miércoles, agosto 10, 2022

¿Qué carajos es la Constancia de Situación Fiscal? 

Seguramente ha visto las grandes colas de personas formadas afuera de las oficinas del SAT (Servicio de Administración Tributaria) como si regalaran algo. Pero sí usted se acerca a ellas, verá que no están muy contentas, por el contrario, en su mayoría andan molestas porque en sus trabajos les dijeron que necesitan su Constancia de Situación Fiscal y hasta les dijeron que si no la llevan, no podrán pagarles su salario. ¿De verdad es esto cierto?

Vamos por partes. ¿Qué es eso de la Constancia de Situación Fiscal que muchas personas no sabían que existía o que tenían una? Como su nombre lo dice, es un documento que emite el SAT que hace constar que la persona física o moral están dados de alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

Aparte del RFC, en la constancia encontramos información confidencial y que se divide en 5 apartados. El primero refiere sobre los datos de Identificación del Contribuyente. Allí encontramos RFC, CURP, nombre completo, la fecha que iniciamos operaciones fiscales o nos fuimos a dar de alta al SAT, el estatus actual, es decir, si está activo, suspendido o reactivó sus operaciones económicas. 

El segundo apartado muestra información del domicilio fiscal, calle, número, colonia, municipio, localidad, estado, las calles cercanas y el respectivo código postal. Recientemente se agregó el estado del domicilio y del contribuyente, por lo que si los visitadores del SAT no localizaron el domicilio que proporcionó, llevará la leyenda de No Localizado, y ojo, porque si usted pidió su devolución de impuestos ahorita en abril y se la rechazaron, fue posiblemente por esta situación, por estar no localizado, razón por la que tendrá que solicitar una verificación de domicilio, esperar a que lo visiten y que le cambien ese estatus.

Su correo electrónico y número telefónico también son parte de ese apartado.

El tercer punto muestra sus actividades económicas, es decir, a qué se dedica. Si es asalariado, si presta servicios de manera independiente, si vende mercancías, si es socio, etcétera. A un lado se encontrará la fecha en la que inició esa actividad económica o la fecha en que la finalizó. También aparece el porcentaje de cada actividad. Por lo que puede tener una o más, siempre que en su conjunto integren el 100 por ciento.

Acto seguido aparece el apartado donde va el Régimen Fiscal en el cual tributa el contribuyente, es decir, de acuerdo al Régimen, será la forma en la que el contribuyente pague sus impuestos. Puede tener uno o más y va relacionado con las actividades económicas.

Por último, viene el apartado de las Obligaciones Fiscales, las cuales como su nombre lo indica, detallan los pagos mensuales, los ajustes o las declaraciones informativas con las que deberá cumplir el contribuyente.

Ahora bien ¿Por qué la deben entregar los asalariados a sus patrones? ¿o por qué deberán de proporcionar los contribuyentes su constancia fiscal cuando soliciten una factura o un recibo de honorarios?

Porque a partir del primero de julio entrará en vigor una reforma fiscal que cambia la forma de facturación en el país, la llamada versión 4.0 la cual llevará ciertos requisitos de manera obligatoria como el RFC, el Nombre, el régimen fiscal, el código postal del domicilio fiscal receptor, y he aquí que para que el recibo de nómina sea timbrado a través del portal del SAT, debe coincidir con el que tiene el SAT en sus archivos.

La constancia de situación fiscal se obtiene directamente de la página del SAT https://www.sat.gob.mx/aplicacion/login/53027/genera-tu-constancia-de-situacion-fiscal pero para ello se debe contar con Efirma antes llamada fiel o con la llamada Clave CIEC.

Si no tiene ninguna de ellas y no quiere hacer fila en el SAT, puede descargarla a través de la aplicación https://satid.sat.gob.mx/ eso sí, tenga mucha paciencia porque las aplicaciones con mucha demanda no siempre están disponibles.

Twiter: @NumerosRojos_BC

caballero_brenda@hotmail.com

otros columnistas

Tengo Miedo

Acoso Sefiplan-Segob

Pozos, la prueba de Lima

Los 11 de Juvecan 

Caro, la Ofrenda