miércoles, noviembre 30, 2022

Fiscales desechables

Comparado con Cuauhtémoc Blanco, su homólogo y correligionario del estado de Morelos, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, resultó un mandatario mucho más habilidoso para sacudirse en menos de un año a Jorge Winckler, un incómodo fiscal que le heredó su antecesor, el panista Miguel Ángel Yunes Linares.

Y es que el famoso exfutbolista lleva casi cuatro años intentando destituir al fiscal Uriel Carmona Gándara que le dejó el exgobernador perredista Graco Ramírez Abreu, pero hasta ahora no ha podido lograrlo.

Carmona enfrentó su mayor conflicto en diciembre de 2020, cuando la Fiscalía General de la República (FGR) presentó una solicitud de desafuero en su contra por incumplir con los exámenes de control de confianza al momento de su designación en el Congreso de Morelos, misma causa por la que la Diputación Permanente de la LXV Legislatura de Veracruz, controlada por Morena y partidos aliados, separó inicialmente de su cargo a Winckler Ortiz en septiembre de 2019 y luego, a finales de marzo del año siguiente, lo destituyó en definitiva, ratificando en su lugar a Verónica Hernández Giadáns, una subordinada del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, con quien colaboraba como titular de la Dirección Jurídica de la Segob.

También acusaron al morelense de nombrar al fiscal anticorrupción Juan Salazar Núñez, otrora colaborador cercano del exgobernador Ramírez Abreu, sin que cumpliera con el mismo requisito de los exámenes de control de confianza.

Sin embargo, Carmona logró sortear ese obstáculo luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó el fuero del fiscal y determinó que no podría ser removido de su cargo por la falta del examen de control de confianza, lo que Winckler no consiguió a pesar de un amparo concedido por la justicia federal.

Y es que a diferencia del abogado yunista, el fiscal de Morelos ha hecho alianza con el Congreso local y ha declarado públicamente su desinterés por lo que divulguen organizaciones civiles o sociales respecto a su desempeño como titular de la Fiscalía, porque suele remarcar que a los únicos a quienes debe rendir cuentas es a los integrantes del Poder Legislativo. Así, dicen, lo ha hecho cada seis meses cuyas comparecencias han sido tersas, con excepción de las críticas proferidas por el diputado de Morena, Arturo Pérez Flores, quien lo “reprobó” en su última presentación.

Hace unas semanas, el nombre de Carmona Gándara apareció en los archivos extraídos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por los hackers de Guacamaya, en los que se revelaban vínculos del fiscal con la delincuencia organizada. El abogado morelense respondió de inmediato y acusó que ese tema fue inventado supuestamente por un funcionario de la Comisión Estatal de Seguridad, a quien amenazó con denunciar ante el Ministerio Público.

Pero ahora Carmona vuelve a estar en el ojo del huracán por la polémica investigación del feminicidio de Ariadna Fernanda López Díaz, una joven de 27 años de Iztapalapa, Ciudad de México, cuyo cuerpo sin vida fue hallado hace una semana en la autopista La Pera-Cuautla, en Tepoztlán.

Y hoy todo parece indicar que lo que no pudo lograr Cuauhtémoc Blanco finalmente lo conseguirá la poderosa Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, ya que tras las pesquisas y pruebas periciales de la Fiscalía capitalina, la aspirante presidencial de Morena acusó públicamente al fiscal de Morelos de encubrir al presunto feminicida –un empresario, ya detenido, que estaría vinculado a él– y anunció que será denunciado penalmente ante la FGR.

QUE EL TRENECITO DE NAHLE NO

COSTARÁ TANTO, ACLARA LA SICT

En su edición de ayer, el diario El Universal destacó en su portada una nota informativa sobre el tren que conectará Dos Bocas con la red ferroviaria nacional para mover la producción del complejo al sureste y centro del país, el cual costaría casi el doble que la nueva refinería que está por concluirse en Tabasco y cuya construcción está cargo de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, aspirante de Morena de la gubernatura de Veracruz.

El reportero Noé Cruz Serrano sustenta su información en el proyecto denominado “Construcción del ramal ferroviario estación Ing. Roberto Ayala-Dos Bocas”, en el que se señala que para construir, dar mantenimiento por 30 años y operar 93 kilómetros de vías férreas se requerirán 788 mil 906 millones de pesos, mientras que las recientes proyecciones de la Sener, dependencia que encabeza Nahle, estiman que la inversión para la refinería será de 420 mil millones de pesos.  

Ayer mismo, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), a través de la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal (DGDFyM), emitió un comunicado para puntualizar que el costo estimado de la construcción del Ramal Ferroviario Estación Ing. Roberto Ayala-Dos Bocas, es de solo 6 mil 54.4 millones de pesos.

“El proyecto consta de 93 kilómetros con un costo de operación y mantenimiento de 280 mil 592 pesos por kilómetro anual, lo que en 30 años representará una suma estimada de 782.8 millones de pesos. Dicha información se encuentra registrada en la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en la que se detectó un error en la captura de la cifra total del Programa y Proyecto de Inversión (PPI) de $782,851,843,806 la cual debe decir $782,851,843. Cabe aclarar que este proyecto ya no se encuentra bajo el control de la SICT toda vez que la DGDFyM entregó el proyecto ejecutivo a la Secretaría de Marina el pasado 15 de febrero de 2022”, precisó la SICT.

otros columnistas

Ssp, lastre de Cuitláhuac

El puerto se moreniza

Adán, el emergente

¿Y el «Doctor» Hugo?

FGE: caso Duarte, endeble

El compadre Quintanilla

AMLO – Iglesia: Prioridades