sábado, junio 25, 2022

Y luego me cuentan…

Todavía no encuentran los cuerpos de los sacerdotes asesinados ni el del guía de turistas que llegó herido a pedir ayuda.  Pero, en lo dicho, ya saben que José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, es el solitario autor del homicidio.  Y ofrecen hasta 5 millones de pesos a quien dé datos fidedignos que conduzcan a su captura…

Por lo que, al más puro estilo del Viejo Oeste, cuando pegaban en los árboles carteles de SE BUSCA, con la foto de los bandoleros.  Hoy se hace lo mismo por las Redes Sociales y se da recompensa de acuerdo a la importancia de la fechoría cometida y lo fifí de la víctima…   

Pero si, como según dicen, fue un solo hombre el que ultimó a los religiosos; pertinente será preguntar cómo es que le hizo para llevarse los tres cadáveres; y en qué se los llevó, porque es de suponerse que no se subieron solos…

Pero eso sí, según la Fiscalía, lo andan buscando.  Pero no como andan buscando a los más de 100 mil desaparecidos que hay en México.  Pero como los asesinados eran curas jesuitas, al igual que el Papa argentino, pues hay que mover cielo, mar y tierra para encontrar al asesino; porque si se lo dejan a Dios, otro cura lo perdona y asunto concluido…

Como si los sacerdotes valieran más que otro ciudadano cualquiera; y, además, como si no se conocieran todos los crímenes que ha cometido la $anta Igle$ia católica a través de toda su historia…

Sin omitir que el Vaticano es una cueva donde históricamente se van a refugiar los anormales.  Entendiendo por anormal, todo lo que no va acorde a las Leyes de La Madre Naturaleza.  Y el llamado celibato es una de ellas…

Instituido en los Concilios de Letrán, allá por los años 1123, el primero, y 1139 el segundo. Y que, por cierto, se lo sacaron de la manga, porque en la Biblia no dice nada al respecto…

Pero como en aquel entonces los papas, los cardenales y los obispos eran unos tales por cuales, que protegían a los pederastas -nada nuevo- y de hecho, a todo tipo de delincuentes -tampoco nada nuevo, siempre han tenido contacto con los malosos- y por si fuera poco tenían hijos por doquier y los hacían cardenales y obispos y creo que al Papa Anastasio I lo siguió su hijo Inocencio I…

Y aunque la forma de no reconocer a los hijos, era negándolo -no había la prueba del ADN- y la palabra de un señor cura, que había jurado ser célibe, contra la palabra de una mujer embarazada; pues ya pa qué les cuento quienes salían perdiendo.  Por eso “impusieron el celibato”…

Por cierto, que los malosos son tan ingenuos, que van a contarles a los curas todas sus fechorías para que les den la absolución de sus pecados.  Cuando el secreto de confesión ha sido más violado que la Constitución -que también por ahí juran cumplir y hacer cumplir-…

Pero pueden creer amables lectores, que estos individuos dicen que tienen el poder de perdonar los pecados; cuando eso viola la primera Ley de El Universo -la Ley de Equilibrio- de que todo se regresa a querer o no.  Y lo peor, lo patético del caso, es que hay quienes se lo creen… 

Amén de que se requiere no estar bien de sus facultades mentales para, por voluntad propia, abstenerse de cumplir el mandato de creced y multiplicaos, que supuestamente su Dios también se los mandó…

Y no se puede deducir de otra manera, cuando hay miles de pruebas y documentos -y desde hace siglos- que los señalan como homosexuales y depravados pederastas que preferentemente violan a los niños…

Y no nada más los de sotana; todos los religiosos son misóginos- lo que hace inentendible que las mujeres, feministas o no, es decir, todas, sigan creyendo en una religión de machistas, degenerados -si hubiera una religión de viejas andróginas, yo no me pararía por ahí, ni de broma- y no solo eso, lo malo es que pongan a sus hijos en esas manos…

Porque si no abusan de ellos; ni duda cabe que los enseñan, los adoctrinan -eso es la doctrina- para creer en un mundo irreal de cosas absurdas, como el Demonio -Don Sata, pa los cuates- su dantesco infierno y toda su parafernalia…

Cuando infiernos, son los que ellos, los religiosos, han dejado a su paso con las guerras que en nombre de sus Dioses han organizado.  ¿Cuantos han muerto por sus Dioses, o destripado a un prójimo en su sagrado nombre?…

Pero todos esos crímenes convenientemente se olvidan -a menos que seas judío y te horrorice el Holocausto; pero apruebas matar palestinos en su propia tierra-.  Como también se olvidan los siglos que duró la $anta Inquisición; y cuando quemaban vivas a las “brujas”…

¿Por qué no les preguntan a sus confesores sobre Silvestre I y La Donación de Constantino? o acerca de la Teología Moral del $anto Padre de la Igle$ia Alphonsi De Ligorio (1696 – 1787) librazo de cabecera durante su formación en los seminarios…

Digo, pa que no crean todo lo que les dicen, sería bueno que le echaran una hojeada al librito -está en Amazon- Y luego me cuentan.

Pero ya saben, de las 15:00 a las 16:00 hrs, de lunes a viernes, nos escuchamos haciendo Magia 93.7 FM o nos vemos por Facebook Live.  Y aquí nos encontramos mañana, si el Sol me presta vida.

otros columnistas