miércoles, agosto 10, 2022

Doce años de libros, artículos y continuamos (I)

Israel.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

La pandemia covid-19 nos ha enseñado que nuestras vidas son muy frágiles, en estos dos años de pandemias murieron varios amigos cercanos, muy cercanos; es por ello que hoy más que nuca aprendimos a valorar el tiempo y, sobre todo, aprovecharlo. Aprovecharlo porque cualquier instante puede ser nuestro último suspiro, nuestras últimas palabras, nuestras últimas lecturas, nuestras últimas escrituras, nuestros últimos abrazos, nuestras últimas miradas, nuestros últimos pensamientos. Cada quien desde sus intereses, preferencias, gustos, costumbres, educación, aficiones, posibilidades, trata de utilizar lo mejor posible el tiempo, en lo personal, la lectura es uno de las actividades que más disfruto hacer, semanalmente (con previa programación) leo un libro para después escribir el artículo, esta actividad hace que disfrute mi tiempo, me posibilita vivir muchos tiempos y compartirlos con todos ustedes, si vosotros me regalan un pequeño tiempo, ahora mismo les comparto el mío.

Fue en mayo de 2010 cuando inicié el proyecto de escribir artículos culturales semanalmente, los temas abordados eran sobre libros, autores, pero sueltos, conforme avanzó el proyecto el diseño fue cambiando; adquirió una metodología en la selección de autores y libros, una programación y planificación, señalaré un ejemplo: En 2014 se estaban recordando y conmemorando los natalicios de José Revueltas, Octavio Paz y Efraín Huerta. En ese año un mes lo dediqué a Octavio Paz y otro a José Revueltas, recuerdo que el título que utilicé en los cinco artículos que escribí sobre los libros que leí de Revueltas fue: “Revueltas el revolucionario.”[1]

Y así, mes a mes se van seleccionado autores, libros, con una rica variedad de géneros literarios, temas, teniendo como objetivo central nunca dejar de aprender, conocer, difundir la literatura de nuestros tiempos y de otros; porque la literatura nos retrotrae, y esas evocaciones que anhelamos, soñamos o deseamos, nos sirven para enfrentar los males de nuestros tiempos, sin olvidar que la literatura nos permite vivir muchas cosas que en la vida ordinaria nos sería imposible vivir, con la literatura podemos viajar, situarnos en otras épocas, conocer todo tipo de historias, y algo único e inigualable; podemos platicar de tú a tú con Platón, cuestionar el destino del hombre en las tragedias de Sófocles, al leer o releer El Quijote, prácticamente lo estamos reescribiendo junto a Cervantes, ¡Qué momentos de incertidumbres no viviremos al lado de Jean Valjean! mientras escapa de las persecuciones de Javert en Los Miserables de Víctor Hugo.

Leer nos hace personas libres, con menos prejuicios y más tolerantes, vivimos alejados de los fanatismos, dogmatismos. En esencia, leer es una cosa maravillosa, fantástica, única e inigualable. Al llegar a estos doce años de lectura y escritura, por ahora lo que puedo decir es que mientras tenga vida, salud, y la posibilidad de hacerlo, la lectura y escritura seguirá siendo parte importante de mi vida. Y precisamente para festejar estos doce años de crítica y difusión literaria ininterrumpida, lo haremos acercándonos al escritor mexicano José Revueltas, uno de los escritores más polémicos de los últimos tiempos; hombre rebelde, inconforme, crítico, siempre fue contracorriente, en su larga trayectoria nos legó una amplia obra literaria, en esta ocasión nos acercaremos a José Revueltas el dramaturgo e iniciamos con la pieza teatral titulada: “Israel”.

José Revueltas constantemente estuvo a favor de las causas nobles y en defensa de los oprimidos, su posición crítica lo llevó varias veces a la cárcel. En la obra literaria se refleja claramente su firmeza contra los autoritarismos y el racismo, de hecho, la pieza teatral “Israel” tiene como tema central el racismo entre negros y blanco en Estados Unidos, de manera general narraré la historia. La pieza se compone de tres actos, todo sucede en algún lugar de Texas, en Estados Unidos, es una obra pequeña, la historia es sencilla, clara, sin tantos recovecos, empero, con una temática absolutamente vigente, sin dejar de mencionar que fue la primera obra de teatro de Revueltas publicada en 1948, los personajes principales son: “Mamá Smith, 65 años, madre de Israel. Celeste Smith, esposa de Israel, 40 años. Rebeca y Esaú, Hijos de Israel y Celeste, de 17 y 20 años, respectivamente. Jimmy Gonzáles, mexicano de 21 años. Tío Eleazar, hermano de Mamá Smith.”

Casi todos los personajes son de color negro, la excepción es Jimmy González, este joven es blanco y de origen mexicano. La historia inicia con la preparación de una fiesta de despedida de la familia Smith. Los Smith después de padecimientos, sufrimientos, muertes, pobreza, han decidido dejar Amapola Village e irse a vivir a Florida en busca de un mejor porvenir. Rebeca previo a la fiesta le confiesa a su madre y abuela que para la despedida ha invitado a su novio, ya que viene a pedir su mano para casarse con ella, lo inesperado para la familia resultó que el novio es Jimmy González e inmediatamente se opusieron a este noviazgo, no tanto por ser mexicano, sino por su color de piel:

Celeste: Ni tu padre ni tu hermano estarán de acuerdo. (muy inquieta). Será mal visto por los nuestros…y por los otros. Mamá Smith (con enfado a Rebeca): ¿Qué diablos puedes ver en un blanco? ¿Acaso sus pelos lacios estirados? ¿Su horrorosa piel muerta? ¿Sus labios insípidos? ¿Su cuerpo sin sangre que no despide siquiera ningún olor? ¡Búscate un muchacho igual que tú! ¡Igual que todos nosotros! ¿Qué clase de descendencia tendrías con un paliducho blanco, apagado y frío como la luna?”

Rebeca defenderá firmemente a Jimmy, ella afirma que se aman y que él es un joven bueno, que no odia a los de su color. Alrededor de esta historia de amor, en la obra vamos conociendo el terrible problema del racismo; muertes crueles, enfrentamientos, violaciones de uno y otro bando, por supuesto que teniendo enormes desventajas los de color negro en el trato ante la ley, y cuando están a punto de llegar los invitados a la fiesta de despedida de los Smith, de pronto, se descubre la muerte de una mujer llamada Pegyy, esta mujer es de color blanco y los principales sospechosos de su muerte son Jimmy González, Israel, Tío Eleazar, y así llegamos al segundo acto.  

En el segundo acto, Israel, Jimmy, Tío Eleazar, Jonathan Lincoln (amigo de la familia Smith) se encuentran en la cárcel, la sentencia para los de color negro es pena de muerte y para Jimmy quince años de prisión. Jimmy intenta convencer a los compañeros de cárcel que no lo vean como enemigo, que él los ve como hermanos y familiares de su amada Rebeca; al final, Jimmy logró convencerlos y todos aceptaron el plan de intentar escapar de la prisión y huir para México. Mamá Smith, junto a sus nietos Rebeca, Esaú y su nuera Celeste, esperan peligrosamente en un oleoducto petrolero la llegada de los fugitivos, digo peligrosamente porque si los guardias se enteran que los presos están escapando por el oleoducto, abrirán las compuertas y todos morirán ahogados en petróleo.

El final de la historia se encuentra en el tercer acto, lo dejo abierto para su lectura, y aunque la historia puede parecer sencilla; la crítica que sostiene José Revueltas contra esa sociedad racista es puntual, directa, necesaria y hoy más que nunca resulta vigente, basta voltear a ver cómo viven y son tratados los migrantes mexicanos, la construcción del muro del expresidente Trump es un claro ejemplo.  

Correo electrónico: miguel_naranjo@hotmail.com

Twitter@MiguelNaranjo80

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.


 

otros columnistas