domingo, junio 26, 2022

¡Señor!, por favor, hazlos entender

CUANDO la razón se ausenta, la ley favorece al poder establecido, y la incapacidad los vuelve necios, no queda otro remedio que encomendarse al señor, sí a Dios, porque parece que en estos momentos es la única instancia a la cual todo veracruzano, puede y debe acudir.

Apenas conocida la noticia de que el Estado, se queda con la administración del Acuario de Veracruz, luego de la expedición del decreto correspondiente, cuando ya se tiene noticia de otro suceso parecido por la forma de proceder. Se trata de otra clausura, según se tiene entendido, de la construcción de un nuevo centro comercial en la zona de las ánimas, cuyo terreno se comenzó a compactar hace apenas unos días y que resulta ser, además de necesario para esta parte urbana de la ciudad, una buena fuente de empleos para los trabajadores de esta capital veracruzana.

Esta vez, ha sido la instancia federal, a través de la Semarnat, quien se ha presentado, de acuerdo a los informes obtenidos, para detener las obras en proceso, debido, según se sabe, a posibles efectos negativos para el medio ambiente, alegándose por parte de quienes buscan frenar esta importante inversión privada, el peligro inminente de desaparición de algunas especies de la fauna silvestre que ahí se resguardaban. La verdad de las cosas es que se trata de un terreno de pocos y pequeños árboles, unas cuantas plantas de café que han resistido el paso de los tiempos y un disperso monte que rodea toda la zona urbana de las ánimas y los fraccionamientos Monte Magno, y la Marquesa.

Estas acciones de la autoridad federal, contrastan con las autorizaciones que se han generado en la zona maya donde se construye el tren de la necedad, derribándose millones de árboles pertenecientes a la selva y cuyas maderas son transportadas a otros países del sur de México, donde se supone que se mueven intereses económicos muy fuertes, salpicando, necesariamente a las instancias federales que sin recato alguno han dejado que esta inmensa obra, por el desastre ecológico que presenta, continúen, tan solo por tratarse de un proyecto presidencial, mientras que aquí, en unas cuantas hectáreas que ya cuentan con toda la documentación necesaria, es detenida por la presencia de ambientalistas que no conocen, ni siquiera, las dimensiones del terreno y el uso para el cual están destinadas.

Sin embargo, como en el caso del Acuario de Veracruz, aquí también ha salido a relucir el cobre de quienes intentan detener la obra, respaldándose por la protesta de unas cuantas personas.

                                              ———————————

UNA BUENA NOTICIA.

RESULTA QUE LA FISCALÍA general del Estado, a cargo de Verónica Hernández Giadans, se apunta un éxito más en su responsabilidad de perseguir a los delincuentes, atrapando, hasta donde se sabe, a uno de los que participaron en el homicidio de las periodistas de Cosoleacaque, Veracruz, Yessenia Mollinedo, y Johana García, perpetrado recientemente y que ha generado la protesta a nivel local, nacional e internacional.

No se sabe, a ciencia cierta, si este acontecimiento cuenta con el respaldo probatorio suficiente, pero lo importante del caso es que la autoridad ya comienza a reaccionar positivamente ante la ola de asesinatos que se dan, no tan solo con el sector periodístico, sino en términos generales.

Se espera que las acciones de la fiscalía, se encuentren debidamente fundamentadas para poder determinar la responsabilidad de quien ha sido detenido y ponerlo a disposición del juez correspondiente, pues se trata de un caso muy comentado, independientemente de que es parte de todo el acontecer violento de Veracruz.

De llegarse a corroborar la verdadera participación de la persona que ha sido detenida, la fiscal, Hernández Giadans, se habrá de apuntar una buena calificación en su responsabilidad, que no deja de ser cualquier cosa.

                                            ———————————-

EL ESTADO, SE SALE CON LA SUYA.

PUES NADA, QUÉ DE LA NOCHE a la mañana, el gobierno de Veracruz, resuelve el caso del Acuario de Veracruz, ordenando, en una sola acción, la extinción del fideicomiso que se encargaba de administrar este lugar.

Nada de diálogo ni acuerdos, haciendo tronar su propio chicharrón, el Gobernador del Estado, Cuitláhuac García Jiménez, desecha de plano la administración particular de este centro turístico y lo entrega, como era la verdadera razón de todo esto, a la propia Procuraduría del Medio Ambiente del gobierno estatal, con el consabido peligro de que puedan desaparecer las especies que ahí se resguardan, además de echar a perder una buena administración.

Por lo pronto, seguramente, quienes garantizarán el buen funcionamiento del Acuario, serán, sin duda, los actuales trabajadores de ese lugar, pero cuidado, porque sabiendo como funciona la cuarta transformación, no tardarán en ir sustituyendo a los actuales responsables por otras personas no calificadas, a quienes se les morirán, no tan solo un manatí, sino toda la fauna marina que ha sido el espectáculo que todos quieren admirar.

Por cuánto a lo económico del asunto, no ha faltado quien afirme que hay de por medio el interés del Estado, en los varios millones de pesos que se encuentran en juego, los cuales serán buenos para las próximas campañas políticas.

                                             ———————————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx              Whatsapp: 2281-61-46-57

otros columnistas

México, en un caos

Ebrard, ¿se rebelará?

¿Terminó la pesadilla?

Quietos, en el PRI

Las venganzas personales