lunes, agosto 15, 2022

Llegar a los 70

Don Eugenio Carreón fue un hombre lúcido y de movimiento ligeros y seguros hasta el momento de su muerte, que le ocurrió a los 96 años cumplidos, en los brazos de su hijo médico Rafael. En la sala de espera del laboratorio en donde le harían unos análisis urgentes, cayó como un pajarito de ésos que mueren por la desazón del amor, él que siempre estuvo tan lleno de vida.

     Me decía a sus años que no le gustaba ir a cobrar el cheque de su jubilación porque en la cola encontraba a puras personas entradas en los 70 años, llenas de tristezas y achaques, de limitaciones…

     —Si siguen así con tantas quejas y lamentos, qué les va a quedar para los próximos 20 años, en lo que llegan a mi edad —les reclamaba.

     Don U, como le decíamos con cariño, fue un basquetbolista legendario que con sus hermanos formó un equipo que ganó para Aguascalientes el campeonato nacional de 1931. Por eso y otras razones la cancha estatal de basquetbol de Aguascalientes se llama Gimnasio Hermanos Carreón, a mucha honra.

     Don Eugenio fue el primer profesor de educación física del estado y obtuvo también el cariño de sus semejantes por su bonhomía y su gran sentido del humor.

     Quien siga la filosofía de vida de Eugenio Carreón podrá pensar que llegar a los 70 años es casi como comenzar una nueva vida; es empezar una nueva aventura. Hay quienes piensan como ancianos y se sienten tales desde edades muy tempranas, y otros como don U siguen vigentes y productivos hasta el último suspiro.

     Gracias a esa actitud, en la literatura tenemos grandes obras que fueron escritas porque sus autores no se dejaron vencer por los años.

     El padre dela literatura rusa, León Tolstoi (1828-1910), escribió una de sus mejores novelas, Resurrección, en 1899, a los 71 años, y Víctor Hugo, su similar para la literatura francesa, en 1874 empezó a escribir, a los 72 años, una trilogía de novelas sobre la Revolución Francesa de la que pudo concluir la primera, llamada Noventa y tres, después de que había coronado sus siete décadas de vida con un libro de poemas, El año terrible.

     En la literatura española, don Félix Lope de Vega y Carpio (1562-1635) todavía andaba por el siglo XVII escribiendo poemas a la que era una edad muy avanzada para la época, como La Gatomaquia (1634), Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634) y La Vega del Parnaso (1637).

     Tal vez el caso más ejemplar es el del portugués José Saramago (1922-2010), quien escribió la parte más sustancial de su obra ya grande. De ahí provienen Ensayo sobre la ceguera (1995), Todos los nombres (1997), El hombre duplicado (2002), Ensayo sobre la lucidez (2004), Las intermitencias de la muerte (2005), El viaje del elefante (2008), Caín (2009) y tres capítulos de Alabardas (2014) su última novela.

     Don Alfonso Reyes (1899-1959) y Octavio Paz (1914-1998) son dos cumbres mexicanas que produjeron hasta el final mismo de sus vidas.

     Y no podemos olvidar a Jorge Luis Borges (1899-1986), que escribió después de sus 70 Elogio de la sombra (1969), El informe de Brodie (1970), El libro de arena (1975), La memoria de Shakespeare (1989) y Nueve ensayos dantescos (1982).

     Así que considero que aún me queda cuerda… y ánimo.

sglevet@gmail.com

otros columnistas

Don Onesto

Las y los

Poemínimos de Huerta

Dúctil o maleable

Endogamia y exogamia

El hospital de Misantla

Zarco, a favor de Nahle