lunes, agosto 15, 2022

Loret de Mola defiende del bullying a Jesús Ernesto, pero le pega hasta con la cubeta a su padre López Obrador

No se necesita ser soez para poner en su lugar a los soberbios, la palabra, dice la Escritura, es una espada de dos filos que defiende y ofende sin que el sujeto se dé cuenta, y si se da cuenta, pues ya es tarde. El periodista Carlos Loret de Mola con una dialéctica precisa, en su columna de El Universal, defiende al hijo de López Obrador de los ataques de los adversarios de su padre. «No hay manera de justificar los repetidos y crecientes embates contra un adolescente al que se le somete a un ataque permanente», señala el comunicador para después hurgar en las razones que pudieron tener esos que le hicieron bullying al hijo del presidente. «No importa cuál sea la motivación. Si su papá, el presidente de México, ha sido un mal gobernante, no es culpa de su hijo. Que López Obrador haya despreciado las quejas de los niños con cáncer no otorga licencia para vulnerar los derechos de otro niño. Si hay quien considera que la esposa del primer mandatario ha sido poco empática con la desgracia que sufren las familias que perdieron a sus hijos frente al covid, o frente a los niños que perdieron a sus familias por lo mismo, el reclamo no debe traducirse en hacerle bullying a su hijo. Si el papá cerró las estancias infantiles y las escuelas de tiempo completo, si el régimen ha fracasado en proteger a las niñas víctimas de violaciones y feminicidios, si la torpe estrategia de seguridad del gobierno ha generado episodios de tragedia infantil como la masacre de los niños Lebarón, si la 4T ha ensalzado a abusadores de menores como Naasón Joaquín, eso no justifica el ataque contra un menor. Si el obradorismo fue salvaje en sus agresiones a las hijas del expresidente Peña Nieto, tampoco eso valida la venganza». Le dio hasta con la cubeta, pero dejó en una esquina, a salvo, al hijo.

El extorsionador de restauranteros, “amigo” de José Ramón López Beltrán. Sigue operando y nadie lo detiene

Interesante y grave lo que señala el periodista Salvador García Soto en su columna de este martes. Al parecer en la Ciudad de México, donde la extorsión a restaurantes y bares está a todo lo que da, algunos sujetos, aprovechando la amistad o cercanía que tienen con personas del poder, se han dedicado a hacer de la extorsión un negocio muy lucrativo. Señala el periodista Salvador García Soto el caso de «Héctor Rubén Alcántara Nava, un joven de 38 años de edad, apareció un día en un antro de Polanco acompañado de José Ramón López Beltrán y su esposa Carolyn Adams». Después de esa visita con el hijo del presidente y de su nuera, Alcántara Nava regresó a ese negocio para ofrecer protección a los dueños de ese bar y de otros negocios. «Les habló de sus conexiones políticas “al más alto nivel de la 4T” y les pidió pagarle 200 mil pesos mensuales a cambio de que no les cerraran el lugar». Así lo hicieron los restauranteros hasta que se hartaron del cobro de piso y denunciaron ante las autoridades al extorsionador al que le pusieron un cuatro. Pero alguien le dio un pitazo a este sujeto, que se decía influyente y que mostró fotos con el mismo presidente al que llamaba su tío. Señalan los restauranteros que el tipo sigue operando, pero que ahora ya con la amenaza de que, si no pagan piso, entonces los de la Unión Tepito son los que iban a acudir a cobrar por él. Lo grave del tema es que, aunque se sabe quién es y que tiene una denuncia por extorsión, no lo detienen. Tal vez sí es tan influyente como dice y en una de esas hasta José Ramón López Beltrán es su primo.

Desde Perote opera Juan Luis Arciniega, empleado de regidora de morena Judith Páramo Roa, ataca a medios de comunicación del sur

Desde el sur de Veracruz nos llega información de un ataque constante a los medios de comunicación, particularmente al portal El Corredor Info, que hace unos días dio la primicia sobre la captura de Beto Piña, líder del Cártel de los Piñas, aliados del Cártel de Jalisco Nueva Generación. Una vez que se dio a conocer esta información, el abogado Juan Luis Arciniega, empleado de la regidora de Morena, Judith Páramo Roa, ha “llamando a personas en sus redes sociales a meter reportes masivos para que la página sea cerrada, pues según él, se hace mal periodismo”. Este tipo de ataques se dan cuando a un medio de comunicación no le pueden comprar el silencio. Es un acto cobarde que atenta en contra de la libertad de expresión. ¿Cuál sería la consecuencia de que cerraran El Corredor Info? Señalan los compañeros periodistas del sur: “Cerrar el espacio de El Corredor, como el abogado, empleado de la regidora Paramo Roa, que aspira a la alcaldía de Perote en las próximas elecciones, simplemente representa beneficiar con silencio a los barones de la droga que aún operan en esos rumbos, y afectar a la gente que en El Corredor han encontrado un foro seguro para exponer sus denuncias, cuando la delincuencia los acosa, por lo cual, se desconoce cuál sea la agenda del abogado citado, pues esto beneficiaría directamente a los grupos delictivos que operan ampliamente incluso en el municipio de donde es originario, Santiago Sochiapan”. ¿Eso es lo que quiere Juan Luis Arciniega? ¿Que se deje de denunciar las acciones de los grupos delictivos de la zona? ¿Qué tan enterada esta de esto la regidora de Morena Judith Páramo Roa?

Armando Ortiz                                   Twitter: @aortiz52                             @lbajopalabra

otros columnistas