miércoles, agosto 17, 2022

¡Viri!.. #exigimoslarenunciadecuitlahuacgarcia

Luego del brutal fracaso en el caso Viridiana Moreno Vázquez, quien de
estar “bajo resguardo” de la Fiscalía, aparece violada y desmembrada en
las playas de Chachalacas, la exigencia ciudadana es que renuncie el
gobernador Cuitláhuac García.

¡Que pida licencia!

No lo queremos por más bendito que esté. Ni que sea de los mejores
mandatarios a nivel nacional, ni el más honesto o de lo mejor que haya
tenido Veracruz en su historia.

Menos que al Peje le recuerde y lo compare con don Adolfo Ruiz Cortines.

El reclamo ciudadano es que simplemente se vaya.
Que se retire con su descompuesta familia y dejen de enchinchar y seguir
saqueando al erario su papá, hermanos, medios hermanos, primos
hermanos, tíos y toda esa caterva de abusivos que en menos de cuatro
años de gobierno hicieron del nepotismo un orgullo.

Que se vaya y se lleve con él a esa banda de incompetentes.

Que nunca más volvamos a saber de la Fiscal General, Verónica
Hernández Giadans y sus ligas criminales; que olvidemos para siempre el
repetido daño que ha hecho a Veracruz su secretario de Gobierno, Eric
Cisneros y no sepamos más del rarito Roberto Ramos Alor, quien
escondió un millón de medicinas para combatir el cáncer.

Demos vuelta a la página de las aventuras y fantasías del Secretario de
Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado y juremos, por esta, que
ya no queremos saber más de ese rapaz Procurador del Medio Ambiente,
Sergio Rodríguez Cortés, ni del analfabeta funcional, Juan Javier Gómez
Cazarín, cabeza del Poder Legislativo.

Menos de la incompetente responsable del Poder Judicial, Isabel Inés
Romero Cruz, rodeada de jueces venales y esa tan perversa como experta
en desvío de dinero, Johana Marlén Bautista.

Que toda esa banda se retire y no se repitan casos tan dolorosos como el
vivido con Viridiana Moreno Vázquez, quien después de estar bajo
resguardo de la autoridad, según el gobernador Cuitláhuac García
Jiménez, aparece muerta y mutilada.

Una mezcla de dolor y rabia se vivió la medianoche de ayer cuando la
ciudadanía observaba y se sumaba a la desgracia familiar luego que
Periciales daba cuenta a los padres de Viridiana, madre de un menor de
10, que la desaparecida el pasado miércoles, en efecto, estaba bajo
resguardo, pero muerta y desmembrada en un refrigerador.

Fue un cuadro muy doloroso que hoy levanta a la ciudadanía en protestas
y marchas; en manifestaciones de solidaridad y exigencia de justicia; en
repetido reclamo de que ha llegado el momento de que el gobernador
salga por la puerta de atrás de Palacio y nunca más regrese.

Cuitláhuac García nunca debió haber abierto la boca para afirmar que
Viridiana estaba “bajo resguardo”, menos pretender embarrar su mierda
en los periodistas al acusarlos de tergiversar su declaración, cuando
vergüenza le debería dar la escalada asesina desatada contra hombres y
mujeres periodistas.

Esta mañana, la familia de Viridiana da sus razones para no aceptar la
versión de la Fiscalía ni los restos de su hija.

  1. Porque el gobernador Cuitláhuac García dijo que estaba
    resguardada y que él mismo atendió el caso aunque después,
    mediante un comunicado culpó a los medios de distorsionar sus
    declaraciones.
  2. Porque peritos de la Fiscalía les dijeron que las pruebas de ADN
    tardan de 15 a 20 días, pero que por tratarse de su caso la prueba se
    hizo de inmediato.
  3. Porque los restos que presuntamente corresponden a Viridiana
    estaban irreconocibles; solo eran pedazos de carne cercenados
    exhibidos en catálogos y faltaban piezas.
  4. Porque Veracruz apila casos donde a las familias les quisieran dar
    restos de animales para dar carpetazo.
  5. Por las inconsistencia en la búsqueda.

Muchas más razones más se exponen en estos momentos de enojo familiar
y ciudadano, sin embargo, el agravio solo podrá resarcirse en el momento
que Cuitláhuac renuncie y se abra una investigación de como estuvo eso
del “resguardo”.
El Cuícaras, como cariñosamente le decían sus amigos, como los peces,
que no del Acuario, por la boca habrá de morir.
Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

otros columnistas