domingo, diciembre 4, 2022

¡No se va, no se va, no se va!

A las quince horas, el salón del pleno  recibía a estudiantes que fueron invitados por diputados para que conocieran el trabajo legislativo que allí se hace… hora y media después, si no un poquito más, el diputado Jimmy de la Garza, parado en la Tribuna, ofrecía disculpas a esos alumnos porque lamentablemente lo primero que vieron de la labor legislativa fue la impuntualidad… el diputado boqueño se llevó las palmas del respetable que, paciente, esperó el inicio de la sesión del día.

Desde las 13 horas, la Junta de Coordinación Política se había reunido y posteriormente, los diputados de Morena…

La razón que se escuchaba en los pasillos del Palacio de Encanto para que se demoraran en iniciar la sesión era Cecilia…

Cecilia Guevara Guembe fue el tema, el rumor, el cuchicheo de prensa, asesores, personal, donde se involucraba a Rafael Fararoni, a San Andrés Tuxtla, a Poza Rica, Juan Javier Gómez Cazarín… y hasta Bola 8.

Por muchas razones Cecilia fue la comidilla… desde esa nota que habla que pelea la presidencia de la Comisión de Vigilancia, hasta el enorme cariño que le agarró a la oficina que ocupaba como Presidenta de la Mesa Directiva…

Por eso la respuesta de Juan Javier Gómez Cazarín cuando lo cuestionaron respecto a ese tema: “serán los diputados quienes con el voto mayoritario decidan si es necesario hacer movimientos… yo no me dejo, no me achico ante nadie, ni dejo que nadie meta manos aquí; no se hace nada que no sea decisión de los diputados y mediante consenso; como coordinador hago sugerencias, pero tengo que ser respetuoso de lo que diga la mayoría”.

Quizás por eso el petit comité que muy tempranito se echó con sus compañeros de bancada y aliados… ¡pa’ que amarre, pa’ que raspe, pa’ que afloje!

Un dato más: Cuando le comentaron que si el Gobernador lo pedía, respondió que con el mandatario estatal concilia y acuerda…

En pocas palabras y como dijera Grupo Frontera, hasta el momento, Fararoni “no se va, no se va, no se va…”

El asunto de Cecilia Guevara, si fuera cierto, expondría dos puntos:

Primero, es madre del subsecretario de Infraestructura y Obra Pública, Fernando Elías Guevara… esto de tener a la familia en la nómina por parte de Morena, no es nuevo… ahí tenemos a Rafael Hernández Villalpando, Eleazar Guerrero, Rosalinda Galindo, Dorheny García Cayetano, ¡vamos! ¡Hasta el mismo Gobernador haciendo de las suyas! pero no es privativo de Morena… en todos los partidos se da…

Segundo: El asunto no es que te den poder… sino no entender que los cargos son pasajeros, prestados, así como los espacios donde trabajas… y si me apuran, hasta la camioneta…

Insistimos, si el rumor de los deseos de Cecilia son ciertos, hay que entender algo: una cosa es tener Poder Económico y otra, Poder Político… el segundo es como la marihuana: si no la controlas, ¡no la fumes!

Se insiste: Si es así, ojalá la señora Cecilia ponga los pies en la tierra… o mejor aún, que no se deje calentar la cabeza… porque actitudes como ésas, no ayudan… y menos en víspera del Cuarto Informe… y menos en víspera de las comparecencias donde ha de estar su hijo… ¡y menos cuando hay visitas! ¡Qué culpa tenían los estudiantes que fueron ayer al recinto legislativo que una de sus diputadas tuviera mareos de poder!

otros columnistas

Ley Monse: ¿revanchismo?

SIOP: no son iguales…

Lima y sus vejigas

¡Que siga López y Memo!

¡Un moreno!

Comparecencias

El aplausómetro

Medio presidente