miércoles, febrero 1, 2023

Gobierno de Cuitlahuac pide 1,000 millones de préstamo y dice tener “superávit” por casi 9 mil millones de pesos

* Dos créditos contratados para fin de año, tienen los intereses muy altos

* ¿Dónde están esos casi 9 mil millones de pesos?

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

El secretario de Finanzas y Planeación del gobierno del estado de Veracruz, José Luis Lima Franco, tiene un terrible manejo financiero de los dineros del estado, sin embargo, de este desorden puede estar sacando muy buen provecho.

Un dato muy llamativo es que tiene una contradicción muy fuerte en el manejo financiero, pues por un lado, al finalizar el tercer trimestre del año decía tener casi 9 mil millones de pesos de “ahorros”, que en realidad es un subejercicio del dinero público, y por otro lado acaba de firmar tres contratos que suman mil millones de pesos, supuestamente para el pago de nómina y aguinaldo para este fin de año.

¿Porqué pide mil millones si dice tener ese “guardadito” de casi 9 mil millones?.

En el “Tercer Informe Trimestral del Finanzas Públicas” del 2022 del gobierno de Veracruz, se anota desde un principio lo que ahí llaman “un superávit” de 8 mil 741 millones 636 mil 439 pesos.

Es decir, a finales de septiembre de éste año, el gobierno del estado de Veracruz tenía casi 9 veces más de lo que dice haber solicitado como préstamo, para terminar el año.

¿Cómo fue que teniendo ese dinero de “ahorro” no pudieron tomar de ahí para el pago de los compromisos administrativos de cierre de año?.

Casi 9 mil millones de pesos.

¿O acaso los desaparecieron en tan sólo unos meses?.

Es probable que esa cantidad se encuentra en instituciones bancarias “sudando”, generando beneficios que a lo mejor no se quedan en las arcas del gobierno, porque si eso fuera, ¿qué caso tendría contratar créditos si tienes el dinero que se necesita?.

Pero no sólo eso, el mismo Informe menciona que el llamado “balance primario” registró un superávit de 11 mil 758 millones de pesos.

El balance primario lo describen como “la diferencia entre los ingresos que recaudó la entidad pública, menos los gastos en los que incurrió, antes del pago del costo de la deuda”.

Es decir, casi 3 mil millones de pesos se utilizaron para esto, para el pago de la deuda.

Esa erogación es por completo superior a la “inversión pública” (que es la que corresponde a la que hace el gobierno del estado para obra pública), que en este año apenas fue de 1 mil 344 millones de pesos.

El gobierno de Cuitláhuac García prefirió meter a sudar el dinero, generando el subejercicio de los recursos públicos, que realizar mayor obra pública para la entidad.

Pero además, lo pagado éste año en esa “inversión pública”, son más de mil millones de pesos menos que hace un año, cuando se erogaron 2 mil 356 millones de pesos, según números oficiales.

Y aún así, Lima Franco firmó con dos bancos para poder acceder a una linea de crédito por hasta mil millones de pesos.

¿Pero que necesidad si dicen tener “ahorros” tan sustanciales?.

Como que suena absurdo, ¿o no?.

Según las cuentas que presenta la misma Sefiplan, para el tercer trimestre del 2022, se recaudaron 106 mil 817 millones 400 mil pesos, mientras que el Gasto Neto fue de 98 mil 75 millones 800 mil pesos.

De ahí salen los 8 mil 741 millones 636 mil 439 pesos que tienen guardado en algún lado, generando intereses, que benefician quién sabe a quién.

DOS CRÉDITOS CONTRATADOS PARA FIN DE AÑO, TIENEN LOS INTERESES MUY ALTOS

Pero eso no es todo.

El empréstito por mil millones de pesos se otorgó en 3 líneas de crédito, dos por parte de Banorte y una por BBVA

De los créditos que firmó Lima Franco, dos de las líneas de crédito están con tasas de interés de las más altas que le ofrecieron a la Sefiplan, según consta en la misma “Acta de fallo”.

La primera línea de crédito correspondió a BBVA por 300 millones de pesos, con una tasa de interés efectiva de 10.09. Fue la más baja de todos los ofertantes.

Las dos otras dos líneas de crédito son con Banorte, una por 500 millones de pesos, con una tasa de interés efectiva de 11.37% y otra por 200 millones, con una tasa de 11.41 por ciento.

Más de un punto porcentual arriba de la de BBVA, que en esos volúmenes de dinero representa buenas cantidades de pago de intereses.

Lima Franco dejó fuera la ofertad de HSBC con dos líneas de crédito por 300 millones de pesos cada una, la primera con una tasa de 11.24 y la otra de 11.34 por ciento; ambas, por abajo de las que se contraron con Banorte.

Pero la pregunta sigue siendo, ¿porqué contratar créditos por mil millones de pesos si se tienen recursos disponibles por casi 9 mil millones de pesos?.

Que además son producto de subejercicios, pero que ya tipificaron como “superávit”, o sea, dinero sobrante.

El manejo de las finanzas públicas de Veracruz por parte de Lima Franco, es la de un místico del dinero que lo pone por allá, para pedir que le den por acá.

Y en ese manejo de dónde quedó la bolita surge la duda ¿dónde quedan los intereses?.

otros columnistas