domingo, diciembre 4, 2022

Con la salud no se juega

Lo último

El doctor Julio Frenk, quien fuera Secretario de Salud en el gobierno de Vicente Fox y en 2003 propuso y se creó el Seguro Popular como mecanismo financiero para cubrir los Gastos Catastróficos en enfermedades de la población sin seguridad social, en reciente coloquio científico reconoció las dificultades que enfrenta el gobierno mexicano para elevar los servicios de salud a los niveles de Noruega. Su fama de reputado científico acredita al doctor Frenk y le otorga calidad moral a sus propuestas: “Que se instaure una comisión especial para la reforma del sistema de salud, esto debería hacerlo el Congreso, que es el órgano con un poco más de pluralismo que tenemos, una comisión totalmente independiente y apartidista, que se aboque al rediseño integral del sistema de salud. Esto ya no va a ocurrir en los dos años y pico que le quedan a la administración actual, pero sí es algo que debe empezarse a trabajar ya”; así dijo en el Foro “Covid. Impacto, lecciones y desafíos”, organizado por EL UNIVERSAL. También propuso destinar el 7% del PIB nacional para atender las necesidades de salud y acceder a los niveles del primer mundo en este importante segmento de servicios públicos. Pero sería utópico esperar la aplicación de suma tan elevada en el Sector Salud, cuando, por ejemplo, en Veracruz se ha anunciado como un gran logro la aplicación de mil millones de pesos para los 58 hospitales y poco más de 650 Centros de Salud, ante esa infraestructura esa cantidad se desvanece sin apenas dejar huella de sus beneficios. Nuestra no es muy halagüeña porque se otea en perspectiva una posible nueva ola de Covid-19, y lo preocupante radica en que la autoridad correspondiente no ha iniciado campaña de alerta y limita su información al número de contagios y decesos por cada semana: del 6 al 12 de noviembre, se registró un promedio diario de 396 contagios y ninguna defunción por el virus SARS-CoV-2. Para detener la ola de contagios es menester un mayor avance en la vacunación, que hasta el momento lleva una cobertura “de 84 por ciento en todos los segmentos de población, con 99 millones 019 mil 438 personas con al menos una dosis; 64 por ciento en adolescentes, con ocho millones 583 mil 603, y 60 por ciento en niñas y niños de 5 a 11 años, con nueve millones 209 mil 563 biológicos aplicados”. Es decir, es aún muy significativo el tramo para cubrir los 126 millones de habitantes en este país con vacunación completa. El escenario se complica con la aparición de la viruela símica, o del mono, que recientemente ha cobrado 10 vidas humanas, nueve hombres y una mujer. El recuento de estos casos registra ya tres mil 145 contagios por dicha enfermedad en territorio mexicano, 23 en Veracruz contra mil 833 de la CDMX. Preocupa sin embargo que el Sector Salud no recurra al expediente de conseguir la vacuna contra esta enfermedad que pudiera convertirse, si no en virulenta pandemia, sí en un serio problema de salud para nuestro país. Y como la burra no era arisca, nos alerta la pésima conducción de López Gatell a la lucha contra el Covid-19, reflejada en el cuarto lugar mundial en que aparece México por número de defunciones, condición muy preocupante porque la salud es primero y siempre. Así las cosas, lo mejor es tomar las precauciones que el caso requiere.

Relacionados

Columnistas