miércoles, agosto 17, 2022

Primero el AIFA, hoy Dos Bocas, qué sigue

O P I N I O N


Por Mario Javier Sánchez de la Torre


Por el momento todo parece indicar que la tónica del gobierno de la irónicamente llamada cuarta transformación (4T), en cuanto a la inauguración de sus llamadas obras insignia es hacerlo sin que estén terminadas.


Como primer ejemplo tenemos el famoso Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), obra que con bombo y platillo fue inaugurada el pasado 21 de marzo del presente año, por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sobre las instalaciones de la Base Aérea Militar No. 1 Santa Lucía, ubicada en el municipio de Tecámac, Estado de México.


Acto que se llevó a cabo sin que la obra haya sido terminada pues además de carecer de algunos de las instalaciones necesarias para su buen funcionamiento, por lo que respecta a su importante conectividad con la capital del país, aún presenta grandes deficiencias.
Hasta donde las autoridades del gobierno federal han informado, como parte de los objetivos de haber construido al AIFA, además de combatir la corrupción que según se dijo, había en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) -lo que hasta la fecha no se ha demostrado- el desahogar la intensa cantidad de vuelos que tiene el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y hacer más fácil el acceso y salida de los pasajeros de la estación aérea, entre otros.


Pero lamentablemente desde la inauguración del AIFA a la fecha ninguno de los objetivos señalados se han cumplido, ya que por actos de corrupción en lo que se pudo construir de la citada obra, no hay ningún detenido y el trasladarse desde la Ciudad de México (CDMX) al AIFA, resulta caro y muy complicado, pues la distancia hace muy tardado el traslado, además de que las vías de acceso no están terminadas.


Pero independientemente de lo citado, hoy viernes 1 de julio, AMLO llevará a cabo la inauguración de la segunda obra insignia de la actual administración federal, la monumental y cuestionada refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco.


Refinería qué de tener un costo inicial de 8 mil millones de dólares, se tiene estimado para cuando este totalmente acabada que será en el año 2026, de aproximadamente 18 mil millones, lo que indica un incremento total de aproximadamente más del 100 %, de lo presupuestado originalmente. Año en el que también estará operando al 100 %.
Por el momento Dos Bocas no producirá nada durante los siguientes doce meses, será hasta el 2023 cuando inicie el procesamiento de 240 mil barriles de crudo diarios, de los 340 mil que tendrá que procesar cuando este funcionando al 100 %.


El país requiere una producción diaria de gasolina de 700 mil barriles diarios y la producción de PEMEX durante el mes de mayo fue de 288 mil barriles diarios, importándose también durante el mismo mes 403 mil barriles por día.


La frialdad de los números no mienten y lamentablemente para nuestro país, todo indica que ni cuando Dos Bocas este trabajando al 100 % que será hasta el año 2026, por lo que se refiere al requerimiento actual de gasolina, podrá logarse la autosuficiencia en este energético. Así como también posiblemente en ese año o posiblemente antes sabremos si valió la pena la inversión o solamente fue un gran gasto, debido a un capricho que tendremos que pagar todos los mexicanos. Porque no hay que perder de vista que las grandes armadoras de autos de nivel mundial, están encaminando su producción hacia los autos eléctricos. Usted qué OPINA, estimado lector.

Hasta el lunes. noti-sigloxxi@hotmail.com (Fech. Púb. Vier. 1-julio-22)

otros columnistas