lunes, agosto 15, 2022

¿Y ahora quién va a confiar en «Alito»?

+ Las encuestas a pocos días de las elecciones estatales.
+ Que Julen también andaba en Mónaco y se enojaron.
+ Descanse en paz, Don Rodolfo Poblete Dolores.

Sawebo, triunfó el mal: ganó Johnny Depp
—Chopenjawer

Dicen los abogados que cuando existen audios filtrados, lo primero que debe hacerse es negar todo: “No es mi voz”, “Está editado”, “Me están imitando”, etc. El deslinde, más que mediático, es de orden legal.

Se recuerda que en tiempos del gobierno de Fidel Herrera Beltrán se filtraron audios famosos y que quedaron en el anecdotario veracruzano de la política por frases como “El Fogoso” o “‘Déjame ayuduarte’”. Al surgir éstos, funcionarios, políticos y periodistas fueron convocados a Casa Veracruz (la entonces residencia oficial del Ejecutivo) para presenciar una exposición del propio mandatario estatal sobre lo filtrado.

“Que buena imitación me hicieron, ¿verdad?”, fue el comentario jocoso que hizo Tío Fide, a lo que todos rieron entre nerviosos y burlones.

Esto se trae al presente por la manera en que el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno –conocido como «Alito»– ha demostrado que en momentos de crisis no sabe responder o tiene malos asesores para ayudarle.

Lo más reciente es haber revelado una conversación privada con el senador Manuel Velasco, donde supuestamente el exgobernador chiapaneco lo amenazó de muerte —según la imaginación de “Alito”— si no ayudaba a dar los votos para la Reforma Eléctrica… que finalmente no pasó.

Lo anterior fue para “anticiparse” a otro nuevo audio revelador que dio a conocer Layda Sansores, la gobernadora de Campeche (estado natal de “Alito”, donde también fue mandatario) sobre un presunto despojo y lavado de dinero.

Pero el audio de la semana pasada fue muy contundente y un fuerte golpe para el priísta y sus aliados políticos de oposición: “A los periodistas no se les mata a balazos, se les mata de hambre” fue la nefasta frase lapidaria que “Alito” habría hecho a un interlocutor.

Han sido varios los audios que se han lanzado contra el dirigente priísta, pero no se ve —como siempre ocurre— que esto vaya a avanzar más allá del escándalo; que no se investigará gran cosa porque ya ese tipo de materiales son parte de la cultura política mexicana.

También es deleznable que Morena, en manos de Sansores, utilice esas viejas artimañas que tanto criticó en el pasado y que se usaron precisamente para obstaculizar la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

No obstante, los audios sí parecen legítimos; incluso hasta parecen grabados por el propio “Alito” o de gente muy cercana y como que alguien lo vendió al nuevo gobierno estatal. Si escucha con atención, son conversaciones muy íntimas: pláticas entre cercanos no telefónicas, pues un político profesional sabe que no es lo mismo una conversación en corto que una llamada donde pueden estar colgados todos los pájaros. Alguien lo grabó y “Alito” seguramente sabe quién fue; se descuidó y alguien se desquitó o simplemente lo traicionó.

Pero la reacción más reciente fue peor, pues el mismo “Alito” se exhibió dando a entender que también graba sus conversaciones telefónicas (como la que hizo con Velasco) y las usa para defender su imagen, aunque le puedan salir muy caro los platos rotos al PRI, ya de por sí muy desacreditado.

¿Quién ahora confiará en “Alito” para hacerle una llamada telefónica para discutir asuntos electorales o políticos? ¿Quién asegura que en aras de rescatar su imagen personal no va a empinar a actores políticos que en ese momento pueden ser sus amigos, pero más adelante ni se acordará de ellos? Con esos descuidos, ¿quién asegura que nuevamente “Alito” no vuelva a cometer el error de que esas conversaciones se filtren?

Ya habíamos comentado en este espacio que el exgobernador campechano ha tenido serios errores que lo han puesto en predicamentos —que en nada de le ayudan a su partido— y es precisamente al reaccionar en tiempos de crisis.

Uno muy patético fue cuando arremetió contra el actual alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas (actualmente en el partido Movimiento Ciudadano), a quien cuestionó como un desconocido y que su carrera política la debía al PRI, como si el apellido del mártir priísta fuese marca exclusiva del tricolor.

Para “resarcir” este error, “Alito” todavía tuvo la ocurrencia de decir que lo atacaban porque era aspirante a la Presidencia de la República, destapándose como si nada, sin que nadie se lo pidiera.

Mire, la verdad no debe ser fácil para “Alito” (neta, qué apodo más chafa para un líder) tener que jalar las riendas de un partido que era todopoderoso y ahora está en la lona con muchas dificultades para levantarse. De entrada, en las próximas elecciones del 5 de junio, los estados de Hidalgo y Oaxaca (dos de los bastiones históricos del PRI que le quedan) entregarán la estafeta a gobiernos emanados de Morena. Sólo le quedarán en el mapa nacional el Estado de México y Coahuila.

Priístas serios y sesudos me han comentado que el partido nunca aprendió a ser oposición o a vivir sin el presupuesto público. Siempre fue más fácil para ellos ser el partido dominante que tuvo un respiro en tiempos de Peña Nieto, pero que volvió a cometer los mismos errores del pasado con escándalos de corrupción y enriquecimiento inexplicable: los jugosos negocios al amparo del poder.

Alejandro Moreno Cárdenas es relativamente joven, aunque ya para las nuevas generaciones ya pasó de ser un chavorruco. Se puede decir que es un joven “plástico” pues aparte de las vistosas cirugías plásticas que se mete, su liderazgo parece más artificial, sólo recibiendo el respeto institucional y disciplinado de quienes tienen la camiseta bien puesta del partido y son tricolores de hueso colorado.

Pero a ese “joven plástico” lo han estado exhibiendo por tener las mismas mañas del rancio PRI que no termina por irse o erradicar esas prácticas que lo llevan a la debacle.

¿Qué pasará con “Alito” al término de las elecciones? ¿Seguirá teniendo la fortaleza, la autoridad moral como líder para seguir dirigiendo al otrora poderoso PRI?

Pero lo más importante: ¿quién se anotaría para sucederlo?

Tómense en cuenta los rumores que hay en el Altiplano publicados por el portal Politico.Mx: “Cuentan que en el CEN del PRI ya se está planeando proponer una tregua a los ataques que ha recibido el dirigente nacional, Alito Moreno. Dicen que el exgobernador de Campeche ya no aguanta la presión y, según se dice, aún hay una buena cantidad de audios comprometedores, que ponen en riesgo no sólo a Alito, sino también a sus allegados. De concretarse, nos aseguran, el tricolor bajaría las manos de la contienda por la gubernatura de Coahuila, en 2023, y también pararía la operación política en el Estado de México, a cambio del cese al fuego”.

Otro dato publicado por el mismo portal indica: “Los panistas que apoyan una alianza más profunda de Va por México ya están analizando qué estarían dispuestos a ceder para que el candidato presidencial de 2024 sea de origen blanquiazul. Fuentes de Político MX, nos cuentan que entre las esferas de Acción Nacional ya se dice que estarían dispuestos a apoyar de lleno para que un priísta sea el candidato para la elección en Estado de México en 2023”.

Así que si “Alito” quería ser presidente, pos ya se le cebó, pero al menos parece que le dejaran poner candidato en Edomex para 2023.

Ahí la llevan.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Reportan las encuestas de Polls.Mx que habrían 4 gubernaturas para Morena, otra para el PRIANRD y muy cerrado Durango, donde si Movimiento Ciudadano se sumara al partido lopezobradorista o la alianza opositora, los beneficiaría con un buen margen…  Otro escenario es que si se sumara el partido del Tío Dante a Morena en Aguascalientes, también le inclinaría la balanza a favor (PT ya declinó)… Otro dato es que si se juntara toda la oposición en Quintana Roo, Morena perdería por tres puntos, en teoría… En Oaxaca, Hidalgo y Tamaulipas, ni sumándose todos los opositores logran alcanzar a los punteros morenistas… Hay quienes dicen que la verdadera encuesta es el 5 de junio, así que ya se verá que pasa el próximo domingo.

OTRA NOTA: Según chismes desde el Senado en medios nacionales, que los panistas están enojados con su coordinador de bancada Julen Rementería porque este se había ausentado en los últimos días argumentando que tenía COVID, pero sin haber presentado justificante médico alguno. Luego entonces, resulta sospechoso que coincidentemente se haya ausentado cuando su hijo, el diputado local Bingen Rementería, presumía su presencia en el Gran Premio de Mónaco, cuando debería estar ayudando al cierre de las campañas en los estados… Otro asunto que llama la atención es que finalmente allá andaba Felipe Calderón, que es algo así como el panista renuente y berrinchudo que ahorita estarían clamando por su regreso un sector del PAN… O sea, el asunto no es si andaban disfrutando del Principado de Mónaco como mirreyes, sino que habrán platicado con Calderón y que en una de esas ni le reportan a sus correligionarios o dirigente nacional.

LA ÚLTIMA PORQUE PASA TEMPRANO LA LIMUSINA DEL POOL DE PRENSA VIP PARA EL SALSA FEST, CON CHAMPAÑA FRÍA: Muy triste la noticia en el gremio de la vieja guardia del periodismo, con la lamentable noticia del fallecimiento de Don Rodolfo Poblete Dolores… Originario de Minatitlán, miembro de una muy conocida y apreciada familia en la petrolera ciudad, estudió Periodismo en la facultad de la Universidad Veracruzana y desde hace años vivía avecindado en Xalapa, lugar en el que trascendió la tarde de este miércoles, víctima de un cáncer contra el que estaba luchando. Descanse en paz y abrazo a sus seres queridos.

otros columnistas