miércoles, septiembre 28, 2022

Dignidad

Tarde que temprano tendrán un juicio. Parece que no aprendieron la lección y no entendieron el mensaje. Los ciudadanos castigamos a los partidos políticos nacionales voraces y corruptos. Se lo merecían. El PRI  y el PAN, con sus aliados, vieron cómo se derrumbaba su  mundo.  El poderío de riqueza y sometimiento tenía un final.  No acaban de asimilarlo. No fue MORENA sino el deseo del cambio. El hartazgo. Cuando falló el PRI empoderamos al PAN y cuando este fracasó regresamos al PRI. Los priistas desaprovecharon la oportunidad y exageraron en el saqueo. Vino la Estafa Maestra, la Casa Blanca y la mayoría de gobernadores priistas de lo más saqueadores no antes visto.  La historia de siempre pero con una diferencia: las redes sociales. La libertad de expresión que se logra a través de ellas y la conectividad social a la que responden son las armas más poderosas de la ciudadanía. Eligiendo con cuidado y asertividad.  Ahora es mucho más difícil el engaño aunque lo practiquen a diario como lo hace el presidente. No pueden negar lo obvio y palpable. Ya se cobrará la afrenta. Habrá registro y tal vez leyes más severas cumpliendo con nuestra  Constitución. ***  Se deben exterminar  las sanguijuelas que rodean a los altos mandos y que no tienen dignidad pues son serviles y lacayunos. Hacen mucho daño pues por sinvergüenzas, ignorantes y oportunistas alaban a los del poder y los sacan de su realidad. Y volvemos al Traje Nuevo del Emperador. La manera podría ser exigiendo que los puestos de responsabilidad se le den a figuras con el perfil para ello. El estado fallido del gobierno actual es la sin razón de 90% de lealtad y 10% de capacidad. En su soberbia actúan sin límites y colocan gente ignara a su libre albedrio no importando el fracaso y perdida de mucho dinero. Los ejemplos son obvios y haga un recuento del gabinete MORENISTA. *** Cultivemos nuestra paciencia.  Todo pasa. El que tiene oídos, oiga. La verdad nos hará libres. ***Y para las agruras del mole…usted sabrá que tomar.  Hasta la próxima sdq.

otros columnistas

Nefasto

Infamia

Beneficio

Indolentes

Penoso

Sed

Dilapidar

Beatriz