viernes, febrero 3, 2023

2024, prueba de fuego para el PRI, el PRD, MC, el PT y Verde Ecologista

Lo último

Como se observa el escenario partidista de México, de los partidos con registro, cuatro de ellos sobreviven gracias al pragmatismo político de establecer alianzas para de alguna manera rescatar los votos suficientes con el propósito de alcanzar el porcentaje requerido para conservar el registro, porque solo los mueve la lucha por las prerrogativas, en la cual Movimiento Ciudadano, aunque en lógica de competencia diferente, también participa. En visión a futuro el diagnóstico sobre la ausencia de competitividad del PRD podría comprobarse, semejante circunstancia acompaña al Verde Ecologista y al PT; mientras, movimiento Ciudadano, con su 5 o 6 por ciento de votos recolectados podría seguir gozando de las prerrogativas, sin nada que aportar al movimiento democrático del país, solo el juego de sus estrategas para mantenerse en la jugada política. ¿Por qué suponemos para el PRD un futuro nada halagüeño? porque está eclipsado después de la severa sangría provocada por la emigración de sus principales cuadros hacia MoReNa, quedando en su pírrica elite aquellos que vendían las candidaturas y negociaban en complicidades con los gobernantes para sacarle las castañas del fuego, en Veracruz supimos de muchos casos cuando Jesús Ortega dirigía esas siglas. ¿Por qué suponemos la extinción del PRI? porque con Alejandro Moreno al frente nada está garantizado y buena parte de sus cuadros están en retiro o solo lo usan como marco para ver que pescan; además, el famoso “voto verde”, conformado por gente de áreas rurales y del lumpen ha emigrado a MoReNa, o le “debe” lealtad en pago a los apoyos de los programas sociales. No es posible imaginar cómo le podrá hacer el señor Moreno para rescatar el apoyo de ciudadanos de la clase media y en base a qué argumentos los convencerá teniendo, además, en su contra a buena parte de la elite de ese partido. Según este somero recuento, solo quedarían en desproporcionada balanza el PAN y MoReNa, lo cual no implica necesariamente un anticipado derrotismo, suponerlo así sería pecar de infantilismo político, porque, entre otros condicionantes electorales, en la elección federal de 2024 no participará el fenómeno del “efecto electoral” que influyó fuertemente en la elección de 1988- el “efecto Cárdenas”- e inclinó la balanza en 2000- “el efecto Fox”- y en 2018. el “efecto López Obrador”- si otra cosa no ocurre, por supuesto.

Relacionados

Columnistas