miércoles, febrero 1, 2023

Un Alito pa’ delante, ocho alitos para atrás

Politica Cero

Muy conmovedora, la convocatoria que hay para acarrear gente hacia la defensa heroica del INE. Mi Tatankita Córdova y Murayamasamí, los Woldenberg boys, deben estar profundamente conmovidos, pues es hermoso que personas tan probas y santas como Markitititito Cortés convoquen a la gente que apenas tiene para comer para que los consejeros presichentes puedan seguir gozando de unos sueldazos de mi vidazos. Seguramente un obrero, un campesino, un maestro, y el proletariado en general, deben estar absolutamente deseosos de apoyar tan noble causa para que esos muchaches puedan ganar muchos más y así más lana poder cobrar.

La aspiración es muy noble, sobre todo porque Lorenzo y Cirito son unos héroes perseguidos por el autócrata que los tiene prácticamente en un calabozo de oro, pero los convocantes todo lo desprestigian: Claudio XXX (un plutócrata con ideas premodernas y un fifilántropo que le quita al pobre para darle a la clase media altísima) o Santiago Creel (que de tanto trabajar para los oligarcas ahora se siente catador de oligarquías a domicilio) o la dotora Dresser (que muy probablemente llevará una playera que diga: “Yo sobreviví a la dictadura que todavía no me reprime”), que le ponen en la torre a esta movilización que quiere salvar al INE como si fuera El Goloso de Rorras. Y peor aún la desprestigiada ahora que, después de un tronido de dedos del que paga manda, Alitititito Moreno anuncia que para que esto parezca una verdadera movilización de la CTM, los priistas van a marchar al ritmo de “Un Alito pa’ delante, ocho alitos para atrás”.

Digo, nada más falta que recluten para hacer bola a los mexicanos nazis que andan de pachanga (de esos nazis a la ambigua que no saben que su dios, Adolfo Hitler, los hubiera negado más veces que Calderón a García Luna Productions). Y es que ya están como la fiscalía de Morelos, encabezada por Uriel Carmona, al servicio del Nada Grato de Graco Ramírez, que quiso convertir el feminicidio terrible de Ariadna Fernanda en una blanca telenovela a fuerza de mentiras nada piadosas. Solo los del Colegio Williams lo hicieron peor.

Como muchos bots, quiero salvar al INE porque sin él el universo pierde rumbo y certidumbre, los agujeros negros se colapsan y los dioses mueren de sed habiendo tanta agua. Toda mi admiración a quienes sostienen que el INE no se toca, aunque ellos no hayan sido precisamente eunucos en el serrallo pastoso de la democracia. 

otros columnistas