martes, noviembre 29, 2022

La Feria de Altotonga… y de Ignacio

No baja el ritmo el Presidente Municipal de Altotonga, Ignacio Morales Guevara, y se dispone a dar inicio mañana a la Feria anual, que durará hasta el martes 10 de mayo, y que tiene previsto recibir a cerca de 50 mil visitantes, lo que dejará una derrama económica de unos seis millones de pesos, que para las finanzas de ese municipio es un verdadero maná de reactivación.

     El alcalde le está apostando al turismo como un detonante para mejorar la economía de Altotonga, y ya en la pasada Semana Santa consiguió tener más de 30 mil turistas, que dejaron a prestadores de servicios unos tres millones de pesos en divisas extramunicipales.

     Es de notar que el hermoso rincón boscoso de Pancho Poza, con su arroyo de aguas frías, saludables y cristalinas, se está convirtiendo en un lugar famoso en el estado y el país. Morales Guevara le ha apostado a la mejora integral de ese sitio y ya le rindió sus primeros frutos, pues recibió a 20 mil visitantes en el fin de semana largo de los días santos.

     La promoción de los atractivos serranos y gastronómicos que tiene Altotonga ha sido una táctica que le está funcionando a las maravillas a Ignacio -hijo por cierto de otro gran alcalde, del mismo nombre-, y es un pilar que se asienta junto con otros proyectos, como la mejora en la salud pública, el tratamiento de basura, y el impulso a la comercialización de productos primarios locales, como el café y frutos de la zona fría.

     Es de reconocerse el ímpetu juvenil del presidente altotonguense (espero que ese sea el gentilicio adecuado) pero también la capacidad que ha mostrado para mantener abiertas las puertas de la relación con propios y extraños.

     No es un secreto ni mucho menos que Ignacio Morales Guevara es uno de los activos más valiosos y cercanos al diputado Pepe Yunes Zorrilla, con el que ha coincidido desde hace años y al que siempre le ha mostrado respeto y lealtad. No obstante, como alcalde ha sabido mantener vínculos con funcionarios de la autoridad estatal, empezando por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, de quien ha conseguido diversos apoyos para su municipio.

     Nacho Morales Guevara es un genuino representante de lo que se llama el síndrome del hermano menor, que consiste en que en muchos casos el primogénito de la familia tiene que dejar el lugar preponderante al menor de los vástagos, porque éste último se formó en el esfuerzo de ser el mejor, aunque sin las condiciones propicias que tiene quien supera en edad y fue primero en arribar a la familia. Carlos, su hermano mayor, fue presidente municipal también hace algunos años e hizo una administración decorosa, que sin embargo está siendo desplazada notoriamente en sus resultados por los vertiginosos cien días que ha desarrollado Ignacio y que por lo que se ve, se multiplicarán en beneficios para su ciudad.

     No hay que perderle la vista.

sglevet@gmail.com

otros columnistas

Ahued e Hipólito

Cuidado con el cambio /3

Cuidado con el cambio /2

Cuidado con el cambio /1

Las dos marchas

Futbol y política