lunes, mayo 16, 2022

No serán las desaparecidas quienes arruinen el Salsa Fest de Cuitláhuac

Los doce ahogados que hubo en Semana Santa le echaron a perder este lunes su cumpleaños número 54 al gobernador Cuitláhuac García. Y es que durante su conferencia de prensa no pudo presumir de saldo blanco como en otras ocasiones. Mala suerte para el mandatario estatal que estos hombres y mujeres tuvieran el mal tino de venirse a morir a Veracruz.

La cifra es extraoficial; es la hora en que las autoridades aún no dan a conocer el número de fallecidos en nuestras playas. Eso sí, todos los ahogados tuvieron la culpa de sus decesos porque “acudieron a cuerpos de agua no supervisados”.

¿Será que también las víctimas mortales se harán responsables de los asesinatos dolosos que hubo esa semana?

Entre el lunes 11 de abril y el domingo 17 se contabilizaron 30 homicidios dolosos, al menos cuatro feminicidios y tres desmembrados.  

Y ante esto la pregunta es obligada: ¿sigue siendo Veracruz “el segundo estado más seguro del país” como lo ha cacareado Cuitláhuac García que dio como fuente al INEGI?

La respuesta es no porque el gobernador tergiversó a su conveniencia los datos del INEGI.

La organización Alto al Secuestro dijo que en marzo se registraron 89 secuestros en el país. De ellos 13 ocurrieron en Veracruz que ocupa (otra vez) el segundo lugar nacional con más secuestros, sólo debajo del Estado de México que registró 16. 

Abril ha sido un mes negro para las mujeres en nuestra lastimada entidad. En los primeros 15 días se reportó la desaparición de 16 y en lo que va del año han desaparecido 195, es decir, casi dos mujeres al día en promedio.

De acuerdo con la Comisión Estatal de Búsqueda, Xalapa es la ciudad que más sufre de este flagelo con 33 desapariciones femeninas. Le siguen Veracruz con 17; Córdoba con 11; Coatzacoalcos y Emiliano Zapata con ocho y con cinco desapariciones Tantoyuca, Tuxpan, Papantla, Poza Rica y Cosoleacaque.

Con estos datos ningún estado puede presumir de un segundo lugar nacional en seguridad y menos cuando la percepción de inseguridad aumenta, como volvió a ocurrir en casi todo el territorio veracruzano.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI correspondiente al primer trimestre de este año, dice que el puerto de Veracruz, Xalapa y Coatzacoalcos ocupan los primeros lugares en percepción de inseguridad. Y de ahí para abajo casi todos los demás.  

El Observatorio Universitario de Violencia contra las mujeres de Veracruz de la Universidad Veracruzana (OUV), dio a conocer que el año anterior desaparecieron 685 mujeres. Y si a esa cantidad se le agregan las 195 desaparecidas en el primer trimestre de este año la cifra es inadmisible por lo increíble, pero por desgracia es real.

Estela Casados González, coordinadora del OUV, declaró a un medio de comunicación que en Veracruz las desapariciones se dan en mujeres cada vez más jóvenes cuya edad oscila entre los 11 y 14 años. Mientras que de las mujeres adultas sólo tienen registradas ocho desapariciones en lo que va de este año.

¿Qué hacer ante la criminal negligencia e inoperancia de las autoridades? Rezar, no queda de otra.

Sabiendo cómo se las gasta el gobernador, puedo asegurarte lector que tomará medidas drásticas. Si no pudo evitar que unas personas ahogadas le arruinaran su cumpleaños, no va a permitir que unos cuantos cientos de mujeres desaparecidas le echen a perder su Salsa Fest 2022 en Boca del Río, al que le está echando todas las ganas.

Nomás eso faltaba.

[email protected]

Lo último

Columnas