sábado, octubre 1, 2022

La polémica por Luna Bella, lo rescatable del Carnaval

El de hoy, lectora, lector, es un tema polémico que abordo porque para mí es de mucha actualidad, porque refleja la realidad que a muchos ofende o escandaliza pero que cada vez es más inocultable y que nos obliga, o nos debe obligar, a prepararnos, a estar preparados, para entenderla y actuar, cada quien, en consecuencia.

La noche del sábado, en el primer desfile del Carnaval de Veracruz, ante la algarabía que daba inicio al desenfreno contenido luego de dos años en que se suspendió el festejo por la pandemia de Covid-19, que obligó al encierro para tratar de evitar contagios, de pronto la “influencer erótica” (como la calificó ayer El Universal) Luna Bella, que participaba bailando en un carro alegórico, se quedó en topless, es decir, se quitó el sostén, el brasier, para satisfacer una petición de sus admiradores que le gritaban “¡mucha ropa!”, “¡mucha ropa!”. Y ardió entonces Roma.

El hecho se volvió polémico de inmediato, se convirtió en tendencia en las redes sociales, fue una de las notas principales del Carnaval de este año, o acaso la nota principal por la repercusión que ha dejado, ofendió a las “buenas familias”, escandalizó a las buenas conciencias –Carlos Monsiváis dixit– y dividió a los veracruzanos, incluyendo (por lo que les he leído) a compañeros de los medios y, no podía faltar, a las mujeres mismas. Algunos tratan de justificarlo, otros lo vieron mal.

Las reacciones de Perla y de Brenda

Abrumado por tanta información a la que me expongo a diario para alimentar esta columna, no le di importancia a las primeras notas que empezaron a circular ni a los videos que me llegaron de inmediato, pero lo que de pronto me hizo reparar en el asunto fue un comentario que me compartió vía Facebook mi joven amiga, maestra de salsa, Perla Luna, quien ante las notas que criticaban el hecho y a la mujer soltó la pregunta: “¿Los pezones de los hombres es porno entonces?”.

Se refería al hecho de que se criticara que Luna Bella mostrara los pezones y no se hiciera lo mismo cuando los hombres salen semidesnudos de la cintura hacia arriba. ¡Ah caray!, me dije.

Pero luego la que atrajo totalmente mi atención, por lo que dijo y la forma en que lo dijo, fue otra joven mujer, Brenda Caballero, quien también publica columna. Con el encabezado “Los pechos de Luna Bella” publicó el lunes en Los Políticos Veracruz:

“Unos pechos al aire en la noche de Carnaval del sábado fueron suficientes para que se desatara una polémica que raya un poco en lo absurdo, desde mi punto de vista.

Me refiero a Luna Bella, mujer a la que identifican como ‘Influencer’ y ‘estrella porno’, a quien en particular, no me era conocida.

Ocurrió que al grito de ‘mucha ropa, mucha ropa’, Luna Bella, quien iba en un carro alegórico, se despojó de su brasiere y continuó el desfile así, con los pechos al aire.

¡Para qué! ¡Eso fue suficiente para que en las redes sociales alzaran la voz en nombre de la Moral y los Buenos Principios!

Perdón, pero creo que en pleno siglo XXI seguimos satanizando al cuerpo de la mujer… y más si se trata de sus pezones, porque eso es lo que parece indignarles a sus críticos: sus pezones, no sus senos porque no se necesita ser un genio para imaginar que en varios carros alegóricos de la mayoría de los carnavales que se celebran alrededor del mundo hay mujeres enseñando los pechos pero cubriéndose los pezones. Entonces eso sí no es tan ‘vulgar’, como lo calificaron en las redes.

Algunas quejas refirieron que el Carnaval había dejado de ser ‘familiar’. Aquí en mi opinión hay una confusión. Los carnavales no son aptos para niños en determinado horario, pues hay alcohol, destrampe, libertinaje, y esto no es nuevo… La historia nos puede hablar de esa permisividad que se le da al cuerpo durante estas celebraciones.

Si usted lleva a un niño al Carnaval, le aseguro que debe haber un horario para ellos, porque si no, ¿cuál sería el chiste de coronar Rey y Reina Infantil, verdad?

Pero volvemos a los ‘pechos escandalosos’ de Luna Bella. ¿Por qué no indignan de la misma forma que el pecho descubierto de un hombre? Solo ponga en su mente esa imagen, la de Luna Bella y la de cualquier varón con el torso desnudo, ¿y cuál es la diferencia? Son dos personas exhibiendo parte de su cuerpo en un espacio que supone la celebración, hay lugar, porque fuera de él, fuera del Carnaval, es seguro que Luna Bella no ande mostrando su desnudez porque le griten ‘¡Mucha ropa! ¡Mucha ropa!’

¿Indignación por unos pechos al aire en el Carnaval de Veracruz? Hay cosas más preocupantes por las cuales indignarnos… ¡como la violencia contra las mujeres, las niñas y niños!, ¡como la inseguridad en nuestras calles!, ¡como los feminicidios!, ¡las desapariciones! ¡Hasta la inflación, si quiere! ¡Eso indigna más que un par de silicones!, perdón: ¡que unos pezones!

Seamos realistas: Luna Bella también mostró las nalgas, y de ellas nadie se quejó… a lo mejor porque un pequeño ‘hilo dental’ le cubría la división de ambas (en los videos se comprueba que así fue; que a propósito se las mostraba al público).

Hubo tanto revuelo por los pechos de Luna Bella que hubo voces que exigían al Pollo Pérez Fraga que se pronunciara al respecto… ¿Se imaginan al Pollo haciéndola de Santa Inquisición? ¡Vamos! A Paty Lobeira –que casi casi linchan– por poco le pedían la suspensión del Carnaval.

Situemos a Luna Bella en su contexto, en su justo contexto, así como al público testigo en esa noche de Carnaval del sábado. ¡Exacto! En un carnaval… así que pedir que el Carnaval sea de corte familiar es como pedir que en la Pasión de Cristo no se ‘lacere’ ni ‘crucifique’ a Jesús para no generar violencia…

Al final, creo que el pecho de una mujer guarda un estigma tan fuerte que por eso hoy en día se sigue viendo mal que una madre amamante a la vista de todos a su bebé; o que haya mujeres que en forma de protesta muestren sus senos… o simplemente Luna Bella, en el Carnaval de Veracruz, exponga sus pezones al aire…”

¿Le falta razón a Brenda?

Protestan “Las Brujas del Mar”

Por su parte, el colectivo “Las Brujas del Mar”, originario del puerto pero con presencia y reconocimiento nacional, no estuvo de acuerdo. Su reacción en las redes sociales fue: “Qué tan instaurado está el proxenetismo en Veracruz que hay carros alegóricos de burdeles en el Carnaval (el nombre del carro en el que iba Luna Bella era “Hot’s Mamacitas. Sensual Show Club. VIP”, se supone que es el nombre del negocio de los patrocinadores). Es indisociable la desaparición de mujeres en nuestro estado con esta industria necrófila que celebran, esto también es violencia contra las mujeres”.

“Las Brujas del Mar” cobraron notoriedad por haber sido las precursoras del Paro Nacional de Mujeres que se realizó el 9 de marzo de 2020, en el marco del Día Internacional de la Mujer”, para denunciar la violencia y el acoso que sufren las mujeres y porque en Veracruz el delito de feminicidio iba en aumento (y no ha parado). En aquel tiempo, el presidente López Obrador dijo que los “conservadores” las estaban utilizando para atacarlo.

El Carnaval termina este miércoles con el entierro de Juan Carnaval, pero la polémica queda. Tal vez sea lo único rescatable, porque, ahí sí casi todos coinciden, el festejo de este año estuvo muy jodido.

El despechugue, en un municipio presidido por una mujer panista

Un detalle que llama la atención es que el hecho se dio cuando la primera autoridad del puerto jarocho es una mujer, Patricia Lobeira Rodríguez de Yunes, Paty Lobeira, presidenta municipal de un partido calificado como conservador, derechista, pro-Iglesia, mocho. No opinó nada de lo sucedido, ni ofreció disculpas a las familias “ofendidas”. ¿Es que acaso por su juventud, ser de nueva generación, vio el despechugue como algo normal? Le han llovido críticas. Y a Luis Antonio “El Pollo” Pérez Fraga, presidente del comité organizador, muy popular en el puerto, no faltan quienes lo quieren quemar con leña verde en el zócalo de la ciudad.

¿Y qué dice Luna Bella?

Ante las críticas, Luna Bella no se quedó callada. En su perfil de Instagram publicó: “Mejor les pregunto yo, ¿Qué hacían niños en un carnaval a la 1 o 2 de la mañana cuando deberían estar dormidos? Mejor chequen el celular de sus hijos y cuiden lo que están consumiendo”. Dijo que “hay cosas peores en internet y de a gratis”.

El nombre real de la “influencer erótica” es Luna Méndez Coronado, joven de 26 años, quien saltó a la popularidad en 2012 cuando realizó un baile erótico en el Metro de Monterrey.

Eso sí: Veracruz recibió mucha publicidad

Una cosa importante aparte: si los organizadores querían publicidad para el puerto, vaya que la han tenido, pues medios de todo el país publicaron el topless de la joven mujer.

Vuelvo al inicio. Es un tema polémico, pero muy actual y considero que inevitable: ha cambiado todo tanto, hace mucho que se perdieron los principios y los valores con los que nos educaron a las generaciones de los hoy adultos y adultos mayores, con las redes sociales ya no hay tabúes ni límites, y con los teléfonos celulares al alcance hasta de niños de prescolar es muy difícil controlar su uso, que cada quien, en el seno de su familia, digo al principio y repito, debe actuar en consecuencia con sus hijos, hombres y mujeres, o incluso de cualquier tendencia sexual.

¿Cree usted que la gente va a volver al despiporre el próximo año?

otros columnistas