miércoles, agosto 10, 2022

Doce años de libros, artículos y continuamos (II)

Lo último

El cuadrante de la soledad.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

La lectura nos permite ir conociendo autores, libros, géneros literarios, y con el paso de los años vamos aprendiendo parte de su pensamiento, visión, crítica. En el caso particular de José Revueltas, en estos años me he acercado a sus novelas y cuentos, en lo personal considero que sus obras más importantes se encuentran en el género novelístico, sin embargo, conforme seguimos conociendo sus obras podremos encontrar vasos comunicantes en toda su producción literaria, temas como la corrupción, la desigualdad social, el vacío, la soledad, son temas recurrentes en las historias de Revueltas e incluso en momentos su posición podría parecernos desesperanzadora, pero la lectura nos enseña que son historias realistas, y esto lo analizaremos en su pieza dramática titulada: “El cuadrante de la soledad”.

La pieza teatral fue publicada en 1950 y provocó todo tipo de polémicas y reacciones contra Revueltas, fue tan fuerte la crítica que el autor decidió que la obra dejara de representarse y el libro no se vendiera, el escritor José Joaquín Blanco sobre la pieza declaró: “Muy compleja y variada, casi cinematográfica, con múltiples escenarios y abundancia de pequeñas tramas entrelazadas”. Sobre la polémica mencionada recomiendo un extraordinario ensayo de Alessandro Rocco[1], por ahora vayamos a conocer una pequeña parte de la historia.

Como bien lo escribió el maestro José Joaquín Blanco, la obra tiene múltiples escenarios, varios personajes y lo interesante es que al final todos están relacionados. Esta multiplicidad me da la oportunidad y facilidad de narrarles en el orden e interés de mi preferencia. Se abre el telón: Enrique Fuentes es un prestigiado maestro del Colegio para Varones y Señoritas, este profesor está enamorado de Alicia, una bella joven de 19 años de edad y alumna de Enrique. Mientras disfrutan sus momentos de pasión, los amantes están preocupados por la situación que viven debido a que alguien descubrió su amorío:

Enrique: ¿Qué podemos hacer? Ponte en el caso que confesáramos la verdad, toda la verdad. Alicia: ¡Sería imposible, Enrique! ¡Te amo demasiado! Y no es solo tu carrera, tu posición, tu esposa. Sino que eso terminaría nuestro amor. Enrique: Cierto. A los amantes les importa más su amor que su verdad… Alicia: Nosotros viviremos. Tú y yo viviremos, hundidos en la existencia hasta el fondo, hasta abajo. Nos ensuciaremos de vida.” (El subrayado es mío.)

Alicia le confesó a Enrique que habló con su papá Evaristo y le dijo la verdad. Evaristo es íntimo amigo de Próspero quien es Rector del Colegio, tan íntimo que la madre de Alicia llamada Evangelina en su juventud fue amante del Rector, y aunque Evaristo se enteró, pudo perdonar a su esposa y guardarse muy adentro el secreto. Próspero (quien puede ser el verdadero padre de Alicia), está muy interesado en ayudar a Evaristo; traman un plan, opciones hay muchas, una de ellas es desprestigiar al profesor y correrlo, a esto hay que agregarle que Eduardo, quien es discípulo y admirador del profesor Enrique fue quien descubrió el amorío entre profesor y alumna, Eduardo para proteger la imagen de su admirado maestro hizo como que él intentó violar a Alicia para que no fuera descubierta la verdad.

Nos salimos un poco de la pasión de Enrique y Alicia, y nos vamos a una calle de la Ciudad de México denominada del Cuadrante de la Soledad, porque allí está la iglesia de la soledad, el café Shangai, el edificio del hotel de la soledad, un gimnasio, y en estos lugares todos los personajes actuarán, incluyendo la pareja de enamorados, por supuesto que su estancia no es en la iglesia, se pasan horas y horas en el hotel. Un personaje que ronda por todos los lugares y que tiene relevancia en la historia es la prostituta Colombina, una mujer que en momentos representa la decadencia de una vida y no sólo por ser prostituta, también se percibe en su historia la frialdad en el trato de una sociedad deshumanizada, inmisericorde, sociedad que le ha enseñado que la frase sagrada: “Amaos los unos a los otros”, debería ser cambiada por: “Temeos los unos a los otros.” 

La única persona que ayuda y comprende a Colombina se llama Malena, por cierto, Colombina es una mujer de 70 años. Malena la ayuda, le quiere dar un espacio en el hotel para que duerna, empero, Malena tiene un inconveniente llamado Ruperto, este despreciable personaje es amante de Malena, mejor dicho, vividor de Malena, además, Ruperto vende drogas y está preparando la disolución de una huelga, el plan es encender la zona de los huelguistas mueran quienes mueran, esto incluye gente inocente, niños, Ruperto trae acuerdos con la policía y otras personas.

Kity es una mesera del café Shangai, la joven tiene 24 años de edad y padece fuertes problemas de drogadicción, se inyecta heroína y acaba de conocer a Eduardo, sí, Eduardo el joven idealista que se auto acusó de intentar violar a Alicia con tal de salvar el prestigio y trabajo de su admirado profesor Enrique. Eduardo quiere a Kity, de hecho, con ella perdió su virginidad y se esfuerza por salvarla del mundo de las drogas. Eduardo le dijo a Kity que dos señores de negros le llevarán un dinero, le pide que lo tome y con ese dinero podrá iniciar un tratamiento en una clínica que la ayudará a rehabilitarse, lo intrigante es que los señores de negros son Evaristo el padre de Alicia y Próspero Rector del Colegio.

Cuando estos personajes de la “alta suciedad” esperan en el café Shangai a Kity, se encuentran con la pobre Colombina, esta desdichada mujer que en su juventud fue guapa y se acostó con “grandes políticos”, entre ellos, gobernadores, senadores, empresarios, reconoció a Evaristo, le recordó que ella le salvó la vida quitándole la pistola de la cabeza al momento de quererse suicidar el día que supo que su esposa lo engañaba, ahí mismo Evaristo le confesó a Próspero que él siempre supo que su esposa lo había engañado con él. 

Cada historia es atrapante y todas se van relacionado, de pronto, el joven Eduardo aparece ahorcado. Kity culpa a los dos hombres de negro. Colombina será una de las principales testigos de los hechos, realmente los hombres de negros son inocentes de la muerte de Eduardo, aunque tienen un terrible remordimiento de conciencia. Ruperto aprovechará todo esto junto con la policía para justificar sus proyectos contra la huelga…dejo abierto el telón para que lean la historia, por ahora concluyo que no es negativismo, ni pesimismo declarar de acuerdo al mensaje de José Revueltas: “Temeos los unos a los otros.” 

Correo electrónico: miguel_naranjo@hotmail.com

Twitter@MiguelNaranjo80

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.


[1] http://cmas.siu.buap.mx/portal_pprd/work/sites/filosofia/resources/PDFContent/1159/02.pdf

Relacionados

Columnistas