lunes, noviembre 28, 2022

Día de San Bartolomé: ¿Por qué se dice que el diablo anda suelto hoy?

Lo último

Agencias/Sociedad 3.0

El Día de San Bartolomé se conmemora en México todos los 24 de agosto de cada año; este día esta acompañado de una tradicional leyenda mexicana que se ha difundido de generación en generación, por quienes creen que este día el Diablo “anda suelto”, es decir, que sale de las cadenas que lo tienen atado al infierno y sale a las calles para provocar accidentes fatales, por lo que se deben tomar ciertas precauciones.

Publicaciones en redes sociales, difundidas también por medios de comunicación de distintos países de América, apuntan a las recomendaciones que hay que considerar el día de hoy:

“Mi madre recomendaba que el 24 de agosto no se debe jugar con cerillos o fósforos porque se puede quemar la casa y la de los vecinos, que eso era cosa tan sencilla como que el Diablo soplara. Nada de jugar con cuchillos porque se pude ocasionar una desgracia, no se debe acercar a rifles, pistolas, machetes, ni subirse a ningún árbol, mucho menos meterse al río, lagos o al mar porque el Diablo podría ahogarlos”, se lee en una de las publicaciones que se han viralizado en Facebook.

También se advierte que aquellos que acudan a los campos podrán ser testigos de extraños sucesos como serpientes y culebras caminando paradas. Además, las cuevas se convierten en portales del tiempo, ya que si una persona ingresa a una durante este día, quedará atrapada por años, sin notar el pasó del tiempo, hasta que salgan de ella y observen a todos los de su entorno haber envejecido.

Se cree también que el diablo aprovecha para tranformarse en un apuesto y caballeroso hombre, que tiene como finalidad conquistar a las mujeres para desaparecerlas. Al igual seca las plantas a su paso con orina.

Sin embargo, ¿Cuál es la relación entre San Bartolomé y el diablo? y ¿que tan cierto es lo que se dice, de acuerdo con la Iglesia Católica?

¿Quién es San Bartolomé?

San Bartolomé o mejor conocido como San Bartolo, era uno de los 12 apóstoles de Jesús, que de acuerdo con la religión cristiana su día se festeja los 24 de agosto, ya que en esta fecha se llevó a cabo su asesinato; la leyenda religiosa cuenta que fue desollado vivo, es decir, le fueron levantando toda la piel mientras él estaba vivo, por lo que el dolor provocó su lenta muerte, tras su trágico asesinato se llevó a la decisión de canonizarlo y desde entonces cada año hay un día para conmemorarlo.

La leyenda que es conocida en México y otras regiones de América Latina, presenta a San Bartolomé como “dueño” de una región en el valle de Chicama, en la costa norte del Perú. El diablo, envidioso lo desafió a una carrera cerca del monte Gasñape.

El que ganara la carrera, se quedaría con todo. Comenzó la carrera pero a la altura del monte Gasñape, el Diablo tuvo una clara ventaja, por lo que San Bartolo desesperado pidió ayuda a Dios, y entonces de un gran Salto de orilla a orilla del río Chicama, cayó sobre una piedra y obtuvo gran ventaja sobre su demoníaco rival.

El demonio quiso hacer lo mismo, pero no obtuvo los mismos resultados y cayó ahogándose en el río, por eso se dice que se puede ver su cola cuando el río va crecido y este día busca salir a vengar su muerte.

¿Qué tan cierto es esto, de acuerdo a la Iglesia Católica?

Al respecto, el P. José de Jesús Aguilar, subdirector de Radio y Televisión de la Arquidiócesis Primada de México, precisó que se trata de “una superstición”, pues “esto es totalmente falso”.

“El demonio no está suelto únicamente ese día, sino que el demonio está suelto todos los días del año”, precisó.

Para explicar esto, el sacerdote mexicano animó a leer la Primera Carta de San Pedro, que en su capítulo 5, versículo 8, dice: “Sean sobrios y estén vigilantes porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar. Résistanle firmes en la fe”.

El sacerdote mexicano recordó que una antigua tradición recuerda cómo San Bartolomé expulsó al demonio de toda una región en Armenia e incluso exorcizó a la hija de un rey, que estaba poseída por un espíritu inmundo.

El P. Aguilar, explicó que para algunas personas, el 24 de agosto, día que el apóstol fue martirizado, “el demonio estaba haciendo de las suyas para que Bartolomé muriera. Y, por lo tanto, el 24 de agosto el demonio estaba suelto”.

Relacionados

Columnistas