martes, diciembre 6, 2022

¡Que siga López y Memo!

¿Ya está listo para el sábado? Los morenos también… pero todos los mexicanos en espera de que otro Moreno, éste Héctor, y no Yunes, deje de regar el tepache como lo hizo con los polacos…

* Por cierto, ¿cómo jijos la pasó Rafael Hernández Villalpando cuando Robert Lewandowski falló el penal ante Memo Ochoa? ¿Celebró la atajada ante su esposa, la polaca?

* No me crean, pero dicen que en Palacio Nacional, celebraron con todo esa parada, porque tenía rato que nomás no… ¡hey! no sean mal pensados… Recuerden que Memo Ochoa tenía 19 penales seguidos acabados en gol; otro dato: de las 73 penas máximas que ha enfrentado bajo los tres palos, sólo ha detenido 14… ¡saquen la estadística!

* Como sea, el sábado va a estar candente en Veracruz… y más en Cardel, en el Deportivo de la Sección 19, con el “¡Que siga López!” donde han de formalizar las estructuras de este movimiento a favor de Adán Augusto López Hernández, con miras al 2024.

* ¡No sean cabrones! ¿Cómo que Adán Augusto es el Tata Martino de la polaca? Es cierto, ambos se ven ya corridos por terracería, pero el DT de Gobernación tiene 59 años, y el Timonel del Tri, 60… Bueno, en cierto modo, sí podría ser el Tata porque mientras el Técnico nacional tiene al Chucky Lozano, el técnico de Bucareli tiene al Cheko Gutiérrez… quizás por eso…

* Ya que citamos al minatitleco, en la invitación que hace a formar parte de “¡Que siga López! ¡Estamos A gusto!”, cita una palabra clave: Continuidad. Futbolísticamente hablando, podríamos citar esa continuidad en el arco con la selección mexicana: 2014, en Brasil, Memo Ochoa; 2018, Rusia, Memo Ochoa; 2022, Qatar, Memo Ochoa… y conste, con buenos porteros atrás… ahora, políticamente hablando, si hablamos de Continuidad en la Cuarta Transformación, está Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto. ¿Quién de estos tres le garantiza al “Tata Amlino” que siga al pie de la letra el proyecto político que él inició?

* Detallitos: Los aficionados de Sheinbaum ya se dieron cuenta que a nivel raza, nos cuesta un chorro pronunciar el apellido judío (Chambón, decimos)… por eso es que empezaron a poner nuevas pintas: Claudia.

* Los aficionados de Ebrard igual se dieron cuenta que el apellido galo del canciller como que no va con la onda populista de la Cuarta Transformación porque un apellido de origen extranjero como que pone al portador en un nivel muy fifí del chairo común… por eso “el Carnal Marcelo”… un disparo con chanfle: se camuflajea el apellido y se le da un dejo de “familiaridad”.

* Los aficionados de Adán Augusto no pudieron tener más tino que Robert Lewandowski ante Memo Ochoa; ¡vamos! fueron más precisos que los alemanes ante Shuichi Gonda, el cancerbero nipón; y la Continuidad de la que habla en su invitación el Cheko Lozano, digo, el Chucky Gutiérrez… bueno, el diputado minatitleco, no sólo se da en la cercanía política y familiar que tiene Adán con el Presidente, sino hasta en sus orígenes edénicos ¡y hasta en el apellido! Por eso, “¡Que siga López!”

* En Cardel, ese mismo sábado, en el mismo punto donde han de tomar protesta a los Comités Directivos Estatal, municipales y distritales de “¡Que siga López!”, a las 13 horas, todos los presentes pasarán del “guinda morena” al “verde mexicano” para corear un nombre: “¡Mesi! ¡Mesi! ¡Mésicooo!”, y al término del partido, salir a la Ciudad de México.

* Sin importar cómo le vaya al Tri ese día contra Argentina, algunos mexicanos irán a festejar al Ángel de la Independencia, pero será para acompañar a López Obrador a la marcha que convocó… ¿Imagínense si México le gana a la albiceleste el sábado? El domingo estarán doblemente insoportables los morenos… sí, doble festejo.

* No me crea, pero si Memo Ochoa vuelve a tener una actuación como la que tuvo ante Polonia, no ha de tardar entonces la Iniciativa que pida El Día de Memo Ochoa y hasta la canonización de San Memo… Además, hacer de Guadalajara, su lugar de nacimiento, Pueblo Mágico y si ya lo es, ¡su colonia! Y si hay “¡Que siga López!” en el 2024, ¡pues que siga Memo en el 2026!

otros columnistas

Zenyazen, a la cabeza

Ley Monse: ¿revanchismo?

SIOP: no son iguales…

Lima y sus vejigas

¡Un moreno!

Comparecencias

El aplausómetro

Medio presidente