lunes, mayo 16, 2022

Más y más pobres y sacrificados

La verdadera realidad se impone y hace sentir. Inútil ocultar, negar o minimizar hechos y evidencias: economía con insuficiente crecimiento (contracción en 2020, de casi -8%; e insuficiente recuperación en 2021, de casi 5%), frente a un sostenido crecimiento de precios, que se expresa recientemente (2021), en una inflación de más del 7%.

En resumen, por un lado, no crecemos lo suficiente; y por el otro, nos hundimos con aumento de precios y perdemos capacidad de compra

Cierto que hay esfuerzos y contados logros y avances, que se deben reconocer y fortalecer. Pero también debe aceptarse que las soluciones no llegan, para las mayorías sacrificadas. Lo cierto es que, para sobrevivir, hay que redoblar intentos y avanzar, con más y mejor efectividad.

Como siempre los hechos hablan y silencian, tanto palabras y discursos, como verdades a medias y mentiras verdaderas.

Bien se sabe que la política gubernamental económica, oportuna y efectiva, sigue poco presente o ausente. En la vida cotidiana, más pérdidas y retrocesos, limitaciones y sacrificios, para las mayorías.

Estancamiento o recesión, determinan insuficientes fuentes de trabajo, bajos salarios y contadas o limitadas prestaciones de los trabajadores; y también se nota, la falta de aliento a la inversión privada, que ocasiona la insuficiente actividad empresarial nacional y extranjera. Ni qué decir de la poca inversión pública, refugiada y, en buena medida, sustentada por deuda pública, que sigue sosteniendo irracionales e injustas finanzas públicas.

Así, con gran preocupación, se prueba y comprueba, que persisten las crisis económicas.

En efecto, siguen aquí, crecientes y más complicadas, por gobiernos que hacen poco o nada por enfrentarlas y superarlas. Gobiernos, que excepciones aparte, cada vez destacan más, en sobrellevar o no hacer nada; en simular y distraer, en la comodidad de la nómina, la complacencia burocrática y, hasta en la notoria incapacidad y corrupción. En todo gobierno se sabe que las finanzas públicas son insuficientes, mal administradas y peor vigiladas o fiscalizadas.

Y hay que insistir e insistir, se ve lo que se quiere ver, aunque esto no exista y sea solo discurso oficial de justificación o distracción. Sabiéndose de la crisis económica heredada, y de su empeoramiento y complicación en los últimos años: ¿Por qué los gobiernos no reaccionan y hacen lo que se deba hacer, para evitarla, minimizarla o atenderla, en todo o en partes? ¿Qué esperan para entenderla y atenderla, tanto en sus causas como en sus efectos? ¿Hasta cuándo van a poner en práctica, ideas y acciones pertinentes y posibles?

Respecto al gobierno actual, sin duda, se puede afirmar que hay logros y avances, particularmente en la generación de programas sociales y otras políticas gubernamentales. Pero también hay evidencias de pendientes y errores que no se pueden ni deben ocultar, ignorar o minimizar.

Sobresale caso importante y de gran preocupación, como lo es el de la inflación que permanece y crece. En efecto, en tres años y tres meses, la transformación de la inflación ya llega a 16.3% en su índice promedio, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.  (INEGI)

Debe mencionarse, que dicha medición de la inflación corresponde al índice general o promedio, pero en realidad si se quiere medir y analizar los efectos en cada grupo social, habría que considerar otro tipo de mediciones, empezando por las conocidas como: inflación subyacente; e inflación no-subyacente. O las que caracterizan la estanflación, reflación, reptante, moderada, galopante, deflación, desinflación, y otras.

Y, desde luego, hay que considerar los tipos de población afectada. Empezando por la más perjudicada por esa elevación de precios, se sabe y se ha comprobado, que perjudica más a los que menos tienen; y también, que se le conoce como impuesto a los pobres, quienes no tienen de otra que pagarlo y absolverlo, porque las compras que hacen son de subsistencia y tienen que hacerlas.  

En México 2020, casi uno de cada dos mexicanos (el 43.9%), o sea casi 56 millones de habitantes, se encuentran en situación de pobreza; y casi 8.5% se le considera en pobreza extrema, 10.8 millones. Además, la carencia de acceso a servicios de salud era de 28.2%, esto es 35.7 millones.  

Situación que se agrava y complica con: malos y peores gobiernos, crisis económicas, políticas y sociales; efectos pandémicos a partir de 2020; desequilibrios externos y presiones inflacionarias de los últimos años.

Un aspecto que vale la pena comentar y tener presente, es el del encarecimiento del gas, ya que representa esfuerzo cotidiano y una gran batalla de las amas de casa.

En México casi 8 de cada diez familias, (78%) usan gas y han visto subir su precio en 21%, al pasar de $19,53 a $23.63 por kilo, al primero de diciembre de 2018, a fines de febrero de 2022 (El Siglo de Torreón. Tomada del Universal.030422)

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/2022/mexico-acumula-casi-el-triple-de-inflacion-que-espana.html

Se dice que “el gas LP y gasolinas subieron en promedio 30%, en los primeros dos años de la pandemia, y el natural se ha elevado 90%…consumidores recuerdan que hace dos años un tanque de 20 kilos costaba 387 pesos y hoy pagan casi 500 pesos (EL UNIVERSAL.040422)

https://www.eluniversal.com.mx/cartera/pandemia-dispara-precios-del-gas…

Se habla incluso de una elevación promedio nacional de más de 20 pesos, llegando incluso a 27 en algunos estados del país.

“Los productores de maíz alertaron este lunes que los altos precios de este producto han disparado los precios de la tortilla, un ícono de la cocina mexicana y base de la dieta nacional, a máximos históricos en el pasado mes de marzo” (Palabrasclaras.050422)

REVOCACIÓN E INFLACIÓN.

Entender y atender la Economía, bien y a tiempo. ¿Dónde están los gobiernos de buenos resultados, probados y comprobados, que la complicada realidad exige?

No hay reacción oportuna y previsión efectiva, la inflación sigue y fomenta múltiples crisis. Exhibe y profundiza ineptitud y corrupción. Urge aplicar de inmediato la revocación, a los malos y peores gobernantes.

Mientras tanto, crecen pobreza e inseguridad, desempleo e informalidad. Con inflación, las mayorías siguen condenadas a mayores limitaciones y sacrificios.

-Academico.IIESESUV @RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Lo último

Columnas