jueves, mayo 26, 2022

La otra versión…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz 

[email protected]

Valiéndole un serenado 10 de mayo y la opinión de miles, si no es que de millones se seres, disque pensantes, el Papa Francisco, que saltó al estrellato cuando nadie esperaba que fuera a ser él…

Se sabía que no era conveniente que el sucesor al Trono de San Pedro fuera europeo, toda vez que en el Viejo Continente las iglesias se han cambiado por restaurantes, cafeterías o bibliotecas, la gente dice creer.  Pero con tanto escándalo de dineros y pederastas que rodea al Vaticano, SA, hasta los más devotos creyentes se han desilusionado…

Las mujeres no tanto.  Pero, al no encontrar mucho sentido a su vida, “se agarran hasta de un chorro de agua” -como diría mi amigo Daniel- y los fracasos son apabullantemente mayores que los éxitos; pero no se contabilizan porque del amor, pasan a la tolerancia y a la resignación…

Y compensan su desencanto, primero, con la religión y los hijos; y finalmente encuentran lo suyo cuando son abuelas, cuando ya les vale un serenado comino lo que piensen y digan los demás…

El caso es que el sucesor de San Pedro tenía que ser de América, por ser donde el fanatismo religioso está más arraigado; y Brasil, que es el más grande tenía más posibilidades de que el próximo Papa fuera carioca…

Pero le tocó a él la responsabilidad de guiar a los que no le hacen caso, para que siga sonando la caja de la registradora del Vaticano.  El único estado del Planeta que no produce nada; o, mejor dicho, nada bueno…

El que se supone que vino a salvarnos; como que se está tardando.  Por no decir que ya es tarde y que su martirio ha sido en vano.  No poca sangre ha corrido “gracias” a sus aberrantes creencias de cielos e infiernos, de premios y castigos.  La gente es tan burra, que cree en los exorcismos; lo que sí ya de plano cae en la idolatría y el chamuco…

No obstante, seguro que el Papa argentino tiene en qué entretenerse diciéndoles a sus descarriadas ovejas, que deben de portarse como Dios manda.  Más o menos como la versión tabasqueña de acusar a los malosos con sus abuelitas…

Y uniendo la acción a la palabra, a pesar de que le dijeron que no era conveniente su escenificación de Iztapalapa, en Ucrania, se apersonó y dispuso que la cruz patibular del viernes santo, la llevaran dos mujeres, una ucraniana y una rusa.  Qué fue lo que él quería, como ya se había comentado en este mismo espacio…

Su alba presencia en medio de los combates fue un claro mensaje de paz.  Pero si al Papa no le importó que le dijeran que no era conveniente lo de las dos mujeres con la cruz, lo cierto es que tampoco nadie lo peló; porque se siguieron dando con todo…

Y si los rusos no han llegado a Kiev, es porque el interés del Kremlin no es invadir ningún territorio; es defender a sus ciudadanos rusos y pro-rusos que viven en las Repúblicas de Donbass…

Repúblicas que en la ONU nadie reconoció.  Por lo que quedaron aisladas del mundo y a su suerte -más o menos como Cuba-.  Hasta hace poco que Rusia las reconoció como Repúblicas Independientes de Ucrania; y fue cuando intervino lo que en occidente llaman invasión…

Pero lo cierto, es que ya tenían más de 8 años que le han estado pidiendo al Kremlin que intervenga, porque los nacionalistas, con mejor armamento, los estaban masacrando. Algo similar pasó en Siria, donde Bashar al Ásad tambiénsolicitó su intervención.   A los Yanquis nadie los invitó y todavía no se quieren retirar, pues custodian los pozos y se roban el petróleo…

El caso es que el Papa estuvo ahí en Ucrania; y se aventó una homilía sensacional. De partitura de domingo, pero en viernes.   No se sabía si se escuchaba a un motivador de esos que hacen libros en serie con el mismo tema -no cito nombres para no hacerles publicidad-…

Pero lo cierto es que nadie puede ser positivo en la vida sí sigue los consejos; si no se está libre de toda enfermedad.  Aunque el Papa se aventó frases casi poéticas.  Como muchas cosas de la poesía, sin sentido, pero que suenan bonito…

Juzgue Usted amable lector: “Que tu primavera sea amante de la alegría”.  O esta otra: “El uso de las lágrimas es para regar la tolerancia”.  Y otra más: “Usa las pérdidas para entrenar la paciencia” y una más, estaba inspirado “Usa tus errores para esculpir la serenidad”…

Ya de salida, se entiende que leyó al hindú Rudyard Kipling (1865 – 1936) con su “No desistas”.  Porque se la pasó apuntando lo maravillosos que somos los seres humanos y que la vida tiene sin sabores, pero que hay que superarlos siempre.  Que en eso consiste la felicidad…

Pero lo cierto es que nadie puede levantarse sonriendo y ver la vida con optimismo, si tiene alguna dolencia; algún mal.  Nadie puede ser feliz; primero, si no está sano; y segundo, si no hace lo que le gusta…

Porque la única forma de ser feliz, es hacer lo que a uno le gusta. Dedicarse a lo que se podría hacer toda la vida; aunque no pagaran por ello…

Pero en el refrito de sermón que se aventó, porque se podría adaptar a cualquier otra situación o audiencia -pues no habló para nada de la paz y cómo lograrla- lo mismo a un grupo de porristas de fútbol americano, que a los políticos del PRI…

Pero terminó diciendo: “Nunca renuncies a la felicidad, porque la vida es un espectáculo increíble”…

No tuvo que pedir aplausos, como Memo Ríos; ni quejarse de que no lo aplaudieran como Peña Nieto, porque le aplaudieron a rabiar.  Y por tratarse del personaje que es, no le pidieron a coro ¡Oootra! ¡Oootra! de puritito milagro…

Pero el argentino se retiró muy contento echándoles la bendición a todos.  La que, aquí entre nos, tampoco sirvió de nada, porque la guerra no ha terminado.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.     

Lo último

Columnas