martes, noviembre 28, 2023

De los traidores al Estado…

Opiniones y Comentarios

Muchos podrán decir que la reforma para que una persona de otro Estado pueda gobernar Veracruz, no es para la jefa de Eva Cadena, que, siendo originaria del hermoso Estado de Zacatecas, se graduó -con honores, hay que decirlo, en la PU-la Pío Universidad, tan de moda en este sexenio de corrupción a toda Ley; y de mentiras a diario…

Solo hay que ver por dónde anda la deuda pública y qué es lo que se ha hecho -terminado, me refiero- para entender que el dinero ha desaparecido; y, como dijo el loco, haciendo referencia al Monje, por supuesto ¡nadie sabe, nadie supo!…

Y no es que esté mal que un fuereño sea gobernador.  Mucho se dijo de Patricio Chirinos y de Don Adolfo López Mateos (1909 – 1958) aunque oficialmente uno nació en Pánuco; y Atizapán de Zaragoza vio nacer al ex Presidente; y ambos fueron buenos mandatarios…

Sin embargo, si la reforma que pretenden hacer, la hicieron para animar a Ricardo Ahued, como dicen que así es, muchos lo celebrarían; pero la zacatecana, no solo tiene cola que le pisen, la poca transparencia con la que se ha manejado el gasto en la que algún día será una refinería, ponen en duda su honestidad…

Que se puso en entredicho desde el episodio de la citada Eva Cadena; cuya impunidad puso en evidencia que el dinero se lo entregaba a Nahle; ya que, de no haber sido así, los que estafó, ya la hubieran demandado por fraude…

Y la misma señora Rocío podía haberla denunciado por andar enlodando su nombre; pero no. No obstante, a pesar del silencio ante hecho, dicen los siempre mal pensados, que uno, que no quiso dar su nombre -por aquello de las represalias- le consta que escuchó cuando le dijeron: “No te preocupes Eva”

Y como Ricardo Ahued no va, aunque le rueguen, la señora Rocío va de candidata a la gubernatura, haciendo a un lado a los propios compañeros morenos, que han trabajado en ello -pura grilla, pero, en fin- y que sin duda merecían la nominación, no una dama a la que ni conocen; y lo que saben de ella no es nada bueno…

Pero siguiendo la línea trazada por el señor Presidente, Andrés Manuel López Obrador, serán llamados Traidores al Estado, quienes por conveniencia la apoyen.  Ya va siendo costumbre que los que llegan, si son de otro cártel ¿? perdón, perdón, no sé en qué pensaba; de otro Partido, culpan de todo lo malo al que salió…

¿Dónde he oído yo eso? ….  Ah, ya recuerdo.  Fue en alguna mañanera…

Y hasta lo exhiben, haciendo públicas unas grabaciones comprometedoras -de vergüenza-   que exponen a la esposa a que sus amigas puedan decirle -y ese, naco, bandido, patán ¡es tu marido?- y luego ya no quieran juntarse con ella; ni más la inviten a sus convivios…

Y hace eso, no para que le vayan a fincar responsabilidades, no pasaría nada, todo es ilegal; y menos le harán nada a quien los hace públicos.  Lo hacen para desprestigiarlo, pues recibe órdenes…

¿Más? Podrá intervenir alguno de mis tres amables lectores.  Pues sí, difama, que algo queda, dice el refrán.  Y aunque en el caso de él, la mayor parte de la gente conoce la clase de individuo que es; donde más lastima es en los hijos, en la familia, en el nombre…

¿Es cierto lo que dicen de tu papá?  Y el chamaco no sabe qué contestar, se hace de enemistades; y lo peor, lo inducen a mentir, para disculpar que su papá es eso, y más.  Pues los de casa, los familiares, que bien que conocen la calidad de la melcocha…

Pero en las familias, es casi regla que todos se plieguen al que tiene dinero, ese es el bueno, es al que todos quieren; pero no caiga en desgracia, porque se ponen otra camiseta.  Pero la envidia, la conveniencia y la hipocresía campea en todas las familias…

La peor, la envidia, pues es el grito del espíritu que está perdido.  Quien se conoce a sí mismo, quien sabe a dónde va, no se cambia por nadie, ni quiere parecerse a nadie.  Pero en este mundo de espíritus perdidos, todos quieren ser como “alguien” que se puso unos pantalones rotos.  ¡Exitazo!

Será hasta el lunes que nuevamente nos contactemos haciendo Magia 93.7 de FM pero por aquí, ya saben, desde tempranito, si el Sol me presta vida.

otros columnistas

Pros y contra…

Se agradece…

Del pase a una mejor vida…

Una tercia para llorar…

Nomás no hay modo…