martes, enero 31, 2023

Iván Martínez Olvera, secretario de Turismo, la urgencia de demostrar su mediocridad y su ratería

Iván Martínez Olvera, secretario de Turismo, la urgencia de demostrar su mediocridad y su ratería. En tiempos de austeridad 3 botargas por 2 millones de pesos

Le urgía a Iván Martínez Olvera llegar a la titularidad de la Secretaría de Turismo; le urgía dejar de ser ese gris subsecretario para llegar a ser un opaco secretario del gabinete de Cuitláhuac García. Y es que como subsecretario no lo dejaban hacer negocios, todo se lo quedaba Xóchitl Arbesú y sus secuaces; y él, como el “chinito”, sólo se quedaba mirando. Pero ya es el secretario de Turismo y lo primero que hizo al llegar a la dependencia fue ver dónde estaba el “bisnes”. Iván Martínez Olvera, compañero de trabajo de Cuitláhuac García en el Cetis 134 de Banderilla, es hermano de Waltraud Martínez Olvera, la encargada de maquillar los logros de un gobernador inútil y por lo mismo ineficiente. En redes sociales reportan cómo el secretario de Turismo de Veracruz pagó hasta 2 millones de pesos para la elaboración de dos botargas para promover el Aquarium de Veracruz. Dos botargas que como dice Iván Calderón, están bien chafas. Señala el periodista del sur de Veracruz: “BOTARGAS DE A MILLÓN EN EL Aquarium del Puerto de Veracruz #Corrupción. Aunque usted no lo crea 3 botargas del Aquarium de #Veracruz costaron más de $600 mil pesos, la Secretaría de Turismo firmó un contrato por $2 millones de pesos para la elaboración de estas «mascotas» y eso que están bien chafas”. Y así se irá Martínez Olvera, un milloncito por aquí, dos milloncitos por acá, realizando actividades o botargas “chafas” que en una piñatería se las hubieran hecho hasta en 10 mil pesos cada una. Por eso a Iván Martínez Olvera le urgía llegar a la Secretaría de Turismo, para evidenciar su mediocridad y su ratería.

No hay dinero para el cine mexicano. Prefieren no ejercer el presupuesto y regresarlo para las marchas de AMLO. Guillermo del Toro entra al quite

En este país ya nos dimos cuenta que muchos recursos para proyectos y programas culturales se regresan a la Secretaría de Hacienda para que el presidente los use a discreción; incluso para los acarreados en sus marchas. Con la excusa de “se acabó el dinero para producciones cinematográficas a modo”, Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, prefirió no liberar el subsidio público para llevar a cabo el evento de entrega de los Premios Ariel. La Fraustro presume, como si fuera una tremenda erogación, una docena de películas que desde el gobierno de López Obrador se han apoyado. Ante este recorte presupuestal, y esta voluntad de no llevar a cabo la entrega de los Premios Ariel, el cineasta Guillermo del Toro, ganador de varios premios Oscar, dijo que él está dispuesto a pagar las estatuillas de los Premios Ariel, incluso a apoyar en lo que se pueda con los gastos de la ceremonia: Para buscar soluciones y mantener los Arieles para aquellos que hacen un cine que propone y que da presencia a México: Ofrezco personalmente cubrir el costo total de las estatuillas del Ariel. Ofrezco ayudar a la ceremonia tanto como sea posible”. La secretaria de Cultura ya contestó a Guillermo del Toro, excusándose como siempre y usando la misma retórica del presidente López Obrador: “nosotros no somos como los otros”. Al mismo tiempo la señora le dictó al ganador del Oscar la temática que debe seguir en sus futuras producciones: “Ojalá Guillermo del Toro le interese el tema (cine indígena), sería bueno para que vaya a ciertas regiones del país, sería muy interesante”. En serio, qué tipa.

Patricia Armendáriz, la “lamesuelas” número 1 de López Obrador es abucheada al tratar de defender a AMLO

Un día Patricia Armendáriz, a quien Morena le regaló una diputación plurinominal, dijo que López Obrador debería recibir el Premio Nobel de la Paz por sus políticas sociales y económicas. Por supuesto, eso le acarreó una cantidad de burlas. Otro día, tratando de defender la riqueza inexplicable de José Ramón López Beltrán, la diputada Armendáriz dijo: “¿De dónde sacan que 4T tiene que vivir a tortilla y frijoles?”. Esta vez en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el público le echó en cara a Patricia Armendáriz su abyección. Invitada al foro “Mujeres en el poder: el rumbo de México”, en donde también participaron Margarita Zavala y Xóchitl Gálvez y la priista Soraya Pérez Munguía, Armendáriz intentó defender las políticas del presidente. Fue entonces que los asistentes empezaron a abuchear a la señora, quien irritada les dijo: “¡Bueno, pues si no me dejan hablar pues ya me voy! Yo estoy haciendo todo el esfuerzo por transmitirles lo que sé de una manera responsable”. La diputada de Morena habló de las cosas buenas que ha llevado a cabo el presidente, como la recaudación tributaria, y de nuevo se llevó los abucheos de los presentes. Muy molesta la diputada contestó: “Me dijeron que iba yo a venir a un auditorio en el que, con todo respeto yo he querido explicarles mi punto de vista, y no de una manera política, pero muchas gracias”, y echó el micrófono hacia adelante.

Armando Ortiz                                   Twitter: @aortiz52                             @lbajopalabra

otros columnistas