miércoles, agosto 10, 2022

Crisis de gobernabilidad = crisis partidista

O P I N I O N


Por Mario Javier Sánchez de la Torre


No cabe la menor duda que en el país estamos viviendo momentos muy difíciles. La situación económica mundial de la que por obvias razones México no puede ser ajeno, la gran inseguridad que afecta a todos los mexicanos y que cada día que pasa va en aumento y en el aspecto político además de las violaciones a las leyes electorales que a diario hacen las corcholatas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), también tenemos la crisis que se está dando en los principales partidos políticos que funcionan a lo largo y ancho del territorio nacional.


En un momento dado se puede pensar que lo que está sucediendo en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que también se está presentando en el de Acción Nacional (PAN), son maniobras orquestadas desde Palacio Nacional con toda la intención de quebrantar a la oposición, en otras palabras, la alianza Va por México, que hasta el momento por lo que corresponde al trabajo en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, a los partidos de oposición les ha dado excelentes resultados.


Alianza que de continuar funcionando seguramente se fortalecerá lo que por ningún motivo conviene al gobierno y partido de la indebidamente llamada cuarta transformación (4T), sobre todo si llega a darse para el proceso electoral del interesante 2024.


Así tenemos que por lo que toca al PRI, que tiene bajo su presidencia el controvertido Alejandro Moreno Cárdenas, a “Alito” después de la reunión que hubo con algunos de los expresidentes y priistas distinguidos, en lugar de que las cosas mejoraran, empeoraron. Muestra de ello es la negativa del Presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) a volverse a reunir con ellos, si no es dentro de un Consejo Político, instancia partidista en la que tiene mayoría de adeptos.


Pero independientemente de la condición para poder continuar reuniéndose, lo más grave que está sucediendo al interior del otrora invencible tricolor, es la división que ya se dio y amenaza con crecer que a nada lo llevará. Solamente hay que recordar cuando su ex presidente Roberto Madrazo, lucho por alcanzar la candidatura presidencial la forma en que ataco a su contrincante, destruyéndolo, pero también deteriorando al PRI. Situación que se ve venir lamentablemente, en la que otra vez está inmiscuido Roberto Madrazo, un priista desprestigiado, perdedor en elecciones, con poca calidad moral y que ya demostró que cuando quiere algo, no le interesa lo que debe hacer, contra quien y lo más grave, a quien puede lastimar, que puede ser el PRI nuevamente. Pero los ex presidentes y los militantes distinguidos que desean la salida de “Alito” por considerar que no está cumpliendo como debe, tienen el suficiente colmillo para poder sacar adelante esta situación, de la que depende en gran parte el futuro del priismo en la vida política de México.


Por lo que corresponde a Acción Nacional, la situación no es fácil, pero no tan grave como lo que pasa en el Revolucionario Institucional. Seguramente a la brevedad resolverán las inconformidades con Marko Cortes y continuaran adelante, pues de no hacerlo así, saben que sería un grave error. Son la segunda fuerza política del país y seguramente no la quieren arriesgar y sí aumentar. Y saben que con divisionismos internos nada ganaran.


Pero independientemente de las inconformidades en los partidos citados, tenemos que a partir de la semana pasada una parte de la dirigencia de Morena, integrantes de la Convención Nacional Morenista, entre los que están parte del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), consejeros nacionales, dirigentes de los estados y fundadores de Morena, solicitaron las renuncias de Mario Delgado y Citlalli Hernández, a quienes acusan de haber emitido una convocatoria para la dirigencia de Morena amañada. Convocatoria que ya fue impugnada.


Como puede apreciarse en lo expuesto, todo indica que además de las calamidades mencionadas que se deben a la falta de gobernabilidad que hay en el país, también se está presentando una crisis en los institutos políticos de mayor importancia en México. Lo que quiérase o no aceptar, es sin mayores análisis, además de la crisis de gobernabilidad que estamos viviendo, la crisis social a lo que nos ha llevado la falta de un gobierno eficiente. Usted qué OPINA, estimado lector. Hasta el viernes. noti-sigloxxi@hotmail.com (Fech. Púb. Lun. 27-junio-22)

otros columnistas