llegaba en taxi a inicios de la administración; luego se compró su primer auto rojo en paguitos y cuando cayendo los primeros moches, pagó en una solo exhibición su nuevo vehículo y a nombre de parientes, para no tener problemas de enriquecimiento. De igual manera, su casa y departamento en Xalapa. Recientemente, adquirió unos terrenos en su natal Quintana Roo y está lotificando, a nombre de sus familiares directos para no tener problemas de enriquecimiento inexplicable.

Señalan a Luz Elena Rangel Montalvo , de ser la pieza clave de toda la delincuencia organizada de esta secretaría, al favorecer a sus empresas consentidas de amigos muy personales, como era el caso del Omar Castillo Landa, de la Constructora DARECAF SA de CV, la misma, no le faltó obra en los  dos primeros años del periodo 2019-2020 y que también pudo acomodar más constructoras  con diversos contratos, con mala calidad de obra, por el alto moche que se les pide, además de tardías entregas y argumentando que ellos estaban protegidos desde arriba.

En el 2021 le tocó la suerte al Arq. Humberto A. Espinoza Solórzano, de la Constructora Forma, Diseño y Construcción SA de CV, a quien le tocó también obra y colocar constructoras. Le gusta imponer la prepotencia, la mala calidad y que a la fecha no acaban sus contratos, cuando éstas ya fueron pagadas en su totalidad por miedo al subejercicio. La misma empresa está en espera para saber qué les toca en este 2022, porque la directora dice que tiene que pagar las mensualidades de su camioneta de lujo, de más $700 mil pesos, más seguros y tenencias, mantenimiento de su casa que no va acorde con lo que gana y el puesto que tiene.

Si bien, empresas que presentan sus propuestas de licitación mal hechas, tanto en su propuesta económica y técnica, por órdenes de la directora Luz Elena Rangel son corregidas en el Departamento de Adjudicación y Contratación de Obra, a cargo de Cuauhtémoc Sánchez y junto con sus colaboradores, Fernando Rosete, Luis A. Durán S. y José Vicentini, quienes corrigen las propuestas antes de ser presentadas, para no tener problemas en la apertura y ya adentro, se les proclamaban ganadoras. Por esos trabajos son premiados estos empleados con dinero de los moches de las empresas o con adjudicación de obra. Eso explica que todos los citados estrenaron autos nuevos y hasta remodelar sus casas, pues sus sueldos no les alcanzaría para todos esos lujos.

La misma fuente abunda: “Qué podemos decir del Departamento de Ejecución de Obra, pues ha sido maniatado su jefe de Supervisión y  en complicidad con la directora, permite que las empresas quienes se mochan, hagan trabajos de mala calidad y tardar en la entrega, el tiempo que ellos quieran, para la terminación física de sus contratos, pero no les sale gratis a esas constructoras, porque es sabido que al Ing. Antonio Barreda, en complicidad con el Ing. Manuel Ramos, el mismo que pide el dinero, lo recoge  y reparte,  les gusta y gozan de las dádivas que piden a las constructoras que van desde comidas, fiestas, regalos personales  y dinero para agilizar y sacar el recurso de sus contratos. Quienes no aceptan el pago de sobornos les van mal, pues les hacen recesión de contrato por no mocharse y por indicaciones de la directora”, lo comentan, como parte de una denuncia pública.

No es un secreto que la directora Luz Elena Rangel Montalvo se conduce de forma déspota y se siente con más poder que el mismo titular de SEDESOL, porque a los empleados de base y de confianza los menosprecia, humilla, los obliga a que se presenten cuando están enfermos de COVID y si no van, les trata de levantar actas administrativas sin fundamento legal, resaltando su nulo conocimiento del Reglamento Interno de Trabajo y la Ley Federal.

Por último, como no puede correrlos de esa manera, solo habla con el Secretario, hace su teatro y hasta a veces llora para convencerlo y así, Guillermo Fernández da indicaciones para pedirles su renuncia. Así lo ha hecho desde el inicio de su administración, ha corrido a subdirectores, jefes de departamentos, supervisores y auxiliares, pero se sabe que lo hace porque le son incómodos para Luz Elena, para seguir cometiendo sus delitos de pedir moches a las empresas y enriquecerse ilícitamente, como acusan los mismos trabajadores de SEDESOL Veracruz.

Dudas y comentarios: [email protected]

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz

Lo último

Columnas